Ilustración: Arpem.com

El precio o prima de un seguro de coche o moto puede variar en función de multitud de factores relacionados con el tipo de vehículo, el uso que haces de él y del perfil de conductor, aparte de las coberturas voluntarias que quieras incluir en la póliza.

Las aseguradoras establecen la prima del seguro teniendo en cuenta sus propias tablas estadísticas, por lo que cada una utiliza diferentes aspectos y condicionantes para elaborar un presupuesto para el seguro de tu coche. A continuación, te mostramos los factores que más utilizan para realizar el cálculo de la prima anual.

Las características del vehículo

Año de matriculación: A pesar de que numerosos estudios apuntan que el precio del seguro de un coche desciende cada año por su antigüedad, lo cierto es que en Arpem.com hicimos un estudio comparativo en el que elaboramos varios presupuestos para un mismo conductor y vehículo, pero variando el año de matriculación del coche. Los datos demuestran que conforme más antiguo es el coche, más caro es el seguro.

Potencia: Los vehículos de mayor potencia pueden alcanzar velocidades mucho más altas en poco tiempo, sin embargo, la velocidad es una de las causas que más muertes provoca al año en accidente de tráfico, por lo que las aseguradoras también tienen en cuenta este factor.

Valor del vehículo: Cuanto más caro es un vehículo, más le costará a la compañía pagar la factura de las futuras reparaciones que precises tras un accidente o la indemnización que te pertenezca si es declarado siniestro total.

Uso del vehículo

Lugar de estacionamiento: Un vehículo aparcado en la calle está expuesto a sufrir golpes en la carrocería, daños por actos vandálicos e incluso ser objeto de un robo o hurto, por lo que dejarlo en un garaje puede reducir el precio de la prima del seguro.

Kilómetros que recorres: El riesgo de sufrir un accidente es superior en una persona que recorre pocos kilómetros con su vehículo que otra que realiza grandes desplazamientos diarios para acudir a su lugar de trabajo, por lo tanto, cuantos menos kilómetros recorras, más puedes ahorrar en el precio del seguro.

El perfil del conductor

Edad: Los menores de 26 años pagan más por el seguro del coche debido a que las estadísticas indican que este colectivo tiene una probabilidad mucho más alta de sufrir un accidente que aquellos de mayor edad.

En el lado opuesto, los conductores senior de más de 65 años pueden encontrar compañías que les penalicen, al considerar que, a partir de cierta edad, el conductor sufre una pérdida progresiva de las capacidades psicomotrices y de los reflejos que afectan directamente a la conducción, incrementando así la probabilidad de producirse un siniestro.

Años de carné: El precio del seguro no será el mismo para un conductor novel, con el carné recién obtenido, que para una persona con 20 años de experiencia al volante. En este caso, la poca experiencia suele ir ligada a una mayor siniestralidad.

Años asegurado: Algunas aseguradoras ofrecen bonificaciones en el seguro a los clientes que llevan varios años en la compañía sin declarar siniestros, sin embargo, permanece también atento a las ofertas y promociones que tienen disponibles para nuevos clientes, puesto que, en ocasiones, puedes conseguir ahorrar más en el precio del seguro.

Historial de siniestros: A veces no importa los años que lleves asegurado, ya que si has presentado uno o varios partes de accidente, el importe del seguro puede llegar a superar el doble de su precio inicial. Incluso, hay compañías que no querrán tenerte como cliente.

Lugar de residencia: La provincia en la que resides supone un factor a tener en cuenta por las aseguradoras, ya que no todas las zonas tienen la misma tasa de robos de coches o el mismo porcentaje de siniestralidad vial.

El tipo de póliza

Lógicamente no cuesta lo mismo contratar un seguro a todo riesgo, con cobertura de daños propios, robo e incendio del vehículo, que una póliza a terceros, como tampoco lo es incluir una cobertura opcional como el vehículo de sustitución o pedir una ampliación de las cantidades que ofrecen en la garantía de accidentes del conductor.

Este es el apartado en el que más puedes intervenir para controlar el gasto en el seguro del coche, ya que al contratar tu póliza puedes prescindir de algunas coberturas que no necesitas o que no consideras importantes, pero ten en cuenta que, al hacerlo, asumirás mayor riesgo en caso de que se produzca un siniestro.

El precio de la póliza es uno de los elementos que más influye en la elección del seguro del coche, pero es posible reducirlo eligiendo de forma adecuada las coberturas que realmente necesitas y comparando ofertas entre diferentes aseguradoras en nuestro comparador de seguros online.