Existen muchos propietarios de vehículos que apenas usan su coche o que lo hacen únicamente para realizar desplazamientos muy cortos dentro de un término municipal pequeño. Aunque nadie está libre de sufrir un accidente, estas personas tienen una probabilidad de riesgo menor y pueden plantearse no contratar un seguro con tantas coberturas como las que necesita el de alguien que hace a diario un uso intensivo del coche.

Para quienes estén en esta situación y busquen un seguro lo más barato posible (siempre que estén dispuestos a asumir casi cualquier percance que ocurra) vamos a ver qué coberturas son más prescindibles que otras.

En este artículo encontrarás:

¿A qué aspectos del seguro puedes renunciar? Las coberturas más prescindibles

Lo cierto es que cuando no sacas el vehículo ni siquiera de tu localidad, una de las coberturas que más prescindible se hace es la de asistencia en viaje. De poco sirve que la contrates si tras un percance tienes tu casa o el taller a la vuelta de la esquina, pero si finalmente incluyes esta cobertura, asegúrate de que no esté excluida la asistencia en un radio de 15 o 25 kilómetros desde tu vivienda, puesto que algunas aseguradoras lo tienen así establecido.

En el caso de que el vehículo tenga cierta antigüedad su valor se reduce drásticamente, por lo que disponer de un seguro a todo riesgo o un terceros con coberturas opcionales como el robo o el incendio tampoco tiene mucho sentido. Aquí también debes valorar el lugar de aparcamiento, puesto que si lo aparcas en la calle las posibilidades de que te lo roben aumentan.

Otras coberturas opcionales que puedes quitar de tu seguro son el vehículo de sustitución, la defensa en multas o la retirada de carné de conducir, que son coberturas pensadas más bien para situaciones límite y conductores que hacen un uso diario del coche.

Otras coberturas voluntarias

Prescindir de las anteriores coberturas puede suponer un gran ahorro en la póliza, pero si no te parece suficiente, aún puedes seguir quitando garantías, aunque en este caso la decisión es más personal y depende de la aversión al riesgo de cada uno, es decir, del riesgo que estás dispuesto a asumir.

Valora bien si quieres incluir la cobertura de lunas, ya que si usas tu vehículo para circular por caminos o vías mal asfaltadas las lunas sufren más y pueden producirse roturas. Contratar un seguro a terceros e incluir la cobertura de lunas no suele incrementar mucho el precio, aunque esto depende de cada compañía y de su política de precios.

Por otra parte, nos encontramos con la cobertura de seguro de conductor. Puedes pensar que cuando circulas por calles rurales y a baja velocidad los accidentes no son de tanta envergadura como para que te produzcas daños personales de gravedad. Es cierto que hay situaciones que no puedes controlar, como la intervención de un tercero, pero en este caso si la culpa es suya podrás reclamar a su seguro los daños, tanto materiales como personales, que te haya ocasionado.

Aquí es donde entra en juego la última cobertura de la que puedes prescindir en tu seguro de coche. Se trata de la defensa jurídica y reclamación de daños, pero ten en cuenta que si tienes un accidente, ya sea por tu culpa o por la de un contrario, y necesitas de la ayuda de un abogado, tendrías que pagarte los gastos que ello supone junto con las costas judiciales.

Seguro obligatorio

La única garantía de la que no puedes prescindir bajo ningún concepto es la de responsabilidad civil, que cubre los daños que causes a terceros con motivo de la circulación. Esta cobertura es la mínima obligatoria que debes contratar para tu vehículo, ya que de lo contrario puede suponerte una sanción administrativa de entre 601 € y 3005 € en función del tipo de vehículo, y lo peor de todo es que, ante un siniestro, deberás pagar la totalidad de los daños, tanto los que ocasiones a terceros como los de tu propio vehículo.

Vehículos con pocos años o nuevos

Para los coches con pocos años de antigüedad que utilizas para realizar desplazamientos cortos, lo lógico es que quieras tener coberturas que garanticen los daños del vehículo.

En este caso la mejor opción para ahorrar dinero en la contratación es que elijas un seguro con franquicia o un seguro de pago por uso, con el que puedes ajustar tu prima según los kilómetros que haces o las vías que por las que circulas.

¿Cuánto varía el precio del seguro si conduces más a menudo?

Algunas compañías de seguros adaptan el precio del vehículo según el número de kilómetros que recorres al año. De hecho, esta suele ser una pregunta que debes responder en el formulario de contratación del seguro del coche, ya que es un dato para tener en cuenta porque influye de alguna forma en el riesgo de sufrir un accidente: cuanto más tiempo pases en carretera, más posibilidades de accidente, mientras que si apenas haces kilómetros, el riesgo disminuye.

A continuación puedes ver cómo varía el precio en algunas de las aseguradoras con las que puedes contratar el seguro desde nuestro comparador. Los precios obtenidos son para una persona de 30 años edad, con doce años figurando como titular de un seguro de coche y que aparca su Volkswagen Polo en un garaje en Madrid. Los precios obtenidos son para una póliza a todo riesgo sin franquicia, pero puedes hacer los cálculos con tus datos y para cualquier modalidad de seguro, desde terceros a todo riesgo con franquicia.

Aseguradora Póliza 5000 km 15000 km 25000 km 35000 km 45000 km 50000 km
AXA Motor Elige 441 € 441 € 441 € 441 € 551 € 551 €
Balumba Plus 350 € 383 € 438 € 506 € 556 € 585 €
Direct Mi coche 429 € 429 € 429 € 429 € 535 € 535 €
Pelayo Básica 680 € 698 € 724 € 724 € 724 € 724 €
Qualitas Auto Básica 333 € 365 € 418 € 484 € 534 € 561 €
PROMEDIO 447 € 463 € 490 € 517 € 580 € 591 €

¿Sabías que…?

Si no vas a circular con tu vehículo durante un tiempo prolongado, es posible que te compense darlo de baja temporalmente. De esta forma, ten en cuenta que el vehículo no podrá circular, pero las ventajas son que no tendrás que pagar el impuesto municipal de circulación ni el seguro obligatorio de responsabilidad civil.

La baja temporal tiene una duración máxima de un año, aunque se puede prorrogar tantas veces como lo requieras. La baja puede revertirse en cualquier momento.

Recuerda que si vas a dar de baja temporal tu vehículo, deberás guardarlo en una propiedad privado, ya que si lo dejas en la calle deberá tener pasada la ITV y, en este caso, también el seguro obligatorio en vigor.

Consejo del experto de Arpem

A la hora de elegir la póliza ideal para tu vehículo debes tener en cuenta el uso que haces de él. Si, tal y como se ha tratado durante el presente artículo, vas a usarlo muy poco y para hacer pequeños desplazamientos cerca de tu domicilio, quizás puedes prescindir de la mayoría de las coberturas y elegir una póliza muy básica de terceros, ya que su precio no es demasiado elevado y te evitarás tener problemas con la autoridad o en caso de un hipotético accidente.
Por otra parte, si solo vas a utilizar el vehículo durante unos días, existe la posibilidad de contratar un seguro por días, con el que podrás realizar desplazamientos puntuales sin riesgo alguno. Puedes contratar aquí tu seguro de coche por días.

RESUMEN

  • Algunas coberturas que ofrecen las compañías de seguros pueden ser muy prescindibles si vas a usar tu coche con poca asiduidad y solo para pequeños desplazamientos dentro de tu ciudad.
  • A medida que los desplazamientos sean más largos o transites por carreteras de mayor riesgo, tendrías que valorar la inclusión de otras garantías adicionales, tales como la asistencia en carretera o el seguro de accidentes del conductor.
  • Para vehículos nuevos o con pocos años es recomendable incluir una cobertura de daños propios, aunque sea con la incorporación de una franquicia que te ayude a reducir el coste del seguro.
  • Otra opción es recurrir a los seguros de pago por uso, muy convenientes para aquellos conductores que hacen un uso muy reducido del coche.
  • El precio del seguro aumenta si haces un número elevado de kilómetros cada año, aunque en algunas compañías no existe diferencia en este aspecto.

FAQs – Preguntas frecuentes

¿Cómo dar de baja temporal el vehículo?

Para solicitar la baja temporal del coche tienes que cumplimentar un impreso oficial en Tráfico, facilitar el DNI, pasaporte o tarjeta de residencia en vigor, pagar la tasa de 8,50 euros (excepto para vehículos sustraídos) y facilitar la tarjeta de la ITV y permiso de circulación del coche.

¿Cuánto cuesta volver a dar de alta un coche?

Para solicitar el alta de un vehículo en situación de baja temporal, la tasa a abonar es de 8,50 €, salvo que la baja se hubiera producido por el robo del vehículo. En el caso de que quieras dar de alta un vehículo dado de baja de forma definitiva, deberás abonar una tasa de 96,80 €.

Fuentes: