ORIGEN

El origen de la cobertura de defensa en multas es tratar de que el conductor asegurado se desentienda de todas las molestias que presenta el papeleo que supone recurrir una sanción. La mayoría de las aseguradoras incluyen de serie esta cobertura en sus pólizas o facilitan su contratación opcional, pero cada una tiene unas condiciones y límites diferentes.

Cuando te ponen una multa, la única forma de librarse de ella es interponer un recurso o un escrito con las alegaciones que consideres oportunas para que te retiren la sanción.

MECANISMOS DE SANCIÓN

Cuando la Autoridad de pone una multa de tráfico por cualquier causa, el procedimiento sancionador que se lleva a cabo consta de varias etapas:

1.- Procedimiento Administrativo.

La Autoridad te notifica la sanción y los motivos que la han originado. En este punto, el conductor puede presentar alegaciones a través de distintos recursos para tatar de que le revoquen la multa.

La misma Autoridad que lo interpuso la denuncia, podrá ratificar la alegación, o bien rechazarla.

En principio, parece un proceso un poco injusto, ya que quien decide la resolución es la misma entidad que te la impone.

2.- Procedimiento Judicial.

En el caso de que la Autoridad determine que la sanción interpuesta es firme, tienes dos opciones: pagar la multa o acudir a un procedimiento judicial para defender tus derechos, o lo que es lo mismo, acudir a los tribunales.

En este momento se iniciará un proceso denominado Contencioso-Administrativo, por lo que será necesaria la intervención de un abogado. Sin embargo, debido al alto coste que supone un proceso judicial, se puede decir que la gran mayoría de sanciones se resuelven en los tribunales, por lo que casi siempre la Administración se sale con la suya. Eso sí, si estás convencido de que llevas la razón y tienes pruebas suficientes para demostrarlo, ten en cuenta que el coste del abogado podría recaer en la aseguradora.

3.- Procedimiento Recaudador.

Una vez que la multa es ratificada por la Autoridad, el sancionado deberá abonar el importe correspondiente, pero ¿Qué ocurriría si no pagara?

En tal caso, la Administración podrá abrir un expediente a través de la denominada “Vía de apremio”, que le permitirá cobrar la sanción mediante el embargo de alguno de los bienes, actuales o futuros, del conductor sancionado.

Comparar seguros de coche

LA LETRA PEQUEÑA

Como en cualquier cobertura de seguro, si contratas la defensa en multas y vas a hacer uso de ella en algún momento, será necesario que revises detenidamente la letra pequeña, es decir, las exclusiones y limitaciones que puede establecer la compañía de seguros.

1.- ¿Límite de dinero o tipo de multas?

Algunas compañías establecen límites a la hora de dar cobertura a determinados tipos de sanción, ya sea por el propio motivo en sí, o por la cantidad económica que vas a recurrir, así, por ejemplo, podrías encontrarte con que tu aseguradora no te cubre multas de aparcamiento o, bien, no recurren aquellas multas cuyo importe no sea superior a 90 €.

2.- ¿En todos los procedimientos?

Como hemos visto más arriba, cuando te ponen una multa el procedimiento sancionado consta de tres partes (Administrativo, Judicial y Recaudador)

Todas las compañías cubren el procedimiento Administrativo, es decir, presenten el recurso de multas correspondiente, sin embargo, muy pocas acudirán al procedimiento judicial, que es posiblemente el más importante de todos y, ninguna de ellas, realizan recursos para las reclamaciones que permite la Vía de Apremio.

3.- Lo que no cubre

Como hemos visto, las aseguradoras ayudar a reclamar la sanción, pero en ningún caso pueden asegurarte que esto prospero, por lo tanto, finalmente tendrás que pagar la multa. La compañía no pagará la sanción, ni tampoco se hará responsable de los recargos que te interponga la Autoridad por retrasos en el pago de la misma.

CONSEJO

Solo si utilizas el vehículo con mucha frecuencia o eres un conductor que recibes demasiadas multas, te compensaría contratar esta cobertura.

El precio de contratación no es muy elevado, pero en la mayoría de las ocasiones, es complicado que prosperen los recursos planteados, salvo que se cuente con pruebas muy evidentes, ya que la propia Autoridad que pone la multa, es quien debe revisar los recursos de alegación que plantees.

Esta cobertura es más interesante cuando la aseguradora cubre los procesos Contencioso-Administrativos, ya que este es el valor más diferenciador que puede ofrecernos.

Las aseguradoras suelen incluir la defensa en multas de tráfico en sus productos, aunque puedes encontrar algunas que lo ofrecen de manera opcional, por lo que si quieres contratarla, no tendrás problemas en hacerlo independientemente de si tienes un seguro a terceros o uno a todo riesgo.