Ilustración: Arpem.com

A la hora de contratar un seguro para el coche o la moto la gente suele fijarse principalmente en el precio de la póliza, aunque también tienen en cuenta otros aspectos, como es la elección del tipo de aseguradora. Esto quiere decir que hay clientes que buscan la atención de una compañía tradicional que tenga disponible una oficina cerca de su domicilio, y otros que eligen una entidad con un servicio exclusivo online y/o telefónico que permite la contratación de manera instantánea y sin salir de casa. En la actualidad la gran mayoría de compañías ofrecen la posibilidad de contratar el seguro para tu vehículo a distancia: son a las que se conoce como aseguradoras de venta directa. Sin embargo, no todas tienen a disposición del cliente una red de agencias a las que pueda acudir a firmar la póliza.

En este artículo encontrarás:

¿Cuál es la diferencia entre una compañía de venta directa y una tradicional?

Las compañías de venta directa tienen centralizados sus servicios a través de operadores que te atienden a distancia, mientras que las entidades que realizan la venta tradicional disponen de una gran red de oficinas distribuidas por todo el territorio nacional, que te permiten realizar cualquier tipo de gestión de la póliza de forma presencial. Si bien es cierto que, cada vez, son más las compañías de venta tradicional que están implementando este tipo de estrategias y te ofrecen la posibilidad de realizar cualquier trámite mediante llamada telefónica o por internet, lo que las acerca al modelo de negocio de las aseguradoras de venta a distancia.

¿Cuáles son las ventajas de las compañías tradicionales?

El trato de proximidad se convierte en un valor importante, sobre todo en regiones más pequeñas o para determinados tramos de edad. Las compañías tradicionales tienen, por lo general, una mayor experiencia en el mercado, cuentan con una amplia red de peritos y talleres concertados y ofrecen una atención personalizada a sus clientes. De hecho, ese trato personal es uno de los puntos fuertes de las aseguradoras tradicionales, puesto que muchos conductores prefieren hablar personalmente con un asesor especializado. El canal de distribución tradicional sigue siendo en la actualidad el que mayor número de pólizas de seguro de coche suscribe, pese a que el resto de canales haya ido ganando peso en los últimos años.

¿Cuáles son las ventajas de la venta directa?

Las compañías de seguros de venta directa están experimentando un mayor crecimiento que las tradicionales aunque, en conjunto, su peso en el mercado aún es limitado. Su principal característica es que aprovechan la inmediatez de las nuevas tecnologías para ofrecer un modelo de comercialización sin la intervención de terceros. Todas las relaciones entre compañía y usuario se realizan a través del teléfono e internet, lo que les permite prescindir de los elevados costes que supone mantener una red de oficinas y de intermediarios. Además, al operar a través de Internet ofrecen una mayor comodidad y flexibilidad a la hora de contratar sus productos o realizar cualquier gestión.

¿Cómo afecta al seguro el tipo de compañía?

Las aseguradoras cuyo negocio se basa en la venta tradicional tienen que soportar los gastos de mantenimiento, de alquileres y de personal que supone disponer de una gran infraestructura repartida por todo el territorio, por lo que no pueden permitirse ofrecer primas tan ajustadas como las que son capaces de conseguir las compañías de venta directa. Ambos tipos de negocio pueden poner a tu disposición seguros con un nivel de coberturas similar, pero las compañías tradicionales cuentan con la ventaja de tener una extensa red de peritos, talleres y oficinas, que les permite tener un trato más ágil que las aseguradoras de venta directa. Se pueden también encontrar promociones o productos específicos con un precio competitivo.

¿Cómo se comunica un siniestro en uno y otro tipo de compañías?

En caso de que tengas que comunicar un siniestro, las compañías de venta directa cuentan con herramientas que te permiten hacerlo de forma telemática, mientras que la gestión con las tradicionales se realiza desde la oficina o con el agente con el que contrataste la póliza, aunque en ambos casos tienen que cumplir los mismos plazos para prestarte sus servicios según las coberturas que tengas contratadas.

¿Cómo se adaptan las compañías tradicionales al negocio directo?

Para acercarse a los usuarios que prefieren un servicio rápido e inmediato, algunas aseguradoras de venta tradicional han entrado en el mercado de venta directa diferenciándose bajo el nombre de una segunda marca, como por ejemplo MAPFRE, con su compañía de venta directa Verti, AXA a través de Direct Seguros, Liberty con Génesis o Regal y Allianz con Fénix Directo. En nuestro comparador de seguros puedes encontrar compañías de negocio tradicional y otras más adaptadas a la venta directa, por lo que puedes acceder y comparar precios y coberturas para el seguro de tu coche o moto entre algunas de ellas.

Te interesa
¿Cómo elegir?

Elegir una compañía tradicional o de venta directa para suscribir tu seguro de coche dependerá de cuáles sean tus necesidades o prioridades. Ambos tipos de aseguradora cuentan con una gama amplia de productor, con coberturas completas y a precios competitivos. Por lo tanto, antes de decidirte es conveniente comparar ofertas con el fin de encontrar el seguro que mejor se adapte a tus necesidades. En realidad, es una decisión muy personal: donde unos ven ventajas otros ven inconvenientes. La única diferencia radica en el proceso de contratación y en la resolución de incidencias.

¿Sabías que…?

En el caso de las compañías de seguros de venta directa, se pueden elegir las coberturas a garantizar, a diferencia de lo que ocurre en las pólizas de algunas aseguradoras tradicionales, en las que se incluye una serie de coberturas básicas sin posibilidad de modificarlas, incluso si el usuario las considera innecesarias para sus necesidades.

Resumen

  • Además del precio de la póliza, hay otros aspectos a la hora de elegir un seguro, como el tipo de aseguradora. Las hay tradicionales y de venta directa.
  • La principal diferencia entre ambas es que las primeras operan a través de una red de oficinas habitualmente cerca de nuestro domicilio y ofrecen un trato personalizado, mientras las segundas funcionan a distancia, por internet y teléfono.
  • De todas formas cada vez son más numerosas las compañías de negocio tradicional que están desarrollando también una red a distancia.
  • Las pólizas de venta tradicional pueden ser un poco más caras que las de venta directa, sin intermediarios, pero ambos tipos de negocio pueden poner a tu disposición seguros con un nivel de coberturas similar.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Qué diferencia existe entre una compañía de seguros tradicional y una de venta directa?

Las compañías de venta directa tienen centralizados sus servicios a través de operadores que te atienden a distancia, mientras que las entidades que realizan la venta tradicional disponen de una gran red de oficinas.

¿Cuál es la mayor ventaja de una compañía tradicional?

Por un lado, su mayor experiencia del mercado y su atención personalizada y, por otro, su amplia red de peritos y talleres.

¿Por qué elegir una compañía de venta a distancia?

Su peso en el mercado aún es limitado, pero ofrecen una mayor comodidad y flexibilidad al operar a través de internet.

¿Cómo se comunica un siniestro en ambos tipos de compañías?

En las compañías de venta directa, puedes hacerlo de forma telemática, mientras que en el caso de las tradicionales se realiza a través de la oficina o con el agente con el que contrataste la póliza.