¿El propietario, el conductor y el tomador del seguro pueden ser personas distintas?

No es lo mismo ser el propietario de un vehículo, que el conductor o el tomador del seguro, aunque habitualmente los tres papeles suela desempeñarlos la misma persona. Pero esta diferenciación es importante: estos términos designan funciones y responsabilidades diferentes que conviene tener muy claras a la hora de contratar una póliza de seguro. De ello depende el precio de la prima. Quien compra el vehículo no tiene por qué ser quien lo vaya a conducir y, aunque es obligación del propietario tenerlo asegurado, puede ser otro el que actúe como tomador y firme el contrato del seguro.

El propietario, el conductor y el tomador

¿Quién es el propietario del coche?

El propietario es el dueño o titular del vehículo asegurado. Su nombre aparece en el permiso de circulación del automóvil y, desde el punto de vista de los seguros, se le pedirá responsabilidad en caso de que el conductor no asuma la suya como responsable de un siniestro. Asimismo, si el vehículo circula sin tener un seguro en vigor, será sancionado junto con el conductor.

¿Quién es el conductor del coche?

El conductor es quien habitualmente conduce el vehículo. Dependiendo de su edad, experiencia al volante o siniestralidad, las compañías calculan el importe del seguro, junto con las características del vehículo. En teoría, sólo él puede conducir el vehículo completamente cubierto por el seguro, aunque también existe la posibilidad de contar con conductores ocasionales en la póliza.

¿Quién es el tomador del seguro?

Es posible que la persona que asegura el coche sea distinta al propietario. Por ejemplo, puede ocurrir que tu compres el coche, pero sea tu pareja quien contrata el seguro. El tomador es la persona que firma el contrato del seguro y debe cumplir con las obligaciones legales derivadas de este contrato. Es decir, el tomador es quien se compromete a pagar la prima pactada con la compañía y el último responsable en caso de estafa al seguro.

¿Qué derechos tiene el tomador?

El tomador tiene derecho a estar correctamente informado antes de firmar el contrato o a solicitar cambios en la póliza a la aseguradora durante la vigencia del mismo. Asimismo, está capacitado para informar a la aseguradora de los cambios que pueden afectar a la valoración del riesgo que cubre el contrato; por ejemplo, el tomador podría comunicar a la entidad que el coche asegurado pasa de estar estacionado en la calle a contar con una plaza de parking, aspecto que las compañías tienen en cuenta a la hora de valorar el riesgo. El tomador es también la persona que puede designar a los beneficiaros que recibirán la indemnización de la compañía en caso de siniestro. Y puede modificar este aspecto cuantas veces quiera siempre que esté de acuerdo con las condiciones pactadas en la póliza. En caso de que el seguro cubra la muerte del conductor (en la cobertura de seguro de conductor), el beneficiario de la indemnización puede ser otra persona, que debe haber sido elegida por el tomador al firmar la póliza. También es posible que el propio tomador no aparezca designado en la póliza como conductor habitual y que, por tanto, sea este último el beneficiario de las coberturas pese a no ser quien paga la póliza.

¿En qué casos está obligado el propietario a ser también el tomador?

Puede darse este caso si el propietario es una persona joven, menor de 25 años. Puede ocurrir, incluso, que el propietario del vehículo menor de 25 años, no tenga carnet de conducir. En este caso, la aseguradora puede exigir un documento en el que se especifique que el propietario no va a conducir el coche. En caso de que sí tenga carnet de conducir, la aseguradora puede obligar a que esta persona figure también como tomador y conductor principal. Esta medida se aplica debido a la importancia del conductor a la hora de establecer el precio del seguro de coche, ya que dependiendo de los años de antigüedad del carnet de conducir puede variar el coste. La prima es más elevada cuando la experiencia al volante aun es corta y por tanto, el riesgo para la aseguradora es mayor. Las entidades evitan así que el propietario de un vehículo que tiene menos de 25 años y cuenta con poca experiencia al volante pueda asegurar su coche a nombre de un tomador que sea mayor, y con experiencia, lo que se podría entender como un fraude al seguro.

Te interesa
¿Qué es el conductor ocasional o esporádico?

Además del conductor habitual, pueden figurar en la póliza uno o varios conductores ocasionales o segundos conductores que pueden usar el vehículo en momentos puntuales, por lo que si queremos que también queden cubiertos por la póliza, hemos de especificarlo en el contrato. La cobertura de conductor ocasional puede, según la compañía y la modalidad de póliza por la que optemos, aumentar o no el coste de la prima. Pero es esencial contar con ella si va a haber más de un conductor. Es habitual que en una unidad familiar sólo haya un vehículo y que por tanto lo usen varias personas, como el cónyuge o los hijos. La mayoría de las aseguradoras ofrecen cobertura para esta circunstancia, siempre y cuando el conductor en cuestión sea mayor de 26 años o tenga más de dos años de antigüedad de carnet. Aunque suponga un sobrecoste, nos saldrá más barato que asumir los gastos de un posible siniestro si el conductor no está asegurado o la compañía rechaza asegurarlo. Además, las probabilidades de sufrir siniestros leves (pequeños roces, abolladuras, etc.) son mayores cuando no conduce alguien experimentado. Por tanto, debemos incluir un segundo conductor cuando no cumpla con los requisitos que se establecen en las condiciones particulares de la póliza. En caso contrario, el siniestro estaría exento de cobertura por la práctica totalidad de las aseguradoras.

Sabías que…

Tanto si asegurado y tomador son la misma persona como si no lo son, es importante pedir todos los detalles necesarios antes de decidirse por una póliza u otra. Es importante saber, por ejemplo, que no se puede modificar el tomador del seguro. Si deseas cambiar el titular de un seguro de coche, debes cancelar la renovación de la póliza y contratar una nueva. Lo que sí puedes hacer es cambiar, añadir o quitar los conductores asegurados, así como adquirir nuevas coberturas de la póliza actual.

RESUMEN
  • El propietario del coche es el dueño o titular. Es el responsable en caso de que el conductor no asuma su responsabilidad en un siniestro.
  • El conductor es quien utiliza el coche habitualmente. Su experiencia su edad o historial de siniestralidad son elementos esenciales a la hora de que las compañías calculen el importe de la prima, además de las características del vehículo.
  • El tomador es quien se compromete a pagar la prima pactada con la compañía y el último responsable en caso de estafa al seguro.
  • Las entidades evitan así que el propietario de un vehículo que tiene menos de 25 años y cuenta con poca experiencia al volante pueda asegurar su coche a nombre de un tomador que sea mayor de 25 años, con experiencia a volante. Podría ser considerado un fraude al seguro.
FAQ
¿Por qué es importante la diferencia entre conductor, tomador y propietario desde el punto de vista del seguro?
¿Quién es el propietario?
¿Quién es el conductor?
¿Quién el tomador de un seguro?
¿Se puede obligar al propietario a ser también el tomador del seguro?
Deja tu valoración

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!