ORIGEN

La cobertura de seguro de conductor es probablemente una de las más importantes del seguro del coche, ya que es la única que protege la vida del conductor asegurado en el supuesto de que ocurra un accidente y, además, sea culpable del mismo.

Así, ante un descuido o distracción, una imprudencia temeraria, una maniobra prohibida, etc, el conductor culpable del accidente, si no tienes contratada esta cobertura, nadie ser hará cargo de curar tus lesiones y, lo que es peor, en muchas ocasiones son tus familiares (cónyuge, hijos…) los que quedan en una situación de desamparo. En este punto queremos hacer hincapié en que los accidentes de tráfico no están cubiertos por la Seguridad Social, por lo que la incorporación de esta cobertura en la póliza resulta casi imprescindible.

Este es el motivo por el que todas las compañías de seguros de coche ofrecen una cobertura especifica de accidentes, de tal forma que si sufres un daño personal, sea de la índole que sea, tengas derecho a percibir una prestación, ya sea en forma de indemnización o de servicios sanitarios.

CONCEPTO

Con esta cobertura incluida en la póliza el conductor asegurado tiene derecho a recibir una prestación en los supuestos de:

Al contratar esta cobertura el usuario se asegura que la compañía pagará una indemnización en los supuestos de:

  • Fallecimiento
  • Invalidez permanente, parcial o total
  • Asistencia sanitaria

Teniendo todo esto en cuenta, podría decirse que el seguro de conductor es comparable a un seguro de vida o de accidentes, pero solo para los casos en los que ocurra un accidente de tráfico. Dicho de otra manera, el seguro del conductor es a las personas lo que la cobertura de daños propios es al vehículo, es decir, mientras una cubre los daños personales, la otra se hace cargo de los daños materiales del vehículo.

¿Cuándo y a quién se aplica esta cobertura?

Por norma general esta cobertura se aplica solo al los daños personales del conductor asegurado, que es quien esté declarado en las Condiciones Particulares y solo en los casos en los que no exista un tercero responsable.

Lo normal es que el resto de ocupantes del vehículo asegurado no estén incluidos en esta cobertura, ya que estos están asegurados por el seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio (RCO), ya que tienen la consideración de terceros perjudicados. Decimos que es lo normal, pero no es menos cierto que algunas compañías (muy pocas), de manera opcional, pueden incluir los daños personales que se produzcan los ocupantes del vehículo en un accidente con responsabilidad del vehículo asegurado, aunque como decimos, estos ya están bastante bien asegurados con el seguro de RCO.

¿Y si hay un tercero culpable, quién protege al conductor?

En el caso de existir una tercera persona responsable del siniestro, el conductor, así como el resto de ocupantes si los hubiera, serán considerados como terceros perjudicados, por lo tanto, estarán protegidos con el seguro de RCO de la persona culpable.

Quizás podrías pensar en que es mejor estar cubierto por el seguro de conductor en vez de con el seguro de RCO, sin embargo, este último garantiza hasta un máximo de 50 millones de euros para daños personales (en función de muchos factores que no analizaremos en este artículo), mientras que, hoy por hoy, no existen compañías que indemnicen con más de 100.000 € por la cobertura de seguro de conductor.

Comparar seguros de coche

 

LA LETRA PEQUEÑA

Ahora que conoces el concepto de seguro de conductor, vamos a pasar a analizar a fondo esta cobertura, para que sepas lo que puedes esperar de tu seguro ante una situación que active esta cobertura.

Para algunos aspectos, para medir la calidad de esta cobertura es muy sencillo, ya que tendremos en consideración su alcance en función del importe de las indemnizaciones que ofrece la aseguradora por:

  • Fallecimiento
  • Invalidez permanente (perder un brazo, un dedo, parálisis de una parte del cuerpo, etc.)
  • Indemnizaciones especiales
  • Asistencia sanitaria

MUERTE Y LESIONES FÍSICAS CONCRETAS

La indemnización máxima en caso de fallecimiento aparece detallada en las Condiciones Particulares de la póliza, ya que esta cantidad en muchas ocasiones será mayor o menor en función de tus preferencias.

Hay compañías que ofrecen cantidades muy limitadas de hasta 3000 €, otras que ofrecen 30.000€ como indemnización máxima, etc. En muchas ocasiones las aseguradoras ofrecen una cantidad mínima como oferta básica y, además, en la contratación del seguro te ofrecen la opción de ampliarlo en función de tus preferencias, aunque eso sí, pagando un suplemento adicional.

Para los casos de fallecimiento la indemnización será la cantidad contratada, pero para los casos de invalidez permanente, la compañía te indemnizará con un % de la cantidad máxima contratada, por ejemplo:

  • 100% si se trata de tetraplejia.
  • 80%  por amputación de los dos brazos.
  • 10% por rotura por amputación de un dedo.

En este apartado cada aseguradora tiene unos porcentajes diferentes para cada caso, por lo que es mejor acudir a las Condiciones Generales de la póliza para averiguarlo.

INDEMNIZACIONES ESPECIALES

Algunas aseguradoras son sensibles a los problemas que puede ocasional el fallecimiento de un familiar o una situación de gran invalidez, motivos ambos que causan un gran trastorno y que, por este motivo, intentan subsanar mejorando las condiciones de la cobertura, con opciones como:

 

  • En caso de fallecimiento del conductor y su cónyuge en el mismo accidente, con hijos a su cargo, incrementan por dos la indemnización contratada.
  • En el supuesto de gran invalidez, la indemnización se incrementa en un %”. Una tetraplejia supone un gran trastorno económico para la familia, ya que dicha persona necesitará de asistencia de por vida.
  • Gastos de adaptación para el vehículo o la vivienda para personas que se producen algún tipo de invalidez.

De esta manera, tratan de minimizar, de alguna manera, el trastorno que producen situaciones de gran invalidez, que en ocasiones, pueden ser incluyo mayores que la propia muerte.

ASISTENCIA SANITARIA

Gracias a esta cobertura la compañía te pagará la estancia en hospitales, la asistencia médica necesaria, así como las rehabilitaciones que necesites hasta tu curación. Lo único que debes tener en cuenta es la cantidad máxima que la entidad está dispuesta a abonar y durante cuánto tiempo, lo cual viene estipulado en las condiciones particulares de la póliza.

Cada compañía ofrece una cantidad determinada, de tal forma que encontrarás algunas que ofrecen hasta 3000 €, otras que ofrecen hasta 100.000 €, y otras que incluso ofrecen asistencia sanitaria ilimitada si acudes a centros concertados con la aseguradora. En cuanto al tiempo máximo, la práctica habitual es que las compañías limiten la asistencia por un periodo no superior a 1 año, pero es posible encontrar aseguradoras que cubren hasta dos años de asistencia sanitaria.

Por último, cabe destacar que no todo tipo de asistencias están incluidas en esta cobertura, ya que puede haber aseguradoras que excluyan o pongan límites en aspectos como:

  • Cirugía estética
  • Aparatos ortopédicos, prótesis
  • Etc.

CONSEJO

El seguro del conductor es una de las coberturas más imprescindibles que tiene un seguro de coche, por no decir la mejor, y esto es así por dos razones:

  • Es una cobertura económica.
  • Cubre la propia vida del conductor asegurado y el futuro de sus familiares más directos.

Por ello, cuesta mucho trabajo entender cómo existen personas que se preocupan más por asegurar los daños de su propio vehículo, cuando lo más importante es la propia vida. Si no lo crees así, te dejamos con esta reflexión: ¿Qué es más importante, nuestro coche o nuestra vida?.

Ejemplo

Seguro del conductor con 60.000 euros: 50 euros

Seguro de daños propios de un Renault Clio: 300 euros

Hemos elegido un coche económico, con lo cual, la indemnización en el mejor de los casos sería de poco mas de 8.000 euros (peor aún si el coche tiene varios años). También hemos elegido una edad del conductor apropiada para que la cobertura de daños propios sea lo mas económica posible.

El cálculo es sencillo y demuestra que, mientras que el seguro de daños propios costaría 6 veces más, la indemnización a la que tendrías derecho sería muchísimo menor.