comparador seguros coche

¿Cómo asegurar un coche clásico?

Última actualización: 29/12/2017

¿Cómo asegurar un coche clásico?

Ilustración: Víctor López

En España todos los vehículos a motor, ya sean nuevos o antiguos, tienen la obligación legal de contar con un seguro de responsabilidad civil para que, como mínimo, los daños a terceros estén cubiertos.

En Arpem ya hemos visto qué tipo de seguro elegir en función de los años del vehículo y hemos comprobado que, a pesar del paso del tiempo y de la pérdida progresiva de su valor, la prima del seguro puede aumentar con la antigüedad. Sin embargo, no ocurre lo mismo si, en lugar de un coche viejo, lo que tienes es uno clásico o histórico. Estos últimos aumentan su valor a medida que pasa el tiempo. De esta manera, no todos los coches antiguos son iguales ni necesitan el mismo seguro. Entonces, ¿qué aspectos diferenciales hay que tener en cuenta para asegurar un vehículo clásico o histórico?

Pero ¿qué es un vehículo clásico?

Puede decirse que un coche es “viejo” cuando ha superado los 10 años y, según el Reglamento de Vehículos Históricos, pueden ser considerados como clásicos o históricos todos aquellos vehículos que cumplan uno de estos requisitos: tener una antigüedad mínima de 25 años desde su fabricación, o en su defecto, desde su matriculación; constar en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o haber sido declarados bienes de interés cultural por pertenecer a alguna personalidad relevante o haber intervenido en algún acontecimiento histórico; los que, por sus características, singularidad, escasez manifiesta u otra circunstancia especial lo merezcan. Esto bastaría para ser un coche clásico, pero para ser reconocido legalmente como histórico es necesario, además, recibir la acreditación de la Comunidad Autónoma y estar matriculado como tal en la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente.

Será entonces cuando el vehículo pueda disfrutar de ciertos beneficios, como estar exento de pagar el Impuesto de Circulación en la mayoría de ayuntamientos y ampliar la periodicidad de la ITV de uno a cinco años.

¿Cómo elijo el seguro?

A la hora de asegurar un coche que simplemente es antiguo, las compañías calculan la prima teniendo en cuenta el aumento de los riesgos que implica el hecho de que tenga menos medidas de seguridad que uno nuevo. Por su parte, el propietario del vehículo debe saber que una póliza a todo riesgo para un coche antiguo puede no resultar rentable, dado que el valor del vehículo en caso de sineistro total probablemente no le compense por lo que paga de prima.

Cuando un vehículo tiene más de 25 años y es considerado clásico, la situación es distinta. En lugar de perder valor con el paso del tiempo, se revaloriza. Esto lleva a plantearse la necesidad de contratar un seguro que cubra los posibles daños del vehículo y su robo, ya que su valor histórico puede hacer que sea una pieza muy apetecible para los amigos de lo ajeno.

Para asegurar un vehículo de este tipo es recomendable contratar un seguro lo más completo posible, ya que es su estado de conservación lo que les da su estatus, además de que las reparaciones suelen ser muy costosas. En este sentido, es importante no asegurar tu vehículo clásico a valor venal, sino que la compañía con la que se suscriba la póliza valore el coche por su valor real histórico. Lo recomendable es pactar con la compañía el valor económico del bien. Si no sabes cuál es, pide a un tasador que realice un estudio para establecer su valor histórico real.

Aunque puede asegurarte cualquier compañía, existen algunas especializadas en este tipo de vehículos, como segurclassic, classiccover o seguros CEA.

Para aceptar el seguro las compañías suelen exigir el cumplimiento de algunas condiciones que, aunque pueden variar de unas aseguradoras a otras, suelen coincidir con estas: el conductor debe tener al menos 25 años y más de dos de experiencia con el carné de conducir, debe estar en posesión de un vehículo moderno de uso habitual, no puede recorrer más de 5000 kilómetros al año y debe disponer de garaje.

Con estos requisitos las compañías tratan de asegurarse, principalmente, de que el uso que vas a darle al coche es ocasional, incluyendo las típicas concentraciones de vehículos clásicos.

Para ahorrar en el seguro de un coche clásico, la clave está en las coberturas que se contratan. Al igual que ocurre con cualquier otro vehículo, lo recomendable es comparar y prescindir de aquellas coberturas que no vas a necesitar. Cada conductor tienen unas necesidades y debe decidir los riesgos que está dispuesto a asumir y los que delega en una seguradora.

Por otro lado, existe la opción de pagar en función del uso. Compañías como Next, Generali, Verti, Zurich, MAPFRE o Seguros Bilbao ofrecen productos en los que el precio del seguro varía según los kilómetros que recorras. El mismo hecho de aparcar en garaje puede implicar un descuento en la tarifa de aseguradoras como Fénix Directo, Génesis, Regal, Seguros Bilbao, Asegrup y MAPFRE.

Más información de seguros aquí

29 de Diciembre de 2017
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar