comparador seguros coche

Cómo te indemnizan por invalidez las aseguradoras tras un accidente

Última actualización: 16/11/2018

Cómo te indemnizan por invalidez las aseguradoras tras un accidente

Ilustración: Víctor López

Cuando un accidente de tráfico deja a una persona con lesiones irreversibles, los seguros de coche pueden suponer un apoyo, no sólo por la parte económica en caso de que corresponda, sino también por estar al lado de los perjudicados en los procesos judiciales o, incluso, por ofrecer en algunos casos tratamiento psicológico.

Si el accidentado queda con una invalidez permanente, ya sea parcial o total, es fundamental que la aseguradora le ofrezca una indemnización que le permita adaptar su vida y hacer frente a su nueva situación. La indemnización, lógicamente, depende de quién es culpable y quién es la víctima. 

Cuando la parte inocente queda con discapacidad

Son parte inocente todas aquellas personas perjudicadas en el accidente que no son conductor culpable, es decir, todos los ocupantes del vehículo contrario y los pasajeros que viajen con el responsable de los daños, además de los peatones, ciclistas, etc., que se hayan visto involucrados.

De estos, quienes queden con algún grado de invalidez permanente podrán reclamar la indemnización a la compañía de seguros del responsable, que es quien se hace cargo de los daños a través de la cobertura de responsabilidad civil obligatoria.

La indemnización varía en función de la edad, de la gravedad de las lesiones e, incluso, de la situación laboral o de las personas que tengas a tu cargo. La cuantía está indicada en el baremo de la Ley 35/2015 de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

La gravedad de las lesiones se mide por una tabla de valoraciones de 0 a 100 puntos. Por ejemplo, una persona de 30 años al que han tenido que amputar un brazo le corresponde una puntuación de entre 45 y 50 puntos, por lo que sería indemnizado con una cantidad fija de entre 90 274,73 € y 105 833,75, en función del grado determinado finalmente en el informe médico.

A esta cantidad hay que sumarle otros factores, como los daños morales por perjuicio estético (entre los 9600 € y 48 000 €), el ingreso que dejaría de percibir por incapacidad para realizar su trabajo o actividad profesional, (si ingresara hasta 21 000 € netos anuales le corresponderían 41 014 €) y los gastos sanitarios por la necesidad de prótesis y ortesis (hasta 50 000 €).

Para los lesionados que sumen 100 puntos o más en el baremo de lesiones les corresponderían otras partidas tales como el perjuicio moral por la pérdida de calidad de vida de los familiares (entre 30 000 € y 145 000 €), la adecuación de la vivienda o del vehículo (hasta 150 000 €) o incluso la necesidad de terceras personas para la ayuda en las tareas domésticas, que va en función de las horas en el domicilio (para 8 horas corresponden 323 490,52 €)

Debido a la dificultad que existe para calcular la indemnización, existen herramientas que te ayudan en esta tarea con solo rellenar un cuestionario relacionado con el accidente y los perjudicados.

Cuando al conductor culpable le diagnostican invalidez

El conductor responsable del accidente sólo podrá ser indemnizado por invalidez cuando tenga incluida en la póliza la cobertura de seguro de conductor, que es una garantía voluntaria que puedes contratar en cualquier tipo de seguro, ya sea a todo riesgo o a terceros. Sin esta cobertura no recibirá indemnización por lesiones ante cualquier percance en el que sea culpable.

Las compañías establecen en las condiciones particulares de las pólizas una cantidad limitada para la invalidez permanente, que coincide con la que recibes si tu grado de discapacidad es total, es decir, cuando tienes el 100 % de invalidez.

Para determinar la cantidad que corresponde en los casos de invalidez permanente parcial (menos del 100%) hay que consultar en este caso las condiciones generales de la póliza, en las que la mayoría de las aseguradoras recogen unas tablas donde asignan el porcentaje que te pertenece en función del grado de invalidez diagnosticado.

Por ejemplo, una persona que pierde un brazo o una mano tras un accidente es indemnizada con el 60% del capital asegurado, mientras que si pierde un dedo del pie le indemnizan con el 5% del total. En el caso de que se produjera la pérdida de ambos miembros, el grado de invalidez será la suma de los dos porcentajes, sin que pueda superar en ningún caso el 100% de la cuantía establecida.

Hay otras compañías, como por ejemplo Lagun Aro o Reale, que no cuentan con un baremo de niveles de discapacidad y lo que hacen es basarse en el contenido del certificado médico emitido por la Seguridad Social u órgano semejante y aplican la misma clasificación y valoración de las secuelas que las establecidas en el baremo de la Ley 35/2015, mencionada anteriormente.

Finalmente, debes saber que hay compañías que ofrecen un suplemento a la indemnización contratada si fuera necesaria la adaptación del vehículo para volver a conducir o la adaptación de la vivienda para adecuar los accesos o cualquier otra reforma destinada a mejorar la movilidad del conductor asegurado.

Más información de seguros aquí

16 de Noviembre de 2018
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar