El préstamo de reparación es una cobertura que puedes contratar con tu seguro de coche o moto y que te permite hacer frente a una cuantiosa reparación tras un siniestro causado por ti. La aseguradora puede concederte el préstamo o hacer de intermediaria entre el banco y el tomador del seguro, asumiendo el pago de los intereses y gastos del préstamo, mientras que el tomador sólo abona el importe del crédito. Lo habitual es que el asegurado pueda elegir libremente la entidad de crédito, siempre que esté supervisada por el Banco de España y, si es extranjera, autorizada para operar en el país.

En este artículo encontrarás:

¿Cuándo es interesante acudir a este servicio?

Es una garantía interesante si tienes un seguro a terceros, es decir, sin cobertura de daños propios, ya que te puede ayudar a hacer frente a una reparación cuyo importe sea demasiado elevado, con la ventaja de devolver la cantidad a plazos. Asimismo, aunque tengas cubiertos los daños propios, puede resultar útil en el caso de que tengas que hacer frente a una franquicia demasiado elevada para tu bolsillo.

¿En qué casos no conviene?

Esta cobertura no es interesante casi nunca para quienes tienen un seguro de daños propios, salvo robo, incendio o lunas. La razón es que, bien porque el riesgo que corren es muy bajo o porque la reparación es generalmente de poca cantidad de dinero o imposible de realizar. En caso de un robo o un incendio, lo habitual es que el coche no aparezca, o que aparezca destrozado (esto es, siniestro total). En el caso de una rotura de lunas, el importe de la reparación no suele compensar la reducción de la bonificación. Esta cobertura suele estar incluida en un “conjunto” con otras, y se venden juntas. Para saber si nos compensa este “paquete” es imprescindible conocer su precio global y también compararlo con lo que ofrecen otras compañías.

¿Cuáles son los importes y los plazos de devolución?

Estos varían de unas entidades a otras. Aquí puedes ver las compañías de seguros que lo ofrecen y sus condiciones:

ASEGURADORA PÓLIZA IMPORTE DEL PRÉSTAMO PLAZOS DE AMORTIZACIÓN
AXA FlexiVip Desde 600 € hasta 6.000 € Desde 12 a 36 meses
AXA FlexiConfort Desde 600 € hasta 6.000 € Desde 12 a 36 meses
Generali Pago Como Conduzco Desde 750 hasta 3.000 euros Hasta 12 meses
Generali Autos Desde 750 hasta 3.000 euros Hasta 12 meses
Generali Autos Excellence Desde 750 hasta 3.000 euros Hasta 12 meses
Helvetia Plus Hasta 5.000 euros Hasta 12 meses
Helvetia Básica Hasta 5.000 euros Hasta 12 meses
Lagun Aro Exclusiva No especifica No especifica
Lagun Aro Óptima No especifica No especifica
MAPFRE Auto Desde 300 € hasta 3.600 € Desde 12 a 24 meses
MAPFRE Moto Desde 300 € hasta 3.600 € Desde 12 a 24 meses
Seguros Bilbao Drive Opcional, hasta 2.500 € No especifica

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de solicitar este préstamo?

La particularidad de esta cobertura es que se trata de un producto ligado a un riesgo, es decir, solo se concede si se ha sufrido un accidente con el coche. Por tanto, la reparación se produce sólo si el destrozo es consecuencia de un siniestro, pero no se puede solicitar para casos de averías u otro tipo de visitas al taller. Además no debe existir un tercero culpable, cuyo seguro se haría cargo de la reparación. Además no debe existir otra cobertura que pueda cubrir la reparación del coche siniestrado.

¿Quién concede el préstamo y qué garantías exige?

El dinero nos lo puede prestar la propia compañía aseguradora o puede que ésta ejerza de intermediaria y que sea un banco quien preste el dinero. Este es un dato muy importante, que debemos conocer antes de firmar, porque dependiendo de qué entidad preste el dinero las condiciones y garantías exigidas pueden ser muy diferentes. La aseguradora puede estar obligada por el contrato firmado a realizar el préstamo, tras haber considerado el riesgo y exigir garantías al tomador, mientras que un banco puede exigir unas condiciones que no podemos cumplir, como por ejemplo tener un trabajo estable, con un salario suficiente como para pagar la cuota mensual, etc.

¿Y si no me conceden el préstamo?

Es imprescindible conocer bien las condiciones del préstamo, porque puede ocurrir que uno pague por la cobertura, pero no le concedan el préstamo porque no cumplimos las condiciones establecidas. No se trata de una cobertura de seguro con la que la compañía cubre determinados riesgos, sino que el préstamo de reparación es una especie de pre-contrato para la concesión de un préstamo, con unos requisitos que deben cumplirse posteriormente para la concesión definitiva del préstamo.

Te interesa
Comisiones e interese

Pagar por este tipo de póliza de seguro sólo tiene sentido si la compañía, a cambio del pago de la cobertura, nos garantiza unas condiciones mejores de las que podemos obtener nosotros en un banco. Si la compañía nos concede el préstamo, habiendo calculado el riesgo, suele ser habitual que el banco también nos lo conceda. Además, a cambio del precio fijo de la póliza que nos da cobertura, tenemos que conseguir no pagar ningún tipo de comisiones ni de intereses, porque ya estamos pagando la cobertura de un seguro y porque al año siguiente no reducirán la bonificación. Las compañías asumen estos puntos y por ello la práctica totalidad de las que ofrecen esta cobertura no cobran ni comisiones ni intereses.

¿Sabías que…?
El pago puede ser en cuotas mensuales, o en periodos como cada seis meses o incluso por años. También podemos hacer coincidir cada pago con el final de un periodo determinado si tenemos un depósito bancario y una renta asociada a él. El plazo máximo suele ser de dos años. Cuanto más largo sea el plazo más rentable nos resultará.

Resumen

  • Una de las coberturas que ofrecen las compañías aseguradoras es el préstamo de reparación que permite hacer frente a una reparación muy cara tras un siniestro del que somos culpables.
  • En este caso, el préstamo lo puede conceder directamente la aseguradora o puede que ésta haga de intermediaria con una entidad bancaria, aunque siempre se hace cargo de los intereses y de los gastos del préstamo.
  • El tomador puede elegir libremente la entidad que le conceda el préstamo, siempre que esté supervisada por el Banco de España.
  • Esta operación resulta interesante si se tiene un seguro a terceros, esto es, sin cobertura de daños propios.
  • Asimismo, aunque tengas cubiertos los daños propios, puede resultar útil en el caso de que tengas que hacer frente a una franquicia demasiado elevada para tu bolsillo.
  • Esta cobertura no tiene sentido casi nunca para quienes tienen un seguro de daños propios salvo robo, incendio o lunas.
  • Es imprescindible conocer bien las condiciones que se deben cumplir para obtener el préstamo, porque puede darse el caso de que uno pague por la cobertura y llegado el momento no se lo concedan porque no cumple las condiciones estipuladas.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Qué es el préstamo de reparación?
Es una de las coberturas que ofrecen las compañías aseguradoras y permite hacer frente a una reparación muy cara tras un siniestro del que somos culpables.
¿Quién concede el préstamo?
Lo puede conceder la compañía aseguradora, pero también ésta puede hacer de mediadora con una entidad bancaria que el tomador elija.
¿En qué casos es beneficioso solicitar este préstamo?
Esta operación resulta interesante si se tiene un seguro a terceros, esto es, sin cobertura de daños propios. Asimismo, aunque tengas cubiertos los daños propios, puede resultar útil en el caso de que tengas que hacer frente a una franquicia demasiado elevada para tu bolsillo.
¿Quién se hace cargo de los intereses y del coste del préstamo?
Habitualmente la compañía aseguradora. a cambio del precio fijo de la póliza que nos da cobertura, tenemos que conseguir no pagar ningún tipo de comisiones ni de intereses. Por dos motivos: porque estamos pagando la cobertura de un seguro y la compañía debe asumir un riesgo y porque al año siguiente no reducirán la bonificación.