Comparativa
SYM Cruisym 300 &
Yamaha X-MAX 300

BUENAS COMPAÑERAS

Cada vez es más complicada la circulación en las grandes ciudades y los scooters modernos son una alternativa muy válida. Nuestros protagonistas de hoy, además de buenos ciudadanos, tienen potencial y equipamiento para llevarnos hasta donde queramos, dentro y fuera de la urbe.

> Ficha técnica Yamaha X-MAX 300

La clase media de los scooters esta adquiriendo un papel importante en el mercado. Para nadie pasa desapercibido que ofrecen mucho dentro de unos costes bastante contenidos. Tienen un tamaño razonablemente espacioso para proporcionar comodidad incluso con dos personas a bordo, pero al mismo tiempo son compactos y suficientemente ligeros para moverse con agilidad por la ciudad. Además presumen de un comportamiento equilibrado y proporcionan seguridad tanto a la hora de frenar con modernos sistemas ABS, como dinamismo en nuestros desplazamientos a la hora de adelantar con motores alegres y eficientes. Andan muy bien, consumen poco, son cómodos y más manejables que los antiguos 400, además son aptos para conducirlos con el carné A2. En mi humilde opinión representan el paso lógico para aquellos conductores que vengan de un 125 y necesiten un vehículo de cualidades urbanas similares, pero prestaciones superiores. De hecho, nuestros dos protagonistas de hoy tienen su versión de 125, en la que mantienen prácticamente sin cambios toda su plataforma y tamaño exterior, pero van equipados con motores de la citada cilindrada (estos se pueden conducir con el carné de coche con 3 años de antigüedad).

Ahora, como siempre, analicemos y comparemos a nuestros protagonistas en parado:

Características

SYM Cruisym 300

Yamaha X-MAX 300

Precio 4799 euros 5799 euros
Dimensiones  
Longitud 2175 mm 2185 mm
Anchura 760 mm 775 mm
Altura 1550 mm 1415 mm
Altura del asiento -- 795 mm
Peso 192 kg 179 kg
Motor y transmisión  
Configuración de motor Monocilíndrico Monocilíndrico
Cilindrada 278.3 cc 292 cc
Potencia 27.3 CV / 7750 rpm 27.6 CV / 7250 rpm
Refrigeración Líquida Líquida
Transmisión Variador continuo Variador continuo
Chasis  
Tipo Tubular de acero Tubular de acero
Suspensión delantera Horquilla telescópica Horquilla telescópica de doble tija
Recorrido -- 110 mm
Suspensión trasera Doble amortiguador Doble amortiguador
Recorrido -- 79 mm
Freno delantero Un disco de 260 mm con pinza de dos pistones. ABS Un disco de 267 mm con pinza de dos pistones. ABS
Freno trasero Un disco de 240 mm con pinza de un pistón. ABS Un disco de 245 mm con pinza de un pistón. ABS
Dimensiones neumático delantero 120/70 14" 120/70 15"
Dimensiones neumático trasero 140/60 13" 140/70 14"

Comparativa SYM Cruisym 300 & Yamaha X-MAX 300

Como podemos ver, sus dimensiones externas son muy parecidas, pero hay que destacar que el Yamaha tiene 100 milímetros más de distancia entre ejes y es 13 kilogramos más ligero. En las dimensiones de las ruedas encontramos la diferencia más apreciable: el X-MAX monta llantas de 15 pulgadas delante y 14 atrás, mientras el Cruisym se decanta por una talla más pequeña, siendo de 14 pulgadas la delantera y 13 la trasera. Los dos disponen de bastidores tubulares de acero, doble amortiguador en la suspensión trasera y horquillas telescópicas delanteras. Aquí hay que resaltar que la horquilla del Yamaha es de doble tija, es decir, como en una moto, lo cual le confiere mas rigidez y precisión de dirección que las de una sola tija de los scooters tradicionales. Los frenos son de disco con sistema ABS en los dos ejes, aunque también son algo más grandes en el X-MAX.

En cuanto a sus motores, seguimos encontrando diferencias. El Yamaha apura la cilindrada hasta 292 cc, mientras el SYM se queda en 278 cc y en sus medidas internas para conseguirlos, el japonés elige un motor de “carrera larga” (70 x 75,9 mm, es decir, tiene más carrera que diámetro), mientras el taiwanes prefiere uno “super-cuadrado” (más diámetro que carrera, 75 x 63 mm). En potencia máxima declaran cifras bastante parejas, 27,6 caballos a 7250 rpm contra 27,3 caballos a 7750 rpm, pero como vemos el Yamaha los rinde 500 revoluciones más abajo y declara un par motor más generoso (29 Nm por 25,8 Nm).

Sobre el papel las diferencias no parecen demasiado importantes, pero en prestaciones puras nos hemos llevado una buena sorpresa, pues el Yamaha acelera, recupera y corre claramente más que su rival, de hecho supera en prestaciones a muchos de los antiguos scooters de 400. No es que el SYM corra poco, es que el Yamaha corre mucho, las cifras en nuestras mediciones han sido concluyentes:

Comparativa SYM Cruisym 300 & Yamaha X-MAX 300

Saliendo desde parado en aceleración pura, de 0 a 100 km/h el X-MAX lo hace en 9,4 segundos y el Cruisym en 14 segundos; le ha dejado casi 70 metros por detrás. Si seguimos gas a fondo hasta alcanzar los 120 km/h la diferencia llega a los 8,6 segundos (15,6 seg contra 24,2 seg), el SYM solo ve al Yamaha a lo lejos, pues se ha quedado a casi 200 metros de distancia. En recuperaciones de 60 a 100 km/h también hay un par de segundos de diferencia (6,1 seg por 8,1 seg) y en velocidad máxima medida en la misma recta y el mismo día por un sistema GPS, el X-MAX llega a los 143 km/h reales (de marcador 152 km/h) y el Cruisym se queda en 135 km/h (145 km/h de marcador). Si hablamos de consumos el Cruisym se ha mostrado un poco más ahorrador, siempre teniendo en cuenta que nuestra manera de conducir es bastante alegre y el consumo lo hemos medido en todo tipo de utilización y de escenarios, el X-MAX ha gastado 3,8 l/100 km y el Cruisym se ha conformado con 3,5 l/100 km en los mismos recorridos y circunstancias.

Y hasta aquí las frías cifras, ahora veamos cómo son y luego cómo se comportan.

El Cruisym no deja indiferente a nadie; luce un diseño atractivo de líneas afiladas que le dan una imagen esbelta a pesar de la anchura de su parte frontal con una cúpula grande que protege muy bien y que, además, se puede regular manualmente en dos alturas. Su doble faro delantero con ópticas halógenas incluye un perfilado de luces diurnas de ledes que le dan un aspecto personal. La iluminación trasera se compone de un gran piloto de forma hexagonal en 3D totalmente de led, se ve a gran distancia y contribuye a aumentar la seguridad.

Comparativa SYM Cruisym 300 & Yamaha X-MAX 300

El túnel central que divide el suelo es voluminoso pero deja bastante sitio para colocar los pies. Además, al contra-escudo le han dado una inclinación de 42º que permite una posición de piernas convenientemente distendida y podemos apoyar los pies en distintas posturas. El resultado es que podemos ir con las piernas poco flexionadas y cómodamente recostados en el respaldo lumbar que hay entre piloto y pasajero.

Un apartado importante en este tipo de vehículo es la capacidad de carga, ahí el Cruisym da el “do de pecho”. Debajo del asiento tiene un hueco enorme, en el que caben ampliamente dos cascos integrales y alguna cosa más. Tiene también varios compartimentos tras el escudo para pequeños objetos con una toma USB para recargar dispositivos móviles y otro tradicional de mechero de 12V. Nada que objetar en cuanto a acoples y terminación de sus plásticos, con detalles de la carrocería fabricados en un material que parece fibra de carbono de tacto agradable que realza la calidad de sus acabados.

Por su parte, el X-MAX se encuentra en el techo de la categoría con un producto muy cuidado y recién actualizado que encuentra el mejor equilibrio entre presentación, equipamiento, prestaciones y comportamiento. Un signo de modernidad es su sistema de contacto con llave inteligente que no hace falta sacarla del bolsillo para arrancar el vehículo y acceder a todas sus funciones. La instrumentación y dotación se encuentra a la última, con un acabado al que no se le puede poner ni una pega.

Comparativa SYM Cruisym 300 & Yamaha X-MAX 300

Una vez encima, físicamente es un scooter más alto y se llega algo peor al suelo que en el SYM, pero el asiento es más ancho y tiene mejor acolchado. Una vez en marcha resulta muy cómodo. El túnel central también es bastante voluminoso y tenemos menos sitio para colocar los pies que en su rival. Igual que el hueco bajo el asiento, es grande, caben dos cascos integrales pero tiene algo menos de volumen que en el SYM. Sin duda, el mayor diámetro de su llanta trasera le resta sitio y tiene que ver en ello.

En cuanto a protección, hay que resaltar el gran trabajo aerodinámico realizado por la marca de los diapasones, pues a pesar de llevar una pantalla mas pequeña que su rival, el diseño de sus formas y los perfiles de la carrocería, hace que el aire circule y se desvíe de manera muy eficaz.

Cómo se comportan

El SYM Cruisym 300 es un gran producto, el tacto del motor es suave, apenas llegan ruidos mecánicos ni vibraciones que molesten y el sonido del escape es discreto. Su potencia se encuentra en desventaja con respecto a su rival, pero ofrece prestaciones más que suficientes para hacer bien su trabajo, sobre todo cuando rodamos a buen ritmo con la aguja del cuenta-revoluciones por encima de las 3.500-4.000 vueltas. El desarrollo final es un poco largo, está calculado para poder mantener una buena velocidad de crucero con el motor girando relativamente tranquilo y de esta forma conseguir unos consumos moderados. Frenos y suspensiones trabajan correctamente con unos reglajes equilibrados, no son rudas ni incomodas y se mantienen firmes en zonas viradas. Sin tener la solidez y precisión del Yamaha en curvas rápidas, no se aprecian flaneos o movimientos inquietantes. Me ha gustado su agilidad de maniobra y rapidez en los cambios de dirección.

Comparativa SYM Cruisym 300 & Yamaha X-MAX 300

El comportamiento dinámico del Yamaha, se encuentra en un nivel superior, no solo en el el apartado de prestaciones puras como ya hemos visto, también en su comportamiento ciclista. El bastidor robusto y bien diseñado mantiene siempre una elevada estabilidad y se encuentra muy bien asistido por su horquilla delantera firme y precisa que, junto a sus llantas más grandes, prácticamente hacen olvidar que se trata de un scooter y su comportamiento se parece más al de una buena moto. El motor, como te puedes imaginar, es muy vivo en su respuesta y si somos demasiado agresivos acelerando sobre pavimento con poco agarre, en pasos de cebra, rejillas de aireación o zonas húmedas... el control de tracción acude en nuestra ayuda para evitar el deslizamiento de la rueda trasera. Cuando circulamos por ciudad a baja velocidad también responde muy bien desde abajo y en medios que permite circular y maniobrar con mucha facilidad.

Conclusiones

Para terminar tengo que dar un ganador y no cabe duda que en términos absolutos el Yamaha X-MAX 300 es el vencedor de este enfrentamiento, por equipamiento, comportamiento y prestaciones que son claramente superiores. Pero el SYM Cruisym 300 también tiene sus opciones, es un poco más austero en su concepto pero tiene algo más de capacidad de carga y sobre todo cuenta con una diferencia de precio importante, 4799 euro contra 5799 euros. En mi modesta opinión esta diferencia está plenamente justificada, pero para muchos puede ser determinante a la hora de decantar su compra. Mil euros, en estas cifras, representan un 20%, lo que es una pasta y, ademas, el SYM incluye 5 años de garantía total y seguro a terceros durante un año que se puede ampliar a todo riesgo por 75 euros más. Sin duda, el Cruisym también es una buena opción.

Comparativa SYM Cruisym 300 & Yamaha X-MAX 300

¿Cuánto cuesta el seguro de estos scooters?

Hemos calculado lo que costaría asegurar el SYM Cruisym 300 y el X-MAX 300 en nuestro comparador de seguros. Para ello, hemos tomado como perfil de referencia el de una persona de 32 años, casada, con 12 años de antigüedad de carné, que vive en Valladolid, guarda la moto en un garaje privado y recorre entre 5000 y 7000 kilómetros al año. Con estos datos, en la fecha en que se ha realizado esta información, la compañía que ofrece un precio más bajo para un seguro a terceros ampliados es Regal, con un precio de 295 euros al año para el SYM con una puntuación de calidad sobre 10 de 5.5, mientras que para el Yamaha es AMV con un precio anual de 235 euros y una puntuación de calidad sobre 10 de 5.39, según el sistema de puntuación de Arpem. En el caso de optar por un seguro a terceros, Nuez ofrece un precio anual de 53 euros tanto para el Cruisym 300 como para el X-MAX con una puntuación de calidad de 8,28 puntos sobre 10.

 

SYM Cruisym 300

Yamaha X-MAX 300

Lo + Relación calidad-precio Prestaciones y comportamiento
Lo - Peso más elevado Suspensión trasera un poco seca

 

Calcula el seguro de tu moto en más de 15 aseguradoras

 

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Pablo Alonso
Enero 2019

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar