Ilustración: Víctor López

Esperar a la grúa cuando te has quedado tirado en la carretera puede convertirse en uno de los momentos más tediosos -y también peligrosos- que se pueden vivir al volante. Una situación que se agrava si además es de noche y estás en una carretera sin iluminación o lejos de una zona habitada.

Para compensar las posibles molestias, algunas compañías de seguros se comprometen a dar una indemnización en caso de que la grúa tarde en acudir a remolcar el vehículo más de un tiempo determinado (que suele estar entre 45 minutos y 1 hora). Para tener derecho a esta prestación es necesario tener contratada la cobertura de asistencia en viaje.

Las aseguradoras que se comprometen a dar el servicio de grúa en un tiempo máximo y a indemnizar en caso de no cumplirlo son: