¿Cómo afecta la depreciación de un bien a una indemnización por accidente?

Con el paso del tiempo, un material de calidad puede sufrir una disminución de su valor, esto es, una depreciación. A la hora de fijar una indemnización por daños materiales tras un accidente de tráfico, las compañías de seguros tienen muy en cuenta el importe de esa depreciación. Pero esta pérdida de valor puede generar conflictos con los terceros perjudicados, ya que, sin tener la culpa del accidente, ven que la indemnización que les ofrece la aseguradora no compensa la pérdida que han sufrido.

indemnizacion por accidente

¿Por qué se puede aplicar una depreciación?

La depreciación de un vehículo o de otro bien material puede producirse por tres causas diferentes:
Desgaste, que es el deterioro de la vida útil de un bien, ocasionado por el uso y disfrute, por ejemplo, un neumático que se desgasta con los kilómetros.
Obsolescencia, que se produce cuando las mejoras y avances tecnológicos hacen que un bien quede desfasado, como puede ser el caso de un smartphone después de varios años. Aún estando en perfecto estado de conservación, se ha quedado anticuado.
Falta de cuidados, por. Ejemplo un vehículo abollado, rayado y con la tapicería dañada, cuyo coste de reparación descuenta el perito a la hora de proponer una indemnización.

¿Cómo se calcula la depreciación?

Los coches y las motos son un producto que se deprecia desde el momento en que salen por la puerta del concesionario y continúan haciéndolo con el paso de los años. Una buena forma de calcular cuál es el valor aproximado de un vehículo es tomar como referencia las tablas oficiales que publica cada año Hacienda, que contemplan un porcentaje de depreciación por cada año de antigüedad, y examinan con todo detalle cada modelo.

Tabla de depreciación del Ministerio de Economía

Antigüedad del vehículo % de valor% de depreciación
Hasta 1 año100%0%
Más de 1 año, hasta 284%16%
Más de 2 años, hasta 367%33%
Más de 3 años, hasta 456%44%
Más de 4 años, hasta 547%53%
Más de 5 años, hasta 639%61%
Más de 6 años, hasta 734%66%
Más de 7 años, hasta 828%72%
Más de 8 años, hasta 924%76%
Más de 9 años, hasta 1019%81%
Más de 10 años, hasta 1117%83%
Más de 11 años, hasta 1213%87%
Más de 12 años10%90%

Algunos ejemplos
Un vehículo con una antigüedad de tres años y medio, cuyo valor de compra es de 20.000 euros, tendrá un valor venal o de venta aproximado de 11.200. Es decir, sufre una depreciación del 44%. Sin embargo, en el caso de un siniestro total por culpa de un tercero, estás en tu derecho a reclamar el valor de compra de un vehículo de similares características y antigüedad, para dejarte en la misma situación en la que estabas antes del accidente, lo que supone entre un 20% y un 30% más que el valor venal o de venta, esto es, un valor de 213.440 euros y 14.560 euros aproximadamente.
Fuente: Orden de 22 de diciembre de 2017

¿Qué otros elementos influyen en la depreciación de un vehículo?

Durante los primeros cuatro años, el valor del vehículo suele decaer una media de un 20% y un 25% de su valor inicial. A parte del paso del tiempo y de la antigüedad, tiene cierta importancia la popularidad del modelo (cuanto más popular, más tarde perderá valor), el estado del coche (que no tenga golpes o defectos de pintura) y la demanda del mercado (cuanto menor sea la demanda, más bajará su precio)

¿Qué pasa si, en mi póliza, el vehículo está valorado con el valor de nuevo?

Si, en tu póliza, tu vehículo está asegurado con el valor de nuevo durante los primeros años, la indemnización de la compañía no podrá ser, en ningún caso, inferior a dicho valor, con independencia de quién tuviera la culpa del accidente. El resto de bienes materiales que resulten dañados en el accidente pueden estar también sujetos a depreciación por antigüedad. La aseguradora descontará esta depreciación de la indemnización. Puede ocurrir, por ejemplo, si has tenido un accidente con una bicicleta de cinco años de antigüedad: te pagarán la reparación con una depreciación del 20%, una situación que, a menudo, genera disconformidad en el perjudicado.

¿Qué hago si no estoy de acuerdo con la indemnización?

Es frecuente que esta situación parezca injusta, especialmente en siniestros en los que hay en juego una cantidad importante. Si ese es tu caso, puedes recurrir la propuesta de la compañía aseguradora por la vía judicial y exigir al culpable que te resarza por daños y perjuicios. El problema de acudir a los tribunales es que puede resultar mucho más caro que el importe que reclamas. Además, existe la posibilidad de que el juez no resuelva a tu favor, porque considere que tu petición es desproporcionada o porque crea que la depreciación que te aplican es acertada.

¿Puedo recurrir a mi aseguradora para que me ayude?

Sí, es una buena posibilidad para reclamar los daños y perjuicios que te hayan ocasionado. Pero, para ello, debes tener contratada la cobertura voluntaria de Defensa Jurídica y Reclamación de Daños. Si es así, la aseguradora podrá prestarte asesoramiento jurídico con abogados de la compañía o, si lo prefieres, podrá pagarte un letrado de tu confianza, aunque solo hasta una cantidad determinada en la póliza, que suele oscilar entre los 600 y los 3000 euros.

¿Qué es la amortización de piezas?

La amortización contable es una forma de calcular la pérdida de valor de un activo a lo largo del tiempo. Si se trata de un coche, es evidente que no vale lo mismo nuevo que pasados unos años. El valor que ha perdido es lo que se conoce como amortización. La amortización contable se refiere al dinero que tenemos que guardar o ahorrar para comprar de nuevo el mismo bien. Pero no se puede aplicar la depreciación en reparaciones. Una reparación no puede depreciarse nunca, porque es el arreglo de algo que está en buen estado que se ha roto para dejarlo en estado de funcionamiento, anterior a la rotura. Se calcula mediante la estimación de las unidades producidas anualmente y no en función de su vida útil. Cuando un coche puede ser arreglado, hay que contabilizar por separado el gasto de reparación y la indemnización que recibiremos de la aseguradora

Arpem responde

¿Es legal que me apliquen una depreciación en la indemnización tras un siniestro?
Tuve un accidente por alcance y he reclamado a la compañía culpable dos sillas de automóvil para niños. Me dicen que deben aplicarme una depreciación en el valor de las sillas. ¿No tengo derecho a unas sillas nuevas? ¿Me tengo que conformar con lo que me den?

A la hora de indemnizar tras un siniestro, las compañías suelen aplicar una depreciación de los objetos siniestrados en función de su antigüedad y de su uso.
Deberá entregar la silla dañada a la aseguradora, y pedir de forma amistosa el valor de afección (un pequeño porcentaje sobre el valor de mercado) o el valor de mercado (el coste que tiene una silla de similares características y antigüedad. La finalidad de una indemnización es restituir a la persona perjudicada la situación de sus bienes anterior al accidente, no que éste se enriquezca. Si no está conforme, puede reclamar a través de un abogado de su compañía si su póliza incluye una cobertura de reclamación de daños.

Te interesa
¿Qué es la depreciación por desgaste?

La depreciación por desgaste se produce cuando aquello que era nuevo, por su uso, va llegando al final de su vida útil. Un ejemplo claro sería la depreciación que sufre un neumático de un vehículo que va perdiendo valor a medida que va consumiendo kilómetros. Por tanto, hay ciertas máquinas, muebles, edificios, etcétera, que van perdiendo valor por desgaste. Para evitar este tipo de depreciación hay que mantener y cambiar aquellas partes desgastadas por otras nuevas. De este modo el seguro no aplicará depreciación o demérito por este concepto. El perito debe estimar el valor de depreciación en función de la vida consumida, de forma que el bien tiene menos valor cuanta menos vida útil le quede. Pero un perito jamás aplicará descuentos por depreciación a un útil o máquina que haya seguido un riguroso programa de mantenimiento que haga que esté perfectamente actualizado durante muchos años. Las reparaciones y restituciones de los daños no deben ser sometidas a ningún tipo de devaluación, porque prima el llamado principio de restitución –restituir algo a su situación anterior al siniestro–, sin que implique un gasto para el afectado.

¿Sabías que…?
A la hora de calcular el valor de un coche actualmente, a cuánto lo podremos vender o cuánto costó en su día, debemos distinguir entre:

  • El valor venal: es el que tenía el vehículo justo antes de sufrir un siniestro, sin tener en cuenta ni kilómetros, ni el estado en el que se encontraba, aunque sí a los elementos instalados para mejorar el confort y la seguridad.
  • El valor de nuevo: es el que posee el vehículo en el momento de su venta. Se calcula teniendo en cuenta su coste, el transporte, el impuesto de matriculación, el IVA o los descuentos, así como los elementos extra que añadan confort y seguridad. En este caso, el valor de pago en caso de siniestro o accidente será el que tenía el vehículo recién efectuada la compra.
  • El valor de mercado o valor de reposición: este precio contempla elementos con el kilometraje, el estado del vehículo o la demanda actual que existe en el mercado, una consideración mucho más realista. Este es el valor más común a la hora de considerar una indemnización del vehículo.
RESUMEN
  • Los vehículos se deprecian, es decir, pierden valor desde el mismo momento en que salen por la puerta del concesionario y continúan haciéndolo a lo largo de los años.
  • Para calcular la depreciación de un vehículo, se toma como referencia una tabla oficial de porcentajes publicada por el Ministerio de Economía y Hacienda.
  • A parte del paso del tiempo y de la antigüedad tiene un cierto peso en el valor de un coche la popularidad del modelo en el mercado, su estado y la demanda.
  • No es lo mismo el valor de nuevo, el valor venal o el valor de mercado. Hay que entender bien estos conceptos a la hora de saber cómo calcula tu aseguradora la indemnización de un coche tras un siniestro.
FAQ
¿Qué factores influyen en la depreciación de un bien?
¿Cómo se calcula la depreciación de un vehículo?
¿Cómo se calcula el valor de un vehículo a la hora de indemnizar tras un siniestro?

Fuentes

  • https://boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2017-15284
Deja tu valoración

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!