Ilustración: Arpem.com

A veces, se trata de pequeños arañazos o abolladuras en la chapa que no impiden que el coche pueda circular. En otras ocasiones, los daños son mayores e implican rotura de lunas, de espejos retrovisores e, incluso, que el vehículo acabe calcinado por las llamas.

Tenga la gravedad que tenga un acto de vandalismo, si el responsable está identificado, será él mismo quien deberá pagar por los desperfectos ocasionados. Sin embargo, cuando no se conoce al autor de los hechos, el que puedas ser finalmente indemnizado dependerá únicamente de tu póliza de seguro del coche. ¿Quieres saber si la tuya te cubre?

En este artículo encontrarás:

¿Qué necesitas para tener cubiertos los daños por vandalismo?

Lo que marca la diferencia a la hora de tener garantizados los daños ocasionados por vándalos es tener contratada la cobertura de daños propios, puesto que es la que cubre los actos malintencionados causados por terceros, siempre que los desperfectos no puedan ser asumidos por otras coberturas como la de incendio, robo o rotura de lunas o en aquellos casos en los que el tercero culpable ha sido identificado.

Comparar seguros de coche

Actos vandálicos en la cobertura de daños propios

Ejemplo:

Te rompen el espejo retrovisor, te arañan la carrocería o te destrozan alguna parte del coche sin otro fin más allá que causar daños. En este caso, la falta de ánimo de lucro lo convierten en un siniestro por vandalismo. En este caso, la aseguradora sólo pagará los desperfectos si tienes incluida la cobertura de daños propios.

La compañía de seguros debe hacerse cargo de todos los daños hasta el límite fijado en las condiciones generales de la póliza. Solo los seguros a todo riesgo incluyen esta garantía. Si la póliza es con franquicia, de la indemnización a recibir se descontará el importe de la propia franquicia, de la que se hará cargo el propio asegurado.

En una póliza a terceros, como su propio nombre indica, están cubiertos los daños que podamos causar a terceras personas, pero no los daños que sufra el vehículo asegurado. Sin embargo, puedes ampliar esta modalidad de seguro con otras coberturas como las antes mencionadas de robo, incendio o rotura de lunas.

Daños en los cristales del coche

Si alguien te rompe la luna trasera o delantera del coche, o alguna de las ventanas laterales, con el propósito de causar daños, estos serán reparados o sustituidos por tu seguro siempre que tengas incluida la rotura de lunas. Si los daños son causados como consecuencia de un robo o de un incendio, serán sus respectivas coberturas específicas las que lo reparen.

La rotura de lunas excluye los daños en espejos retrovisores y sólo algunas compañías cubren los producidos en techos solares (aunque vengan de serie) o en las lunas tintadas, cuando estas han sido instaladas con posterioridad a su salida de fábrica.

Daños tras un incendio

Si te queman el vehículo está claro que se trata de un acto vandálico, porque la única intención es causar daños y no existe, por tanto, ánimo de lucro. En este supuesto, si tienes un seguro a terceros ampliado o a todo riesgo, tu compañía te pagará una indemnización a través de la cobertura incendio, aunque existen diferencias importantes entre lo que ofrecen unas aseguradoras y otras, en función de los años de antigüedad del vehículo.

Esta cobertura también entra en juego si el incendio es causado por una avería, por un incendio forestal u otros fenómenos atmosféricos.

Robo del vehículo

El robo se produce cuando alguien tiene ánimo de lucro. Si un delincuente fuerza la cerradura del coche para llevárselo pero no lo consigue, es un claro intento de robo, no de vandalismo. Por este motivo, la compañía te reparará los daños causados a través de la cobertura de robo, incluida en seguros a terceros ampliado y a todo riesgo.

Ten en cuenta que, si el delincuente no se lleva el coche, pero te roba los accesorios opcionales del vehículo y/u otros objetos personales, sólo algunas compañías te pagarán una determinada cantidad por estos bienes.

Consorcio de Compensación de Seguros

El Consorcio no se hace cargo de los daños causados por vandalismo, salvo algunas excepciones como actos que son consecuencia de tumultos populares o los ocasionados violentamente como consecuencia de terrorismo, rebelión, sedición o motín.

¿Qué pasa si el vándalo es identificado?

En el caso de que la persona que ocasiona los daños en el vehículo, si tienes contratada la cobertura de defensa jurídica y reclamación de daños, tu compañía de seguros debe ayudarte a reclamarle los daños, puesto que será el culpable quien deba responder de los hechos.

Tu aseguradora debería pagarte los daños ocasionados aunque no tengas contratada una cobertura específica, y después será ella quien reclame las cantidades abonadas a la parte responsable.

RESUMEN

  • Los actos vandálicos están siempre garantizados si tienes contratado un seguro a todo riesgo, con cobertura de daños propios.
  • Según la naturaleza del siniestro, algunos actos vandálicos pueden estar cubiertos por las coberturas de lunas, robo o incendio, es decir, no necesitarías tener un seguro a todo riesgo.
  • El Consorcio de Compensación de Seguros no cubre los actos vandálicos, salvo que hayan sido daños ocasionados en tumultos populares, por actos de terrorismo, rebelión, sedición o motín.
  • Si existe un tercero responsable identificado, podrás reclamarle los daños con ayuda de tu compañía de seguros.
Comparar seguros de coche

FAQs – Preguntas frecuentes

¿Qué es un acto vandálico?

El acto de vandalismo es un delito que se produce cuando una persona destruye o profana los bienes de otra persona sin permiso. Algunos actos de vandalismo frecuentes en coches son la rotura de cristales, rayones en la carrocería o pinchazo de neumáticos.

¿Debo denunciar un acto de vandalismo en mi coche?

Por supuesto, debes denunciarlo lo antes posible ante la autoridad. Puedes hacerlo de forma presencial en las dependencias policiales, o también vía telefónica en el 091 o en el 112.

¿Cuánto de paga el seguro si te queman el coche?

La aseguradora te pagará una cantidad determinada en función de la antigüedad y características del vehículo en el momento del incendio. Lo habitual es que durante los dos primeros años desde la matriculación del coche es que te paguen el valor de nuevo, mientras que a partir del tercer año suelen pagar a valor venal o, como mucho, a valor venal mejorado en un 30%.