Prueba KEEWAY RKV 125

POR EL CAMINO ACERTADO

No todas las marcas aciertan al desarrollar una nueva moto. La experiencia acumulada con los años de fabricación, contar con los ingenieros que sepan desarrollar el producto, e incluso un departamento de marketing encargado de definir cómo tiene que ser esa nueva moto son claves en el desarrollo. Bien, pues Keeway ha acertado en el desarrollo de la nueva RKV.

  

POR EL CAMINO ACERTADO

Hace un par de años tuve la suerte de visitar China, más concretamente estuve en Chongqing, una “megaciudad” de 30 millones de habitantes, bastante fea, bastante perdida en el centro de China y que presume de ser la “ciudad de la moto”. De hecho, allí se fabrican unas 10 millones de unidades al año. keeway rkv 125Me enseñaron alguna fábrica de motos, me contaron cómo llegaban “importadores” europeos a comprar motos por contenedores. Ellos las hacían al precio que les pedían, con el nivel de calidad que les pedían...y con la marca que les pedían. De hecho, alguna de esas fábricas, no hace mas de 10 años se llamaba “Fabrica de Armas nº 159 de la República Popular...” Es decir, tienen un “serio problema” con eso de la importancia de la marca: aquello de que que te conozcan y que tus productos sean reconocibles bajo una marca y que esa marca sea sinónimo de calidad. Para ellos eso no era importante, y por eso hacían las cosas así.

Pero esto está cambiando en China. Van aprendiendo estos principios tan básicos que en Europa sabemos desde niños, pero que en China no han sido necesarios hasta ahora. Con su potencial de fabricación, China puede hacer buenas motos; sólo hacer falta las ganas de hacerlo, y que el mundo lo sepa. Keeway, como sabréis muchos, es una marca china. Realmente se llama Qianjiang y no está en Chongqing, pero es una de las grandes: de sus fábricas salen más de 1,2 millones de motos al año; y han sido de los primeros en querer hace las cosas bien. En vez de esperar a que llegue algún desaprensivo pidiendo dos contenedores de 125cc a 300$ la unidad para vender en Europa y desaparecer, quisieron implantarse directamente aquí. Aquello sucedió ya en 1999 cuando fundaron Keeway, un nombre más fácil de recordar para nosotros que Qianjiang. Ahora son propietarios de Benelli, tienen en Italia un centro de desarrollo y son conscientes de que Keeway, su propia marca, no puede hacer “chapuzas” por que si no no llegarán lejos. Por eso, con cada novedad de Keeway que probamos, más convencidos estamos de que no todas las marcas chinas son iguales y que allí, igual que en cualquier otro lado del mundo, pueden hacerse las cosas bien.

keeway rkv 125La RKV es una prueba de todo este “rollo” que te he contado. Estéticamente conseguida, cuando la pruebas sorprende gratamente. La ves, miras su precio “ de chollo”, y su motor bastante simple, de aire, dos válvulas y cambio de 5 velocidades y te imaginas que estás ante una moto muy básica pero “tuneada” en su apariencia para “parecer” algo más. Sin embargo hay algo más cuando te montas. Anda bien, es cómoda y está bien terminada.

Horquilla invertida, dos amortiguadores traseros con regulación de precarga, botella separada y de estética muy “streetfighter”, discos lobulados, cuadro digital, faro con óptica de superficie compleja...no falta detalle para impresionar, desde luego. Los logos del depósito están hechos de resina en relieve, de calidad, la pintura y la decoración está bien terminada y tiene detalles prácticos como caballete y pata de cabra lateral. Bien equipada. Por la parte que menos “convence”, no hay hueco bajo el asiento ni ninguna guantera para dejar ni siquiera la documentación, algo importante en una moto de ámbito ciudadano. Y la desconexión del motor al desplegar la pata lateral es total: es decir, hasta en punto muerto, por lo que no la puedes dejar sobre esa pata mientras que calienta.



CÓMO VA

Es una moto de tamaño bien estudiado. Ni en el intento de que parezca una moto mayor se han pasado “estirando” ni por aquello de contener peso y conseguir prestaciones se han quedado en tamaño “bicicleta”. Nada más subirte ve que todo está a mano, todos los mandos trabajan con suavidad, las estriberas bien colocadas, manillar...etc. La posición es cómoda, te puedes tumbar, estirar o lo que quieras, tienes sitio para ello. Arrancarla requiere, además de lo normal, tirar del aire: el motor es de carburador y el mando del estárter está en el manillar, al lado del puño izquierdo. Eso si, acuérdate de quitar la pata de cabra. Si no, no arranca.

Llega la primera sorpresa “agradable”: Apenas vibra y el sonido que emite el escape es ronco, de moto mayor. El cambio tiene un accionamiento correcto y como el tamaño de la moto no es muy grande, maniobrar con ella es fácil: a pesar de la horquilla invertida, gira bien. En los primeros metros la moto es agradable. Es capaz de salir desde poco más de 3.000 rpm y llega sin problemaskeeway rkv 125 hasta la zona roja a las 10.000 rpm. Según Keeway, a 9.000 rpm llegas a la máxima potencia, unos 11 Cv.

En la carretera rueda bien alrededor de los 90 ó 100 Km/h. Llegas a verle rondar los 120 Km/h en el marcador y no se queda muy lejos (117Km/h de GPS), eso sí, ayudándola un poco con un poco de cuesta abajo. Pero hasta “dándole leña” así, aunque las vibraciones aparecen, siguen tan contenidas como en cualquier 125 cc monocilíndrica de las , digamos ,más caras. En las curvas es ágil, lo que permite rodar con soltura. Si le buscas una conducción más sport, se comporta, aunque no es una deportiva. Los frenos tienen buen mordiente, el tacto en la maneta y el pedal de freno es correcto, no perfecto, pero si bueno y sólo cuando te pasas mucho empiezan a desfallecer: no va a ocurrirte en una carretera normal, vamos. Si frenas muy fuerte hasta detener la moto (o casi) si notarás que transmite una cierta vibración en el tren delantero: los rodamientos de dirección podrían ser mejores, un mal endémico todavía de las motos de origen chino.



EN CONCLUSIÓN

La Keeway RKV 125 es una gran opción para el que busque algo más que una moto básica a un precio muy bueno. En conjunto, la moto va bien, es cómoda y tiene una línea original y atractiva. Por acabados y sobre todo, equipamiento, es una moto de buen nivel y aunque hay aspectos mejorables (rodamientos de la dirección o desconexión del motor con la pata de cabra), la RKV convence para una utilización ciudadana con salidas de cortas en carretera e incluso para aquellos que quieran hacer una conducción ligera, sin meterse en lo “radical deportivo”. En resumen, por 1.799 €, pocas opciones tan completas y fiables como esta Keeway

Equipamiento probador:

- Casco: LS2 Modular

- Protector Cervical: Moveo Brace Dynamic

- Chaqueta: Halvarssons Proximo (Cedida por 2TMoto)

- Guantes: Hebo

- Botas: Axo



A favor

- Una naked de aspecto sport, cómoda y a buen precio

En contra

- Rodamientos de dirección y desconexión del motor con la pata de cabra

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “Dani Racing”
Fotos: Miguel Méndez
Septiembre 2011

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar