Ilustración: Arpem.com

Las pólizas de seguros a todo riesgo se diferencian de las pólizas a terceros en que las primeras garantizan los daños propios que se produzcan en tu vehículo por un accidente en el que seas responsable, independientemente de si los desperfectos son leves o de gran magnitud. Con un seguro a terceros no tienes derecho a reparar los daños del coche ni a recibir una indemnización cuando tienes un accidente con culpa. Sin embargo, hay una cobertura que garantiza esta protección y que puedes añadir a algunas pólizas a terceros.

En este artículo encontrarás:

¿Qué es la cobertura de pérdida total?

Existe una cobertura poco conocida que puedes incluir en algunas pólizas a terceros para garantizar una indemnización en caso de producirse un siniestro total, es decir, no cubre los daños leves o parciales. Se trata de la cobertura por pérdida total. Esta modalidad de seguro, que generalmente se denomina terceros con pérdida total, es más económica que un seguro a todo riesgo y con ella puedes asegurarte ante el riesgo de tener un accidente grave, asumiendo por tu parte los golpes de menor calado como roces o golpes de chapa.

¿Cómo se evalúa si un coche es siniestro total?

Para determinar cuándo un vehículo se considera siniestro total, las aseguradoras comparan el coste de la reparación con el valor venal del vehículo. Así, cuando el coste de la reparación supera el valor venal, el vehículo será declarado siniestro total, aunque hay compañías que lo hacen cuando el valor del primero es superior al 75% del valor del segundo. Otras compañías lo hacen a partir del 100%. En algunos casos, la cobertura se calcula por la antigüedad del vehículo o por el valor de nuevo, dependiendo del producto contratado.

¿En qué compañías puedo encontrar esta cobertura?

En muchas ocasiones, sobre todo cuando sufrimos momentos de dificultad económica, no se formalizan seguros a todo riesgo desde el principio de la compra del nuevo vehículo, porque es cara, y, en su defecto, lo más adecuado es contratar la cobertura de Pérdida Total. Es importante tener en cuenta esta cobertura también para los nuevos vehículos, ya que éstos, nada más salir del concesionario sufren una depreciación aproximada del 30%. La cobertura de pérdida total suele estar incluida en todos los seguros a todo riesgo, pero no todas las compañías la ofrecen en los seguros a terceros ampliados. Algunas entidades con las que puedes contratar esta cobertura son Asegrup, AXA, Caser, Fiatc, Génesis, Helvetia, Liberty, Mussap, Ocaso, Regal, Seguros Bilbao y Zurich.

¿Qué pasa con mi coche si tras un accidente lo declaran siniestro total?

Cuando un coche es declarado siniestro total la cosa no es tan sencilla como recibir la suma acordada. Si quieres arreglar el coche de todas formas, con el dinero que recibas podrás ir al taller a reparar el coche. Pero si no te interesa arreglarlo, tienes que asumir la responsabilidad del vehículo y encargarte de llevarlo al desguace y darlo de baja. En cualquier caso, a la indemnización que te corresponde la aseguradora le restará el importe correspondiente a lo que llaman «los restos». Es decir, que te van a descontar el valor de la chatarra. En teoría, tú vas a cobrar todo, puesto que en el desguace te van a pagar «al peso» los restos de tu coche. En caso de que los restos queden en poder de la compañía, deberás otorgarle un mandato especial para que, en tu nombre y representación, proceda a reparar total o parcialmente, vender o transferir los restos de tu vehículo. Para esto, debes suscribir y entregar los documentos que sean necesarios para legalizar la transferencia de dominio.

Te interesa
Algunos conceptos para entender la cobertura de pérdida total

He aquí algunos conceptos importantes para entender la cobertura de pérdida total, a la hora de calcular el precio del coche.
Valor Venal: El precio de venta del vehículo asegurado inmediatamente antes de que ocurra el siniestro.
Valor Venal Mejorado: Por ejemplo Valor venal + 50% de la diferencia entre el valor de nuevo y el valor venal o Valor venal + 30%.
Valor de Nuevo: El precio total de venta en estado de nuevo del vehículo asegurado, incluidos los recargos e impuestos, excepto cuando sean fiscalmente deducibles por el propietario, así como los accesorios incorporados de serie garantizados en la Póliza. Si ya no se fabrica o no figura en los catálogos de las casas vendedoras u organismos oficiales, se aplicará como valor de nuevo el correspondiente a un vehículo de análogas características.
Valor de Mercado: El precio por el que normalmente puede adquirirse en el mercado de vehículos de segunda mano, un vehículo de la misma marca, modelo y antigüedad al vehículo asegurado en el momento inmediatamente anterior al siniestro. Igual criterio se seguirá para los accesorios.

¿Sabías que…?
También puede ser declarado siniestro total un coche que ha sido robado, cuando el coche robado no aparece o aparece, pero con daños demasiado grandes (es relativamente frecuente encontrar coches robados incendiados) en los que resulte más cara la reparación que el propio coche. En esos casos, la aseguradora declarará nuestro coche como siniestro total e indemnizará por el valor del vehículo según la antigüedad o el valor de nuevo del mismo. Esa indemnización se podrá emplear en la reparación del coche, cuando sea posible, o en la compra de un nuevo automóvil.

Consejo del experto de Arpem

En el caso de que tengas un vehículo con varios años de antigüedad asegurado a todo riesgo y no tengas claro cuándo pasar a un seguro a terceros por miedo a las consecuencias de sufrir un siniestro total que te deje sin vehículo y sin indemnización, puedes optar por contratar un seguro a terceros con cobertura de pérdida total, que aunque no te cubrirá los daños parciales del coche, sí que estarás cubierto ante las consecuencias fatales de cuando se declara la pérdida total del vehículo, ya sea por un robo, un incendio o por daños propios.

Resumen

  • Con un seguro a terceros no tienes derecho a reparar los daños del coche ni a recibir una indemnización cuando tienes un accidente con culpa, a diferencia de lo que pasa con un seguro a todo riesgo.
  • Existe la cobertura de pérdida total, poco conocida, que se puede incluir en algunas pólizas a terceros y que garantizan una indemnización en caso de siniestro total.
  • Es más económica que un seguro a todo riesgo y puedes asegurarte ante un accidente grave.
  • Para determinar cuándo un vehículo se considera siniestro total las aseguradoras comparan el coste de la reparación con el valor venal del vehículo. El precio de venta del vehículo asegurado inmediatamente antes de la ocurrencia del siniestro.
  • Es importante tener en cuenta esta cobertura para los nuevos vehículos, ya que estos, nada más salir del concesionario sufren una depreciación aproximada del 30%.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Qué es una cobertura de pérdida total?
Es una cobertura poco conocida que puedes incluir en algunas pólizas a terceros para garantizar una indemnización en caso de producirse un siniestro total.
¿Se puede utilizar para ampliar algunas pólizas a terceros?
Efectivamente, esta modalidad de seguro, que generalmente se denomina terceros con pérdida total, es más económica que un seguro a todo riesgo y con ella puedes asegurarte ante el riesgo de tener un accidente grave en el que el vehículo sea declarado como pérdida total.
¿La póliza a terceros ampliado con pérdida total cubre los golpes menores?
No, los seguros a terceros ampliado con cobertura de pérdida total no indemnizan frente a daños leves o parciales que le ocurran al vehículo.
¿Cómo se evalúa la indemnización por siniestro total?
Para determinar cuándo un vehículo se considera siniestro total las aseguradoras comparan el coste de la reparación con el valor venal del vehículo, es decir, el precio de venta del vehículo asegurado inmediatamente antes de la ocurrencia del siniestro.