¿Mi seguro a terceros puede cubrir la pérdida total del coche?

Agus J. Gutierrez

Cada vez que subes a tu coche, las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico siempre están presentes. Un accidente puede tener consecuencias impredecibles, incluyendo la pérdida total del coche. Si no tienes un seguro a todo riesgo, tu economía familiar se puede afectar en gran medida. Pero, ¿sabías que existen seguros a terceros con cobertura de pérdida total? Hoy vas a descubrir algunas claves importantes sobre este tipo de pólizas.

siniestro total del coche

Daños propios y daños a terceros, diferencias para la aseguradora

Un accidente de tráfico puede tener múltiples grados, efectos y afectaciones. Desde una simple colisión con ligeros daños a la carrocería hasta accidente de gran magnitud con daños personales y materiales cuantiosos. En este último caso, las consecuencias físicas pueden ir desde lesiones hasta lamentables fatalidades. Pero, a su vez, las aseguradoras se preocupan mucho por establecer varios elementos inherentes al siniestro.

Aunque está claro que el resguardo y atención sanitaria a las víctimas, es siempre una prioridad, el establecimiento de las causas es también muy importante. La policía y los diferentes peritos de las aseguradoras, trabajan arduamente en reconstruir un accidente en búsqueda de orígenes y causas. Asimismo, se concentran en establecer culpabilidades y cuantificación de los daños.

Todo este proceso de investigación tiene como objetivo establecer la culpabilidad del accidente y la cuantía de los daños a reparar. De acuerdo con la Ley de Responsabilidad Civil, el vehículo declarado culpable deberá cubrir los daños personales y materiales a las víctimas.

Y, esta es básicamente la esencia de la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil. Estas pólizas actúan como garantía económica de reparación de daños y costes de atención médica a las víctimas de un accidente vial.

Si eres la víctima, es decir, que en el peritaje posterior al accidente se determina que tú no has sido el culpable, la cosa es bastante simple. La póliza de responsabilidad civil de la otra parte pagará los daños. De forma inversa, si tú eres el culpable, es tu seguro a terceros el que deberá responder por los daños causados en el accidente. Hasta aquí, todo está más o menos claro. Pero, ¿qué pasa con los daños propios si tú eres el culpable del accidente? Fíjate cómo la cobertura depende del tipo de póliza que elijas.

Daños propios: Tipos de póliza

Si eres el culpable del accidente y tu vehículo ha sufrido daños, el seguro a terceros de la otra parte estará excluido de cualquier cobertura. O sea, serás tú el único responsable de pagar por tus propios daños sin importar la magnitud o naturaleza de los mismos. Y, es aquí cuando el tipo de póliza que tengas contratada tiene mucho que ver.

Para los conductores que se han decantado por un seguro a todo riesgo, la cobertura de los daños propios está garantizada. Sin embargo, aquí hay dos modalidades que debes conocer, seguros a todo riesgo con y sin franquicia. Si has elegido un seguro sin franquicia, la aseguradora cubrirá la totalidad de la reparación. Pero, si tienes una franquicia, cualquier reparación por debajo del monto fijado, deberá ser pagada por ti.

Si has elegido las opciones más económicas, es decir, las modalidades de seguros a terceros y a terceros ampliado, tenemos malas noticias. En estos dos tipos de póliza, los daños propios están absolutamente excluidos de la cobertura de la aseguradora. A menos, que se trate de un siniestro o pérdida total. Mira algunas opciones dependiendo de la aseguradora y la póliza. 

¿Qué ocurre si mi coche es declarado pérdida total?

Aunque puede parecer un concepto fácil de comprender, en la práctica, la pérdida total no es algo sencillo de asimilar por muchos asegurados. Según la Ley del Contrato de Seguro, la pérdida total es un tipo de siniestro con diferentes elementos a considerar. Todos ellos, implican un tipo de afectación que genera dos tipos de pérdidas: la desaparición del bien objeto del seguro y las reparaciones superiores al valor del vehículo. Vamos a analizar cada una de ellas.

Desaparición del objeto del seguro

Al momento de contratar una póliza de seguro para un coche, el vehículo en sí mismo es el objeto del seguro. Es decir, la póliza se basa en la cobertura de los daños que pueda generar tu coche y/o los daños que sobre él se puedan producir. En términos sencillos, el coche es toda la raíz y esencia del seguro, por lo que, al desaparecer, se pierde la finalidad del contrato y, por ende, se extingue la póliza.

Dicho de otro modo, si el coche desaparece por hurto o robo, el seguro procede a activar las cláusulas de extinción del contrato. Lo mismo sucede en siniestros como incendios totales o daños por eventos que destruyan de forma total el vehículo. 

Daños superiores al valor del vehículo 

Estos casos son comunes cuando un siniestro produce daños materiales que requieren de reparaciones para recuperar la funcionalidad, estética y/o seguridad del vehículo. Al momento de analizar el presupuesto de reparaciones, si el coste de las reparaciones excede el valor del vehículo, la aseguradora puede declararlo como pérdida total. 

En cualquiera de los casos, la aseguradora tiene la potestad de ofrecerte la reposición del valor del vehículo a través de diferentes valoraciones. Todo ello dependerá del tipo de póliza.

Seguros a terceros ampliado: Una opción para la pérdida total

Cuando suceden cualquiera de los dos supuestos anteriores, la desaparición o daños superiores al valor del vehículo, se declara la pérdida total. Por lo general, existe la creencia errónea entre los conductores que sólo las pólizas a todo riesgo cubren las pérdidas totales.

Sin embargo, una modalidad que ha ganado popularidad entre los propietarios de vehículos es la póliza a terceros ampliada. Este tipo de seguros de coche cubre la obligación de la responsabilidad civil y ofrece cobertura ante una pérdida total. Este tipo de seguros es conveniente en estos casos:

Vehículos con mayor antigüedad

Para coches con mayor antigüedad, pero que aún tienen un valor significativo, una póliza a terceros ampliada puede ser una excelente opción. Este tipo de seguro ofrece una cobertura suficiente para proteger contra riesgos comunes sin los costes de una póliza a todo riesgo, que puede no ser rentable para coches más antiguos.

Presupuesto limitado

Si tu presupuesto es limitado, pero aún deseas una protección adecuada para tu vehículo, una póliza a terceros ampliada puede ser la solución perfecta. Proporciona una cobertura más completa que la póliza a terceros básica por un coste adicional razonable.

Alta exposición a riesgos de robo o incendio

Si vives en una zona con alta incidencia de robos de vehículos o incendios, contar con una póliza a terceros ampliada puede ofrecerte la tranquilidad que necesitas. La protección adicional contra estos riesgos comunes te ayudará a evitar gastos inesperados y significativos.

Desplazamientos frecuentes

Para aquellos conductores que realizan desplazamientos largos con frecuencia, la asistencia en carretera incluida en muchas pólizas a terceros ampliada puede ser invaluable. Este servicio garantiza que recibirás ayuda rápida en caso de avería o accidente, reduciendo los inconvenientes y costes asociados.

El seguro a terceros ampliado, así como las pólizas a todo riesgo tienen sus propias condiciones particulares establecidas en el contrato. Aunque existen muchas variaciones entre aseguradoras, estas son algunas de las formas de indemnización más frecuentes.

Indemnización por siniestro total del vehículo

Es importante conocer que cada aseguradora tiene sus propias políticas de indemnización y pago de coberturas. La diferencia entre las empresas radica en la perspectiva que tiene el seguro en lo referente al valor por el cual se considera el pago de la pérdida total

Hay tres tipos de valores que consideran las aseguradoras para calcular el valor de un coche que se ha declarado como pérdida total. Estos son los más usados:

  • Valor venal: El valor venal es el valor que tenía el vehículo en el mercado justo antes del accidente o siniestro. Este valor tiene en cuenta la depreciación del coche con el tiempo debido al uso y al desgaste natural. Es comúnmente utilizado por las aseguradoras porque refleja el precio de reventa del vehículo en el momento del siniestro.
  • Valor de mercado: El valor de mercado es similar al valor venal, pero puede incluir factores adicionales como el estado de conservación del vehículo, kilometraje, y otras características específicas del coche. Es una evaluación más detallada que puede dar como resultado una compensación ligeramente superior al valor venal.
  • Valor inicial: El valor inicial, también conocido como valor de nuevo, es el precio de compra del vehículo cuando era nuevo. Algunas pólizas de seguro ofrecen la opción de indemnizar basándose en el valor inicial si el siniestro ocurre dentro de un periodo específico desde la fecha de compra, generalmente durante los primeros dos años. Esta opción es menos común y normalmente está disponible en pólizas a todo riesgo.

Ahora bien, para que el seguro inicie el proceso de pérdida total, hay una serie de procedimientos, fíjate en los más usuales:

Proceso de indemnización por pérdida total

1. Evaluación del daño: El primer paso en el proceso de indemnización es la evaluación del daño por parte de un perito de la aseguradora. Este profesional inspeccionará el vehículo y determinará si los daños justifican la declaración de pérdida total según los criterios establecidos en la póliza de seguro.

2. Determinación del valor del vehículo: Una vez confirmada la pérdida total, la aseguradora determinará el valor del vehículo utilizando uno de los valores mencionados anteriormente (valor venal, valor de mercado o valor inicial). Es crucial entender cuál de estos valores utiliza tu póliza para evitar sorpresas.

3. Cálculo de la indemnización: La indemnización se calculará basándonos en el valor determinado. Es importante tener en cuenta que, en algunos casos, se pueden deducir ciertas cantidades como el valor de los restos del vehículo (si es que estos tienen un valor de reventa) o cualquier franquicia aplicable según la póliza.

4. Pago de la indemnización: Finalmente, la aseguradora procederá a realizar el pago de la indemnización. Este pago puede realizarse de una sola vez o, en algunos casos, puede incluir opciones de reparación o reemplazo del vehículo dependiendo de la póliza contratada.

Es muy importante que sepas que aunque estos pasos son comunes a muchas empresas, no es un estándar de procedimientos. Cada empresa tiene sus propias metodologías, análisis, descuentos y bonificaciones. 

Para analizar con detalle las aseguradoras y tipos de pólizas más convenientes para ti, te recomendamos analizar el mercado de manera minuciosa. Esta tarea puede simplificarse de forma muy eficaz con nuestra herramienta de comparación de seguros. En pocos minutos, y de forma 100% personalizada puede analizar la mayor cantidad de aseguradoras del mercado actual.

¿Sabías que?

En algunos casos, es posible que recibas la indemnización por pérdida total y conserves el vehículo. La aseguradora descontará el valor del vehículo después del accidente, lo que pagaría el desguace o una valoración por parte de un perito. Es muy importante que sepas que si un coche ha sido declarado en pérdida total, usualmente, se da de baja de la DGT. Por lo que, si quieres repararlo y recuperarlo, deberás iniciar el proceso de matriculación nuevamente.

Leer también: ¿Debo asegurar los accesorios de mi coche?

Los expertos de Arpem recomiendan

  • Estar informado sobre los valores utilizados para calcular la indemnización y los derechos que tienes como asegurado te da un mayor poder de negociación. Podrás argumentar mejor tus puntos y asegurarte de recibir una compensación justa por tu coche.
  • Entender los detalles de tu póliza y del proceso de indemnización te ayudará a evitar sorpresas desagradables en un momento ya de por sí estresante. Estar bien informado te permitirá tomar decisiones más acertadas y gestionar la situación con mayor tranquilidad.
  • Conocer cómo se calcula y se gestiona la indemnización por pérdida total te permite planificar mejor tus finanzas en caso de siniestro. Sabrás qué esperar y cómo gestionar los fondos recibidos para reemplazar tu vehículo de manera adecuada.
En Resumen…
  • La pérdida total es un tipo de siniestro en el que el objeto de la póliza (el coche) desaparece o su estado es tal que no tiene la utilidad inicial. Pero también se produce cuando el valor de la reparación supera el valor declarado o el valor que considera la aseguradora.
  • Las pólizas de seguros a terceros y a terceros ampliado no cubren daños propios. Sin embargo, las pólizas a terceros ampliado cuentan con distintas coberturas por pérdida total con algunas consideraciones particulares.
  • Las aseguradoras usan varios parámetros para calcular el valor de un vehículo en pérdida total. Este valor varía entre aseguradoras, lo mismo que el procedimiento de valoración de daños y pago de la indemnización por siniestro total.
FAQ
¿El seguro cubre la pérdida total si me hurtan el coche?
¿Qué pasa si la pérdida total es causada por el otro vehículo y no tiene seguro?
¿El seguro a terceros incluye indemnizaciones a las víctimas?

Fuentes

  • Seguro de Responsabilidad Civil

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2004-18911

  • Ley del Contrato de Seguro

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1980-22501

  • Siniestro total, ¿qué es?

https://www.pelayo.com/seguros-coche/preguntas-frecuentes/que-es-siniestro-total-coche

Deja tu valoración
Agus J. Gutierrez

Soy redactor desde hace más de 15 años. Mi especialidad está en el mundo de los servicios y muy especialmente, en el sector asegurador y financiero. Mis textos tratan de informar desde una óptica amena, fluida y siempre pensando en los beneficios del lector como objetivo de cada artículo. Arpem me ha dado la oportunidad de trabajar con personas que comparten mi visión sobre el bienestar del cliente como único propósito. Aquí he encontrado esa combinación única de pasión, compromiso y entrega en cada faceta del servicio.

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!