Ilustración: Víctor López

Hurto y robo son dos palabras que designan la apropiación indebida de un bien ajeno. Sin embargo, existe una importante diferencia entre una y otra. Un robo implica violencia, amenaza o uso de la fuerza para conseguir el propósito. En un hurto, por el contrario, no existe violencia o intimidación alguna a la hora de apoderarse del bien ajeno. Esta diferencia la tienen muy en cuenta algunas aseguradoras de coches, que limitan la cobertura sólo al robo. Es decir, si por un descuido te dejas las llaves puestas en el coche y alguien se lo llevan, no te van indemnizar.

Para estar totalmente protegido frente a la sustracción de tu vehículo, es imprescindible que tengas contratada la cobertura de robo -disponible de serie en seguros a todo riesgo y de manera opcional en las pólizas a terceros- y comprobar que no excluye el hurto.

A continuación, mostramos la respuesta que dan al hurto las principales aseguradoras dentro de la cobertura de robo: