Dejas tu coche a un amigo o familiar joven para hacerle un favor, con tan mala suerte que tiene un accidente en el que resulta herido y el vehículo queda dañado. A la hora de reclamar a tu seguro, te dicen que al tratarse de un conductor joven menor de 25 años no se hacen cargo de ningún gasto que se haya producido el conductor culpable y el propio vehículo.

En el caso de que se hayan producido daños a terceros, la compañía pagará las indemnizaciones a los perjudicados sin que tenga derecho de repetición contra el propietario o el conductor, ya que no es una causa prevista en el artículo 10 de ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Las aseguradoras disponen en sus condiciones generales de un apartado de exclusiones en el que determinan qué personas no pueden conducir el vehículo, siendo los menores de 25 o 26 años los más perjudicados.

Estas son las pólizas de nuestro comparador que tienen esta exclusión:

Puedes ver más información sobre las pólizas y sus coberturas en nuestro buscador de pólizas online.