Una póliza a todo riesgo con cobertura de daños propios es el seguro más caro de todos y cubre todos los desperfectos que puedas causar a tu vehículo a consecuencia de un siniestro provocado por ti. Sin embargo, existe otra cobertura menos conocida, con algunas similitudes, que está incluida en algunas pólizas a terceros y que supone una opción más económica. Se trata de la garantía de pérdida total.

En este artículo encontrarás:

¿Qué es la garantía de pérdida total?

Aunque no todas las aseguradoras ofrecen su contratación, es más económica que un todo riesgo. Por eso, si tienes pensado quitar o incluir coberturas a tu póliza, es importante conocer su existencia. La cobertura funciona como la de daños propios, pero sólo indemniza cuando se produce un siniestro total. Es decir, no cubre los pequeños daños que puedas ocasionar al coche, como roces, golpes de chapa menores o, en definitiva, siniestros cuyo valor de reparación no alcance el valor determinado por la aseguradora para declararlo siniestro total.

¿Lo puedo combinar con un seguro a terceros básico?

Un seguro a terceros básico, por lo general, te cubre únicamente la responsabilidad civil de los daños que puedas causar a otra persona en un accidente de tráfico. Es el seguro más barato y es obligatorio para que puedas conducir un vehículo a motor en España. Adicionalmente, las compañías añaden otras coberturas para hacer las pólizas algo más completas, tales como la asistencia en viaje, el seguro del conductor o el vehículo de sustitución. Los daños en el vehículo sólo están cubiertos en el caso de contar con las coberturas de lunas, robo e incendio. Estaríamos entonces hablando de lo que comúnmente se conoce como un seguro a terceros ampliado. Pero para que este seguro a terceros cubra, además, los daños por siniestro total es necesario contratar la citada garantía de pérdida total.

¿Cuándo considera una aseguradora que hay siniestro total?

Cada aseguradora establece unas condiciones en sus pólizas para determinar cuándo se ha producido un siniestro total e indemnizar en consecuencia. Lo más común es que lo hagan cuando el coste de la reparación supere el 100% del valor venal del vehículo (el valor que tendría en caso de venderlo el día anterior al siniestro), aunque puedes encontrar algunas entidades que lo hagan a partir del 75% del citado valor.

¿Qué significa esta diferencia de porcentajes?

Esta diferencia de porcentajes tiene su importancia ya que, por ejemplo, si tienes un siniestro cuyos daños ascienden al 90% del valor venal, en el primero de los casos no estarías cubierto y la compañía no te pagaría absolutamente nada. En un caso así, tener un seguro a todo riesgo con daños propios podría salir más rentable.

¿Qué compañías consideran siniestro total a partir del 75% del valor venal?

Entre las compañías que tienen esta cobertura, aquellas que consideran que existe pérdida total cuando el coste de la reparación es superior al 75% del valor venal son AXA, Caser, Fiatc, Génesis, Helvetia, Liberty, Mussap, Ocaso, Regal, Seguros Bilbao y Zurich.

Coste de la reparación > 75%:

  • AXA
  • Caser
  • Fiatc
  • Génesis
  • Helvetia
  • Liberty
  • Mussap
  • Ocaso
  • Regal
  • Seguros Bilbao
  • Zurich

Coste de la reparación > 100%:

  • Allianz
  • Generali
  • Lagun Aro
  • MMT
  • Plus Ultra
  • Verti

¿A cuánto asciende la indemnización?

Tan importante es conocer cuándo un siniestro es total como saber la cantidad que, en ese caso, va a pagarte la aseguradora, ya que existen diferencias significativas entre unas compañías y otras. Una vez declarado el vehículo como siniestro total, la indemnización puede ser a valor de nuevo, a valor venal o a valor venal mejorado en un determinado tanto por ciento. Esto depende en gran medida de la antigüedad del vehículo (a contar desde su fecha de matriculación). Lo más habitual es que las compañías indemnicen por un siniestro total a valor de nuevo durante los dos primeros años de antigüedad, los dos siguientes a valor venal mejorado y el resto a valor venal. Sin embargo, hay algunas que pagan el valor venal ya desde el primer día, por lo que es importante que revises la letra pequeña de las pólizas y compares sus coberturas antes de contratar el seguro para tu coche.

¿Es posible reparar en lugar de declarar siniestro total?

Las aseguradoras declaran siniestro total, porque la reparación es antieconómica en relación con el valor del vehículo. Si el coste de la reparación supera ligeramente el valor que la compañía le otorga al vehículo, lo declara pérdida total. En estos casos, el seguro abona sólo una parte del valor del vehículo, algo muy rentable para la compañía. Además los restos del coche, por más dañado que esté, tienen un valor económico. La compañía deja en manos del cliente dichos restos para que los venda a un desguace y descuenta ese importe de la indemnización que tendrían que pagar al asegurado.

Te interesa
¿Qué es el valor a nuevo, el valor venal y el valor venal mejorado?

El valor a nuevo se refiere a la cantidad de dinero que nos costó el vehículo incluyendo el IVA y los accesorios que no venían de serie. Una póliza que contemple una indemnización por el valor de nuevo del coche subirá ostensiblemente la prima. El valor venal es el importe en dinero que obtendría el propietario en caso de compraventa. En esencia, es el valor de mercado, es decir, teniendo en cuenta el estado en que se encuentre. El valor venal mejorado, es exactamente el mismo concepto que el valor venal, con la diferencia de que, en este caso, la aseguradora mejora en un porcentaje dicho valor, la indemnización que te van a pagar, por ejemplo, el valor venal + un 30%.

¿Sabías que…?

Estos conceptos son muy importantes, sobre todo en los primeros años de vida del vehículo, ya que es cuando más valor tiene y cuando un siniestro total puede resultar más perjudicial para tu economía. Por lo tanto, revisa esto detenidamente cuando compres un coche nuevo y no aceptes indemnizaciones por debajo del valor de nuevo durante los dos primeros años.

Consejo del experto de Arpem:

Si estás pensando en cambiar tu seguro a todo riesgo por uno a terceros, pero no te atreves a dar el paso por miedo a un siniestro que deje tu coche como pérdida total, la opción de un seguro a terceros completo con cobertura de pérdida total podría serte de utilidad, ya que aunque no tendrás cubiertos los daños parciales que ocasiones al vehículo en un accidente en el que seas responsable, tendrás garantizado el siniestro total, a un precio mucho más económico que un seguro a todo riesgo.

Resumen

  • La garantía de pérdida total es como una cobertura de daños propios, pero solo indemniza en caso de siniestro total. Es más barata que un seguro a todo riesgo.
  • Una opción es combinar esta cobertura con un seguro a terceros básico. Para que este seguro cubra además los daños por siniestro total es necesario contratar la citada garantía de pérdida total.
  • Cada aseguradora establece en sus pólizas las condiciones exigidas para determinar si un coche ha sufrido un siniestro total. Algunas entidades lo hacen a partir del 75% del valor venal.
  • Es importante conocer la cantidad que está dispuesta a pagarte la aseguradora. Lo más habitual es que las compañías indemnicen por un siniestro total a valor de nuevo durante los dos primeros años de antigüedad, los dos siguientes a valor venal mejorado y el resto a valor venal.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Qué es la garantía de pérdida total?
Es una cobertura poco conocida, pero con algunas similitudes con la cobertura de daños propios, que viene incluida en algunas pólizas a terceros.
¿Cómo funciona esta cobertura?
Es más económica que una cobertura a todo riesgo. Funciona como la de daños propios, aunque solo indemniza cuando se produce un siniestro total.
¿Puedo añadir esta cobertura a una de terceros básica?
Sí, junto con otras coberturas complementarias, como la asistencia en viaje, el seguro del conductor o el vehículo de sustitución.
¿Qué considera siniestro total una aseguradora?
Cada compañía establece sus condiciones. Lo más común es que lo hagan cuando el coste de la reparación supere el 100% del valor venal del vehículo (el valor que tendría en caso de venderlo el día anterior al siniestro), aunque puedes encontrar algunas entidades que lo hagan a partir del 75% del citado valor.