Ilustración: Víctor López

Una de las mejores formas de ahorrar en tu seguro de coche a todo riesgo es que lo contrates con una franquicia que te permita reducir el coste de la prima a cambio de que asumas la primera parte de cada reparación en los siniestros en los que resultes responsable.

En el comparador de seguros de arpem.com puedes encontrar pólizas con franquicias que van desde los 90 euros hasta los 1500 euros, de manera que cuanto más alta sea la franquicia que contrates, más económico será el precio del seguro. El inconveniente es que ante un hipotético accidente tendrás que asumir gran parte de la reparación o incluso el importe íntegro de la factura. Sin embargo, existe una forma de reducir este riesgo: contratar un seguro para franquicias.

Asegura la franquicia de tu seguro del vehículo

El seguro para franquicias es una póliza que no elimina la franquicia que tengas contratada con la aseguradora de tu vehículo, que se seguirá aplicando en el caso de que tengas un siniestro en el que resultes culpable con la consiguiente penalización en la prima de la siguiente renovación.

Entonces, ¿cómo funciona un seguro para franquicias? Este tipo de póliza responde solo cuando el seguro del vehículo aplica la cobertura de daños o incendio ante un siniestro cuyo coste de reparación supera la totalidad de la franquicia que tengas contratada. Es decir, si has tenido un accidente en el que la factura del taller es inferior a la franquicia, la póliza del seguro de franquicia no se activa.

Puedes asegurar el importe de la franquicia independientemente de la compañía con la que tengas asegurado tu vehículo, puesto que es un producto complementario que puedes contratar con alguna aseguradora, entidad de mediación o correduría que lo ofrezca entre su oferta de productos.

El coste de este tipo de póliza varía en función del importe de la franquicia del seguro del vehículo: cuanto más alta es esta última, más alta también será la primera, de tal forma que puedes encontrar pólizas por un precio de 39 euros para franquicias de hasta 180 euros y otras por un importe de 109 euros para franquicias de más de 750 euros.

Este seguro tiene una vigencia anual, pero una vez que hayas hecho uso de la póliza tras un siniestro, esta se extinguirá y tendrás que volver a contratarlo para estar asegurado de nuevo.

Casos prácticos

En el caso de que tengas un siniestro cuyo coste de reparación sea de 700 euros y tengas contratado un seguro con franquicia de 500 euros, la aseguradora del vehículo cubrirá 200 euros y de los 500 euros restantes se hará cargo el seguro de la franquicia, que se habrá aplicado de forma íntegra.

Por el contrario, si el coste de la reparación del siniestro es de 300 euros, con la misma franquicia de 500 euros del ejemplo anterior, el seguro de la franquicia no se activará y serás tú quien deba hacerse cargo de la reparación, por lo que te resultará conveniente no dar parte al seguro y arreglarlo por tu cuenta, de tal forma que la aseguradora del vehículo no te penalizará en la próxima renovación.

Más información de seguros aquí