Ilustración: Arpem.com

Ya sea porque quieres cambiar de compañía de seguros o porque vas a añadir nuevas coberturas al seguro de tu coche, en el momento que contratas una nueva póliza las aseguradoras pueden requerir una peritación del vehículo para comprobar que no tiene daños previos y que se encuentra en buen estado de conservación.

El perito revisará al detalle cada parte del vehículo y anotará los desperfectos que encuentre, de esta manera la aseguradora podrá poner una franquicia cuya cantidad coincida con el valor de los daños identificados en la peritación. Así la compañía evita reparar los daños que tuviera el vehículo antes del inicio del contrato.

En el caso de que la peritación no se lleve a cabo antes de la fecha de inicio del seguro, las compañías pueden paralizar las coberturas de daños al vehículo hasta entonces, quedando vigentes, eso sí, el resto de coberturas voluntarias así como el seguro obligatorio de responsabilidad civil.

Más información de seguros aquí