comparador seguros coche

¿Te cubre tu seguro de coche cuando te quedas dormido al volante?

Última actualización: 27/07/2017

¿Te cubre tu seguro de coche cuando te quedas dormido al volante?

Ilustración: Víctor López

Dos segundos sin mirar a la carretera -apenas un parpadeo prolongado- son suficientes para sufrir un accidente con el coche. En ese breve espacio de tiempo, viajando a una velocidad de 100 kilómetros a la hora, se recorren unos 55 metros. Una distancia demasiado larga para hacerla a ciegas.

Cuando eres responsable de un accidente de circulación mientras conduces ebrio o drogado, sin carné, sin haber pasado la ITV o llevando a más pasajeros de los permitidos, tu compañía no se hace cargo de nada de lo que te suceda, tal y como recogen los condicionados de todas las pólizas. Pero ¿qué ocurre cuando la negligencia consiste en quedarte dormido al volante? ¿Pierdes también todas las garantías de tu póliza? ¿Te quedas sin coberturas?

Difícil de demostrar

Ojos pesados, dificultad para fijar la vista en la carretera, parpadeo continuo, alteraciones motrices y sensoriales… Son síntomas claros de un episodio de somnolencia. Sin embargo, a menos que el conductor lo reconozca, es difícil demostrar que el sueño ha sido la causa de un accidente. De hecho, no hay estadísticas al respecto, solo estimaciones.

Así, la DGT estima que la somnolencia podría estar detrás del 30% de los accidentes por distracciones al volante. Para hacer este cálculo se basa en la concurrencia de indicios sospechosos tales como que un vehículo se salga de la vía o colisione con otro por alcance sin que el conductor haya intentado hacer nada por evitarlo, que el siniestro se haya producido en franjas horarias críticas (durante la madrugada o de las 14.00 a las 16.00 horas), que además haya tenido lugar en una carretera sin problemas de visibilidad, con buena climatología...

Si se logra demostrar tal hecho, el artículo 77 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial lo considera imprudencia grave, que puede llevar aparejada la inmovilización del vehículo y la pérdida de 6 puntos del carné. Además, si se hubiera causado la muerte de un tercero, el conductor podrá ser acusado de homicidio imprudente y sufrir una pena de prisión de uno a cuatro años, tal y como indica el artículo 142 del Código Penal, a lo que se sumaría la privación del derecho a conducir de uno a seis años. En caso de que no se haya producido ninguna muerte pero sí lesiones graves, como pueden ser daños medulares o cerebrales, la pena va de los tres meses a los tres años de prisión.

La respuesta del seguro

A pesar de lo que dice la Ley y de que la somnolencia altera funciones fundamentales para la conducción como la pérdida de percepción, de reflejos, de tiempo de reacción, etc., ningún seguro dejará de cubrirte en caso de accidente si te duermes al volante.

Al contrario de lo que ocurre por ejemplo con la alcoholemia, aunque todo evidencie que te has quedado dormido, en ningún caso perderás las garantías de tu seguro. Es decir, si tienes contratada la cobertura de daños propios dentro de tu póliza, esta se hará cargo de los daños materiales que haya podido sufrir tu coche.

De la misma manera, la asistencia en viaje correrá a cuenta de la compañía y el seguro de conductor se hará cargo de tus cuidados si sufres daños personales. Además, contarás con la defensa jurídica para hacer frente a cualquier problema judicial si está recogida en tu seguro.

Aunque no tuvieras ninguna de las coberturas antes mencionadas, el seguro obligatorio te cubriría la responsabilidad civil de los daños causados a terceros. Entre ellos se incluye el acompañante, que siempre tiene derecho a indemnización independientemente de que viaje con el conductor culpable.

Causas del sueño y cómo evitarlo

Según un estudio reciente de la Fundación Línea Directa, el 55% de los conductores en España fuerzan y siguen conduciendo a pesar de sufrir somnolencia, lo que multiplica por dos el riesgo de sufrir un accidente en carretera.
La falta de descanso, la edad, el estrés, la apnea del sueño y algunos fármacos son las principales causas de la somnolencia. Para evitarlas, conviene descansar antes de un viaje largo, darse un respiro de 15 a 30 minutos cada 2 ó 3 horas de viaje, aprovechar las paradas para hidratarse o estirar las piernas e intentar conducir con ropa cómoda y una temperatura en torno a 21-22 grados. En caso de estar en tratamiento con alguna medicación, es importante leer el prospecto y ver si afecta a la conducción antes de ponerse al volante.

Más información de seguros aquí

27 de Julio de 2017
Ana Soria

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar