Cinco millones de conductores (el 19% del total) reconocen haber conducido en alguna ocasión bajo los efectos del alcohol o las drogas, según un informe de la Fundación Línea Directa elaborado entre los años 2012 y 2015. Los datos indican que el cannabis (7,5%) y la cocaína (4,7%) son las sustancias más consumidas, por encima del alcohol (2,6%). En 2019 (último año del que hay estadísticas consolidadas), uno de cada cuatro accidentes mortales en carretera fue por el alcohol, la segunda causa de siniestro solo por detrás de las distracciones, según la Dirección General de Tráfico (DGT). Del total de accidentes de tráfico mortales en 2020, el alcohol y las drogas estuvieron presentes en casi la mitad de los casos, según la Dirección General de Tráfico (DGT).

En este artículo encontrarás:

¿Qué efectos causa el alcohol a la hora de conducir?

Son muchas las muertes que podrían evitarse si todos hiciéramos un consumo responsable de alcohol y evitáramos conducir bajo sus efectos. El alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central que, en su primera fase, produce un efecto euforizante, que causa pérdida de control, disminuye la percepción del riesgo, modifica el comportamiento y deteriora la función psicomotora. Pero, a pesar de lo que piensan muchas personas, no existe un umbral cero en el consumo de alcohol. Sus efectos negativos sobre la capacidad de conducir se observan, incluso, con niveles bajos de consumo, y, a medida, que aumenta la cantidad de alcohol en el organismo, lo hace el riesgo de accidente: con una alcoholemia de 0,5 gr de etanol por litro de sangre se multiplica por dos el riesgo de sufrir una colisión, y con 0,8 gr/l el riesgo es 5 veces mayor.

Comparar seguros de coche

¿Cuáles son las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol?

Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas puede suponer una sanción administrativa de pérdida de puntos o la retirada del carnet, además de una multa económica de hasta 1.000 € y, en lo casos más severos, incluso la posibilidad de ir a la cárcel si esta situación constituye un delito contra la seguridad del tráfico.

¿Cuándo se considera que hay alcoholemia?

Se considerará que existe alcoholemia cuando el conductor supera los límites legales vigentes publicados en la DGT.

¿Cuál es la tasa de alcohol permitida en España?

La tasa de alcoholemia representa el volumen de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre (g/l) o su equivalente en aire espirado. En España. está prohibido conducir con una tasa de alcoholemia por encima de los 0,5 g/l de alcohol en sangre (0,25 mg/l en aire espirado), una cantidad que se reduce a 0,3 g/l (0,15 mg/l) en el caso de conductores noveles y profesionales. Entre 0,26 mg/l y 0,50 mg/l, las sanciones son de 500 euros y 4 puntos del carné. Entre 0,50 mg/l y 0,60 mg/l: son de 1.000 euros y 6 puntos del carné. En el caso de reincidentes la sanción será de 1.000 euros. A continuación, detallamos las infracciones por alcohol y drogas que constituyen delitos y las penas asociadas.

¿Qué consecuencias tiene conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas en el seguro?

En cualquier accidente de tráfico, el seguro del coche se hace cargo de los daños materiales y personales causados a terceros a través de la cobertura de responsabilidad civil obligatoria, así como de los ocasionados en el vehículo asegurado, si se contrata la modalidad de todo riesgo. Sin embargo, no sucede lo mismo en los casos en los que se demuestra que, en el momento del siniestro, el conductor había consumido alcohol o drogas. Las compañías de seguros recogen en las condiciones de sus pólizas un apartado de exclusiones generales donde especifican que, en caso de conducción bajo los efectos de las drogas o el alcohol, quedan anuladas todas las garantías del seguro.

¿Qué pasa en el caso de las drogas?

El consumo de las llamadas drogas de abuso, como el cannabis (marihuana, hachis,…), la cocaína, las anfetaminas, el éxtasis o la heroína. El consumo de estas drogas no está tan extendido como el alcohol pero, sin embargo, en torno a un 10% de los accidentes de mayor gravedad están relacionados con su consumo. Las drogas ilegales más consumidas en España son: el cannabis, la cocaína, el éxtasis y las anfetaminas. Todas ellas alteran gravemente nuestras capacidades físicas y mentales para conducir con seguridad. En el caso de las drogas, está prohibido conducir con cualquier presencia de estas sustancias en el organismo del conductor.

¿Cómo se detectan las drogas?

Las drogas depresoras producen cansancio, apatía, enrojecimiento de ojos, y una forma de hablar pastosa. Cuanto más consumo, más afectan al equilibrio y la coordinación. En cambio, las sustancias como la cocaína activan, producen un comportamiento nervioso y el habla se embarulla. Los test de drogas se realizan sobre una muestra de saliva del conductor y pueden detectar hasta cinco tipos distintos de sustancias. Cuando el test en carretera confirma la presencia de drogas, es necesaria una prueba de confirmación en un laboratorio. La presencia de estupefacientes lleva a una multa de 1000 € y pérdida de 6 puntos.

¿Quién paga los daños causados a terceros?

En el caso de la indemnización por daños personales y materiales ocasionados a terceros, en primera instancia la aseguradora es la responsable de abonar las cantidades correspondientes para proteger a los perjudicados, pero después efectuará su derecho de repetición, es decir, reclamará al conductor bebido o drogado su devolución, por lo que será este el que pague el importe íntegro. Las cantidades pueden llegar a arruinarte la vida si existen víctimas mortales o daños materiales de consideración.

¿Penalizan más las aseguradoras a un conductor con siniestros de este tipo?

Las compañías de seguros no tienen regulada la posibilidad de penalizar más a un conductor que tiene un accidente circulando ebrio o drogado que al que lo causa estando en plenas facultades. Muchas aseguradoras lo que hacen es que no renuevan el seguro del año siguiente, ya que no están dispuestas a continuar su relación con este perfil de clientes.

Te interesa
Cómo actúa el alcohol en el organismo

Tras su ingesta, el alcohol se absorbe en el aparato digestivo, aproximadamente un 20%-25% en el estómago y la mayor parte en el intestino delgado, desde donde pasa a la sangre alcanzando la mayor concentración después de 30 – 90 minutos. La velocidad de absorción se puede modificar por los alimentos –la presencia de elementos en el estómago retrasa la absorción–, el tipo de bebida –tanto las bebidas destiladas como las mezclas con bebidas gaseosas se absorben antes–, el tiempo transcurrido –al principio de la ingesta se absorbe más rápido–, o el grado de habituación o tolerancia –los bebedores crónicos importantes absorben más rápidamente el alcohol que los abstemios

¿Sabías que…?
Los controles pueden ser preventivos, por campañas asociadas a momentos del año con gran desplazamiento de automóviles, como el verano, tras un accidente, o por una prueba aleatoria. El alcohol puede empezar a detectarse en la sangre a los 5 minutos de haberlo ingerido. Aún por debajo del límite legal, el riesgo de accidente puede verse ya incrementado. Por ello, lo mejor es evitar conducir después de haber consumido cualquier cantidad de alcohol. La única tasa realmente segura es 0,0 g/l.

Comparar seguros de coche

Resumen

  • En 2019, uno de cuatro accidentes mortales en carretera fue a causa del alcohol, la segunda causa de siniestro tras las distracciones.
  • El alcohol y las drogas alteran las condiciones para conducir por diversas razones. Pueden causar euforia o disminución de la alerta, con pérdida de control y percepción del riesgo.
  • Conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas puede suponer una sanción administrativa, con la pérdida de puntos, o la retirada del carnet, con una multa económica. Dependiendo del nivel de la sustancia, puede ser considerado un delito grave con la posibilidad de ir a la cárcel.
  • Las compañías de seguros recogen en las condiciones de sus pólizas un apartado de exclusiones generales donde especifican que, en caso de conducción bajo los efectos de las drogas o el alcohol, quedan anuladas todas las garantías del seguro.
  • pero después efectuará su derecho de repetición, es decir, reclamará al conductor bebido o drogado su devolución, por lo que será este el que pague el importe íntegro
  • Muchas aseguradoras lo que hacen es que no renuevan el seguro del año siguiente, ya que no están dispuestas a continuar su relación con este perfil de clientes

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Cómo multiplica el alcohol el riesgo de accidente?
A medida que aumenta la cantidad de alcohol en el organismo, lo hace el riesgo de accidente: con una alcoholemia de 0,5 gr de etanol por litro de sangre se multiplica por dos el riesgo de sufrir una colisión, y con 0,8 gr/l el riesgo es 5 veces mayor.
¿Cuáles son las sanciones si conducimos bajo el efecto del alcohol o las drogas?
Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas puede suponer una sanción administrativa de pérdida de puntos o la retirada del carnet, además de una multa económica de hasta 1.000 € y, en lo casos más severos, incluso la posibilidad de ir a la cárcel si constituye un delito contra la seguridad del tráfico.
¿Cómo afecta abusar del alcohol y las drogas en la conducción a la cobertura del seguro?
Las compañías de seguros recogen en las condiciones de sus pólizas un apartado de exclusiones generales donde especifican que, en caso de conducción bajo los efectos de las drogas o el alcohol, quedan anuladas todas las garantías del seguro.
¿Penalizan las aseguradoras a los conductores que conducen ebrios o drogados?
Muchas aseguradoras lo que hacen es que no renuevan el seguro del año siguiente, ya que no están dispuestas a continuar su relación con este perfil de clientes.