Ilustración: Arpem.com

Contratar un seguro para tu coche o moto puede resultar una tarea ardua debido al excesivo empleo de jerga aseguradora que puede dificultar la correcta comprensión de los contratos y a la numerosa oferta existente de pólizas que parecen prometer lo mismo a precios muy dispares.

En Arpem.com ya dimos algunas claves sobre cómo elegir un buen seguro para tu vehículo con el objetivo de facilitarte la tarea, pero en este caso nos queremos centrar en los errores que debes evitar para que la elección que tomes sea la más adecuada.

Creer que todos los seguros son iguales

Ya hemos deslizado en la introducción al artículo que las aseguradoras pueden hacerte creer que todos los seguros a todo riesgo tienen las mismas coberturas y que estas garantizan cualquier contratiempo que te ocurra con el coche, pero nada más lejos de la realidad.

La denominación del seguro a todo riesgo o a terceros es para todas las compañías igual, pero si miras cobertura por cobertura, verás que hay decenas de diferencias entre una aseguradora y otra. Por ejemplo, en la cantidad de indemnización que te ofrecen por siniestro total (si es valor a nuevo, valor venal, valor venal mejorado…), en los accesorios opcionales, en la indemnización al conductor por daños personales, en la limitación de kilómetros o de talleres en caso de asistencia en carretera, en el tope de días que te entregan un vehículo de sustitución, etc.

En nuestro comparador de seguros de coche, aparte de realizar un presupuesto entre diferentes aseguradoras, puedes comparar todas estas coberturas para elegir la póliza que mejor se adapte a tus necesidades particulares.

No declarar el equipamiento extra

Ya sea porque buscas ahorrar en la prima de tu seguro o por desconocimiento, es común no declarar los accesorios que incorporas de manera opcional cuando compras el vehículo, como, por ejemplo, el techo solar, las llantas de aleación, la pantalla multimedia o las luces de xenon, elementos que elevan en gran medida el coste del coche o de la moto y que no suelen estar asegurados si no los declaras a la compañía.

Algunas entidades cubren hasta una cantidad determinada por los daños en los accesorios extra, pero si tu compañía no lo incluye o el valor de tus accesorios es superior a lo que te ofrecen de serie, podrías encontrarte con que solo te pagan una parte o que no te los pagan.

Engañar en el cuestionario

El contrato de seguro se realiza en base a lo que respondas en el cuestionario. Si respondes con mala fe con el objetivo de obtener un mejor precio puede ocasionarte problemas más adelante, como reducir proporcionalmente la indemnización que te pertenece o, en el peor de los casos, negarse a pagarte cantidad alguna.

Una de los engaños que más problemas ocasiona es no incluir al conductor más joven en el contrato de seguro, sobre todo si tiene menos de 26 años o menos de dos con el carné de conducir, puesto que algunas aseguradoras excluyen de su póliza a este grupo de conductores.

Dejarte llevar por el precio

Cuando buscas un seguro para tu coche o moto es lógico que en un primer momento te dejes llevar por la opción más económica, pero debes ser consciente de que este en este tipo de productos, lo barato puede acabar siendo mucho más caro.

Lo recomendable es que primero pienses cuáles son tus necesidades según el uso que vayas a hacer del vehículo, después que compruebes todas las coberturas que ofrece cada póliza y, en última instancia, que elijas la que mejor se adapte a lo que pides.

La mejor forma de acertar en la elección de tu seguro es hacer una comparativa de precios y coberturas en nuestro comparador de seguros de coche, donde te ayudamos a elegir la mejor opción para tus intereses, y es que, no comparar el seguro en Arpem.com es el último error que no debes cometer al contratar una póliza para tu vehículo.

Más información de seguros aquí