Ilustración: Víctor López

Cuando sufres un accidente con tu vehículo tienes un plazo de siete días para comunicar el siniestro a tu aseguradora. En ese momento la compañía comenzará los trámites para gestionar el siniestro e indemnizarte en función de las coberturas que tengas contrataras en tu póliza. Según el artículo 18 de la Ley del Contrato del Seguro la aseguradora tiene hasta 40 días para efectuar el pago de los daños (físicos y materiales)

En este artículo encontrarás:

¿Tiene la aseguradora un plazo para indemnizarme?

Las investigaciones y peritaciones que lleve a cabo para conocer las circunstancias del accidente y los daños sufridos, tanto físicos como materiales, no pueden durar más de 40 días, según el artículo 18 de la Ley del Contrato del Seguro. Al cabo de ese plazo debe efectuar el pago de los daños físicos y materiales, lo que se conoce como pago del importe mínimo, que es el montante sobre el que están de acuerdo asegurador y asegurado. El período para pagar el total de la indemnización puede extenderse hasta tres meses desde la declaración del siniestro.
Fuente: Ley del Contrato del Seguro, artículo 18

¿Qué pasa si la compañía no cumple los plazos?

Si la compañía no ha cumplido con su deber de pago en los plazos marcados, habrá incurrido en mora, según establece el artículo 20 de la citada ley. Así, deberá pagar “un interés anual igual al del interés legal del dinero vigente en el momento en que se devengue, incrementado en el 50 por 100.” Estos intereses empezarán a contar desde el día en que tuvo lugar el accidente. Transcurridos dos años de dicha fecha, “el interés anual no podrá ser inferior al 20 por 100”.
Fuente: Ley del Contrato del Seguro, artículo 20

¿Cuándo termina la obligación de la aseguradora de pagar intereses?

La aseguradora quedará liberada del pago de intereses si la demora se debe a causas justificadas o no imputables a la compañía, como por ejemplo cuando existen sospechas evidentes de que el accidente ha sido ocasionado con dolo o mala fe del asegurado o en los casos en los que es necesaria la intervención judicial para determinar la cuantía a abonar por la aseguradora ante las discrepancias existentes entre las partes, en este caso, si la cantidad reclamada es superior a la cantidad ofertada por la entidad, el interés se aplicará sobre la diferencia que resulte entre ambas.

¿Qué ocurre si es el tomador del seguro el que no cumple de plazos para comunicar un siniestro?

Si es el tomador del seguro, el asegurado o el beneficiario el que no cumple el deber de comunicar el siniestro dentro del plazo fijado en la póliza o en el de siete días tras haberse producido, el plazo de investigación de la aseguradora comienza el día de la comunicación del siniestro. El plazo máximo que el usuario para reclamar una indemnización es de dos años para daños materiales y cinco años para daños físicos.

Te interesa
Cómo es la tramitación de un siniestro

La tramitación del siniestro es el proceso que llevan a cabo las aseguradoras para cumplir con la adecuada cobertura de un cliente, tras producirse un incidente o un siniestro grave. Se materializa en una serie de trámites internos que, a menudo, explican que la aseguradora se retrase en dar una respuesta. Estas son las siguientes etapas de la tramitación de un siniestro:

  1. Aviso del siniestro
    Los trámites empiezan cuando el asegurado comunica a la aseguradora la incidencia o el accidente que debe cubrir. En este momento empieza correr el plazo que tarda el seguro en pagar el siniestro.
  2. Apertura del expediente
    La aseguradora inicia un expediente de siniestro, reuniendo la información que aporta el asegurado en su parte y todas las demás informaciones que puede obtener durante el proceso de tramitación.
  3. Valoración
    Lo primero que hace la compañía. Una vez abierto el expediente, es realizar una primera valoración del coste y comprobar que la cobertura del cliente cubre el siniestro. Si el siniestro no está cubierto por la póliza, la aseguradora rechazará el parte. Si el siniestro está claramente cubierto, el proceso se acelera y la compañía gestiona la indemnización o reparación debidas. Si el caso no está claro, la compañía continuará con la tramitación del siniestro.
  4. El peritaje
    El perito es una figura clave en la tramitación de un siniestro. Su tarea es valorar económicamente las consecuencias del siniestro y analizar sus posibles causas. Redacta entonces un informe, del cual depende la decisión de la compañía sobre sobre si se hace cargo o no del siniestro.
  5. Resolución
    Este es el momento de indemnizar, cuando ya se han hecho todas las averiguaciones necesarias y se ha valorado el coste del siniestro y se ha estimado la indemnización, la aseguradora decide si abona o no la indemnización o se hace efectiva la reparación de los daños. La compañía de seguros también puede llegar a la conclusión de que el siniestro no está bajo su cobertura, porque se dan circunstancias que excluyen esa garantía. En estos casos, la compañía debe aportar todas las pruebas que la han llevado a tomar esta decisión y comunicárselas al asegurado.

¿Sabías que…?
Si la aseguradora no efectúa el pago de indemnizaciones en el plazo de 40 a 47 días desde que se produce el siniestro, se entenderá que no quiere indemnizar. Se considera que incurre en una situación de demora cuando no cumple con la indemnización en el plazo de tres meses desde la producción del siniestro o si no ha procedido al pago del importe mínimo de esa indemnización. La aseguradora no está obligada a pagar unos intereses de demora, como hemos visto, si muestra una causa justificada o ajena a su voluntad. A la hora de comunicar el siniestro, es importante aportar cuantas más documentación y pruebas, mejor, porque así el proceso de la aseguradora será más sencillo. Por ejemplo, en caso de que haya habido un robo, habrá que adjuntar la denuncia policial.

Resumen

  • Si sufres un accidente con. Tu vehículo, tienes un plazo de siete días para comunicar el siniestro a tu aseguradora.
  • A partir de ese momento, la compañía comienza un proceso de tramitación en el que valora si el accidente está cubierto por la póliza y cuál es la indemnización que te corresponde. Esta investigación y su conclusión no pueden durar más de 40 días.
  • La compañía aseguradora debe efectuar el pago de la indemnización al cabo de ese tiempo o, al menos, lo que se conoce como pago del importe mínimo, que es el montante sobre el que están de acuerdo asegurador y asegurado. El período para pagar el total de la indemnización puede extenderse hasta tres meses desde la declaración del siniestro.
  • Si la aseguradora se retrasa en los plazos, deberá pagar un interés de demora, que empieza a contar desde el día en que se produjo del accidente.
  • Cuando es el asegurado el que incumple los plazos, el proceso de tramitación se retrasa también y da comienzo en el momento en que el asegurado hace la comunicación.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Tiene un plazo la aseguradora para pagarme la indemnización tras un accidente?
Sí, no puede tardar más de 40 días en hacerlo, tal y como establece la Ley de Contrato de Seguro. Si no cumple con este plazo, deberá pagarte un interés por demora.
¿Está obligada la aseguradora a pagarme el total de la indemnización en ese plazo?
No, basta con que te pague el importe mínimo que es el montante sobre el que ambas partes están de acuerdo. Para el resto tiene tres meses desde la declaración del siniestro.
¿En qué casos no debe pagar intereses la compañía?
La aseguradora quedará liberada del pago de intereses si la demora se debe a causas justificadas o no imputables a la compañía, como por ejemplo cuando existen sospechas evidentes de que el accidente ha sido ocasionado con dolo o mala fe

Fuentes

  • Ley del Contrato del Seguro, artículo 18
  • Ley del Contrato del Seguro, artículo 20