Cuando alguien engaña al seguro, lo pagas tú

Los estudios anuales sobre el fraude al seguro que elabora la patronal del seguro (UNESPA) corroboran que en tiempos de crisis crecen los intentos de fraude al seguro. La necesidad económica agudiza el ingenio de algunas personas que tratan de sacar partido a su seguro a toda costa. El principio básico de un seguro de coche o moto es que la compañía indemnizará el siniestro de un asegurado con el dinero que han pagado en primas el resto de los asegurados de la entidad. Además, en el caso de que los resultados económicos de la compañía sean malos por alta siniestralidad, esta optará por repercutir en la prima de toda su cartera de clientes para poder hacer frente a las indemnizaciones. Es decir, subirá las primas incluso a quienes no hayan declarado ningún siniestro.

fraude seguro

¿Es un delito defraudar a la compañía de seguros?

Cuando alguien se jacta de haber defraudado a su compañía, en realidad está jactándose de haber contribuido a que tu seguro sea más caro. Además, al haber cometido un delito, se arriesga a enfrentarse a penas que van de los seis meses a los ocho años de cárcel y a multas de hasta veinticuatro meses. Cuando la cantidad defraudada no excede de 400 €, la pena aplicable es una multa de uno a tres meses. Los fraudes a las compañías de seguros se consideran delitos de estafa, contemplados en el artículo 248 del Código Penal. La ley no prevé cárcel en fraudes menores de 400 euros. Sin embargo, esto no exime al asegurado de hacerse cargo de las consecuencias económicas y de reputación que su actitud haya causado. Cuando se producen “grandes estafas”, por encima de los 50. 000 euros, se aplica el artículo 250 del Código Penal para fijar la pena, que puede ser de entre y seis años de cárcel.

Fuente: Código Penal, artículos 248 y 250

¿Cuáles son los fraudes más habituales?

En España, con la crisis económica, han aumentado las reclamaciones fraudulentas a las aseguradoras. Algunos de los fraudes más frecuentes son ocultar las causas del accidente consecuencia de la negligencia del asegurado o causar intencionadamente un accidente. En la actualidad, 6 de cada 10 falsos siniestros se producen en los seguros de automóvil. El más común es defraudar a pólizas de daños a terceros: los asegurados aprovechan para incorporar a su parte daños que ya existían con anterioridad al accidente. También es habitual simular un siniestro entre vehículos en el que se han producido daños materiales y/o lesiones que, o no ha tenido lugar, o bien, se amañan o agravan sus consecuencias. Otro fraude frecuente es ocultar información a la compañía o darla incorrecta o falsa. Algo habitual es que, además del delito de estafa, se trate de un delito de falsedad documental: ocurre cuando se intenta hacer pasar por real una información o un documento que no lo son. En este caso las penas dependen de si el documento falsificado es público o privado.

¿De qué forma ha aumentado el fraude en los últimos años?

En el año 2020, un periodo en que la Covid-19 y el confinamiento fueron los protagonistas de nuestras vidas, el porcentaje de fraudes a las compañías de seguros se incrementó en nuestro país, pasando de un 1,9% de fraudes a un 2,2%, según estadísticas de la aseguradora AXA.

Estos datos que revelan que, aunque casi la totalidad de asegurados son honestos, algunos clientes pueden acudir a técnicas fraudulentas cuando se encuentran en dificultades económicas. Sin embargo, hoy es mucho más complicado engañar al seguro gracias a las técnicas avanzadas que emplean los peritos de las aseguradoras.

¿Cuáles son las consecuencias de los fraudes?

Uno de los elementos esenciales de los seguros es el principio de solidaridad, basado en el reparto del daño entre un número elevado de personas amenazadas por el mismo peligro, y que responden ante él de modo solidario. El fraude atenta contra este principio. Sus efectos son perjudiciales tanto para las compañías aseguradoras como para los asegurados, que sí actúan correctamente. Las compañías aseguradoras prevén este tipo de conductas entre sus asegurados y compensan esas pérdidas incrementando la prima de los seguros. Pagan justos por pecadores.

¿Qué hace la compañía cuando descubre un fraude?

La primera medida es la rescisión del contrato. Además, la empresa perjudicada suele incluir al defraudador en una especie de lista negra, un fichero de prevención del fraude que depende de UNESPA, la patronal del sector asegurador. Además, el perjudicado pierde el derecho a toda indemnización que pudiera percibir, pero no porque lo diga la Ley, sino porque perderá la credibilidad en un procedimiento judicial. 

Te interesa 

¿Cuántos fraudes han evitado las aseguradoras?

En los seguros de automóviles, al igual que en otro tipo de seguros, algunos clientes recurren a falsificar partes de accidente de diferentes maneras, desde proporcionar información que no se corresponde con el accidente en cuestión, hasta la simulación de robos o averías falsas. De hecho, cualquier pequeña irregularidad en un parte puede ser considerada como fraude. Muchos clientes, por ejemplo, intentan ampliar la cantidad que debería darles la compañía incluyendo al parte daños falsos que no se han ocasionado en el accidente. El coste medio de los fraudes evitados en los seguros de automóviles en 2020 fue de 2.122€, según Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a gran parte de las aseguradoras. Las entidades cada vez invierten más dinero para luchar contra este tipo de actuaciones fraudulentas.

Sabías que…

Una de las razones por las que la gente trata de defraudar a su seguro es la falta de coberturas suficientes en su póliza. La clave para un coche bien protegido es conducir con precaución y contratar las garantías suficientes. Con el comparador de seguros de coche de Arpem.com puedes analizar todas las ofertas de las distintas compañías y elegir la que mejor se ajusta al uso que vas a dar a tu coche, así como a tu presupuesto.

RESUMEN
  • En épocas de crisis crecen los intentos de defraudar al seguro. Es algo que debe preocuparnos a todos, porque el principio básico de un seguro de coche o moto es que la compañía indemnizará el siniestro de un asegurado con el dinero que han pagado en primas el resto de los asegurados de la entidad. En caso de fraude pagan justos por pecadores.
  • En 2020, un año marcado por la pandemia y el confinamiento durante varios meses, la tasa de fraude al seguro creció en España hasta el 2,2% frente al 1,9% que registró en 2019.
  • Defraudar a la compañía de seguros está considerado un delito de estafa, con riesgo de enfrentarse a penas que van de los seis meses a los ocho años de cárcel y a multas de hasta veinticuatro meses. Cuando la cantidad defraudada no excede de 400 €, la pena aplicable es una multa de uno a tres meses.
  • Algunos de los fraudes más frecuentes son ocultar las causas del accidente consecuencia de la negligencia del asegurado o causar intencionadamente un accidente. También es habitual simular un siniestro entre vehículos en el que se han producido daños materiales y/o lesiones que, o no ha tenido lugar, o bien, se amañan o agravan sus consecuencias.
  • En caso de detectar un fraude, la primera medida es la rescisión del contrato. Además, la empresa perjudicada suele incluir al defraudador en una especie de lista negra, un fichero de prevención del fraude que depende de UNESPA, la patronal del sector asegurador. Además, el perjudicado pierde el derecho a toda indemnización.
FAQ
¿Por qué el fraude a una aseguradora debe preocuparnos a todos?
¿En qué épocas son más frecuentes los fraudes al seguro?
¿Es un delito defraudar a la aseguradora?
¿Qué hace la compañía cuando detecta un fraude?

Fuentes:

Deja tu valoración

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!