comparador seguros coche

¿Hay que declarar a Hacienda la indemnización por accidente de tráfico?

Última actualización: 25/10/2018

¿Hay que declarar a Hacienda la indemnización por accidente de tráfico?

Ilustración: Víctor López

Cuando obtienes una ganancia patrimonial de cualquier tipo cabe preguntarte si tienes la obligación de incluirla en la declaración de la renta o no, tal y como tienes que hacer, por ejemplo, en las ganancias que recibas por un premio de la lotería o algunas indemnizaciones por despido laboral.

Para el caso de las indemnizaciones por accidentes de tráfico existen algunas particularidades que debes tener en cuenta como afectado o, en su caso, como beneficiario de una cantidad por el fallecimiento del asegurado.

¿Tributan las indemnizaciones por accidente de tráfico?

Tras un accidente de circulación la compañía de seguros te indemniza para resarcir los daños, tanto materiales como personales, que hayas podido sufrir, pero bajo ningún concepto esta cantidad debe servirte de enriquecimiento injusto, tal y como establece el artículo 26 de la Ley de Contrato de Seguro.

Dado que la cantidad sirve para cubrir los daños y no para incrementar tu patrimonio, en ningún caso debes declarar a Hacienda el dinero que cobres de tu seguro, ni por los daños los materiales, que sirven para reparar o restituir el vehículo, ni por los personales, que sirven para cubrir las lesiones irreversibles que has sufrido o para paliar la pérdida de ingresos que has tenido por estar varios días de baja laboral.

Casos en los que sí tributa

Puede ocurrir que llegues a un acuerdo extrajudicial con la aseguradora y la indemnización que percibes supere los límites legales fijados por el baremo de automóviles. Aunque no es lo habitual, si te ves envuelto en esta situación sí que debes declarar ese exceso como incremento patrimonial.

Por otra parte, para los casos en los que sustituyas el pago único de la cantidad por una indemnización en forma de renta vitalicia o temporal, también que debes declararlo puesto que está considerado como un ingreso por rendimiento de trabajo.

Finalmente, las aseguradoras tienen un plazo de 40 días desde la comunicación del siniestro para indemnizarte por los daños sufridos. En el caso de que la entidad no cumpla con su deber en este periodo, la ley otorga un derecho a reclamar una cantidad en concepto de intereses por demora. Estos intereses sí que deben ser declarados a Hacienda.

¿Qué ocurre en caso de fallecimiento del asegurado?

Cuando fallece el asegurado son los beneficiarios declarados en la póliza los que reciben la indemnización del seguro. En este caso la compañía trata de reponer la pérdida irreparable del familiar, por lo que la cantidad percibida tampoco estaría sujeta a IRPF.

Sin embargo, en esta ocasión, al ser la persona asegurada distinta de la beneficiaria, la indemnización está sujeta al Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Más información de seguros aquí

25 de Octubre de 2018
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar