CONCEPTO

La cobertura de rotura de lunas del vehículo es la encargada de asegurar los daños que puedas ocasionar en los cristales del vehículo, tales como las ventanillas laterales o las lunas trasera o delantera (parabrisas).

Con esta cobertura la compañía te deberá abonar los costes de los nuevos cristales, así como la mano de obra empleada para retirar el antiguo cristal e instalar el nuevo.

En muchas aseguradoras también incluyen la rotura del cristal del techo solar siempre y cuando este esté instalado de serie a su salida de fábrica. No obstante, esto es una garantía que tiene una mención especial en la póliza. Es decir, si no aparece recogido, la compañía no asumirá el coste con cargo a esta cobertura.

LA LETRA PEQUEÑA

En la cobertura de rotura de lunas no están incluidos, los siguientes elementos:

  • Ópticas, tulipas y cuadraópticos, es decir, los plásticos donde se alojan las luces o intermitentes del vehículo.
  • Espejos retrovisores (interiores o exteriores)

Estos elementos, así como el techo solar, siempre están garantizados en la cobertura de daños propios, en el caso de que la tengas contratada, pero nunca serás imputables a esta cobertura.

De la misma forma, tampoco están incluidos los arañados ocasionados por el uso diario o los típicos impactos que no impiden la visibilidad normal ni suponen un peligro de rotura total o parcial del cristal.

Algunas compañías pueden incluir alguna limitación en la póliza, como por ejemplo, “daños a primer riesgo hasta 300 €”. Esto supone que la cantidad máxima de indemnización es de 300 €, pero, el resto, tendrás que abonarlo de tu bolsillo. Cuidado con esto para no llevarte ninguna sorpresa desagradable, aunque la mayoría de las aseguradoras no lo hacen.

Comparar seguros de coche

 

RELACIÓN CALIDAD/PRECIO

Lo normal es que esta cobertura tenga un precio de contratación reducido, que generalmente oscila entre los 10 € y 30 € anuales, aunque hay compañías que pueden elevar el precio incluso hasta 60 €, lo cual empieza a ser poco rentable, ya que la relación entre lo que pagarías por ella cada año y lo que recibes, sería muy desfavorable.

Por lo tanto, compara bien entre varias compañías antes de contratar un seguro a terceros con lunas, ya que las diferencias pueden ser importantes.

CONSEJOS

Esta cobertura es conveniente en la mayoría de las ocasiones, ya que no suele ser muy cara, por lo que podría interesarte si:

  • Circulas habitualmente por caminos o vías en mal estado de conservación, donde es habitual la gravilla.