Ilustración: Víctor López

En España se producen de media cada año cerca de 7.890 accidentes con víctimas ocasionados por el uso del teléfono móvil, en los que fallecen unas 390 personas (el 20% del total de muertes en accidente de tráfico). Así se desprende de un estudio sobre el impacto de la adicción al móvil en los accidentes de tráfico, elaborado por la Fundación Línea Directa en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS). 

Este informe asegura que las distracciones al volante, en las que se engloba el uso del móvil, son ya la principal causa de accidentes mortales con un 33% de la siniestralidad, seguido del exceso de velocidad (29%) y del consumo de alcohol (26%). A pesar de ser conscientes de los peligros que conlleva, casi 13 millones de conductores (48,2%) reconocen utilizar el teléfono móvil mientras conducen.

¿Quién debe asumir los daños a terceros en un accidente?

En la actualidad, si provocas un accidente y queda probado que circulabas con el móvil en la mano, tu aseguradora se hace cargo de los daños ocasionados a terceros a través de la cobertura obligatoria de responsabilidad civil, sin que posteriormente pueda ejercer su derecho de repetición, ya que la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en Vehículos a Motor solo prevé esta acción en caso de conducción sin permiso de conducir, bajo los efectos del alcohol o de las drogas y/o por una conducta dolosa.

En este sentido, la consultora sobre movilidad Pons Seguridad Vial lanzaba el año pasado una propuesta para cambiar el artículo 10 de dicha ley, con el objetivo de que las compañías puedan reclamar a los culpables las indemnizaciones por los daños ocasionados a terceros en un accidente provocado por el uso del móvil. Según esta consultora, esta medida reduciría hasta en un 80% el uso manual del teléfono móvil, lo que se traduciría en una reducción de la tasa de siniestralidad que, a su vez, implicaría una bajada de hasta un 10% del coste de las primas del seguro.

A esta iniciativa que está valorando la Dirección General de Tráfico se ha sumado el director general de la Fundación Línea Directa, Francisco Valencia, que durante la presentación del estudio reclamó mejoras en el marco jurisprudencial para poder repetir contra los responsables de accidentes motivados por negligencias al volante, tales como hablar o chatear por el móvil.

Medidas más demandadas

La normativa actual en materia de tráfico y seguridad vial prohíbe el uso del móvil durante la conducción, así como de navegadores o de cualquier otro sistema de comunicación, excepto cuando se haga sin utilizar las manos, ni auriculares.

Desde el año 2016 hasta el 2018 ha habido un incremento del 13,2% en el número de sanciones impuestas por hablar por teléfono durante la conducción, lo que supone una sanción económica de 200 euros que lleva aparejada la pérdida de tres puntos del permiso de conducir.

Según el estudio de la Fundación Línea Directa e INTRAS, los españoles demandan nuevas medidas para concienciar a la población sobre el uso del teléfono móvil, como considerar su uso un delito en caso de que ocasione un accidente (89%), realizar controles específicos de la policía (87%), retirar del carné en caso de reincidencia (86%) y realizar de cursos contra la adicción al móvil (84%).

Más información de seguros aquí