La regulación del tráfico establece diferentes tipos de multas para los conductores que no cumplan las normas, como como circular con una velocidad que exceda la máxima permitida, saltarse un semáforo o una señal de stop, utilizar el móvil mientras se conduce, estacionar en una zona prohibida o dar positivo en alcohol o drogas. Cualquiera de estas multas se puede recurrir en el plazo de 20 días, pero antes de hacerlo, hay que valorar las posibilidades reales de éxito que puede tener esa reclamación. Hacer una reclamación sin éxito implica la posibilidad de perder el 50% de descuento en su importe. ¿Cómo saber cuándo es recomendable recurrir una multa y cómo puede ayudarte tu aseguradora en esta reclamación?

En este artículo encontrarás:

¿Qué multas se pueden recurrir?

En la mayoría de los casos es difícil librarse de pagar una multa, existen ocasiones en las que la posibilidad de que un recurso prospere aumentan por una serie de circunstancias. Ocurre, por ejemplo, con aquellas multas en las que falta información o hay algún error o inexactitud en los datos del conductor, como en el nombre o los apellidos, la matrícula del vehículo, la indicación del lugar donde ha tenido lugar la infracción o en la descripción de ésta. También se puede recurrir una sanción cuando hay motivos externos determinantes para la comisión de la infracción, como falta de señalización, el mal estado de la vía o condiciones nulas de visibilidad. En estos casos, es recomendable aportar pruebas visuales que confirmen nuestra versión.

Comparar seguros de coche

¿Qué ocurre si recibo una multa relacionada con una infracción que no he cometido?

Puede ocurrir que recibas una multa por una infracción no cometida o de la cual no hay pruebas visuales y, si las hay, aparece más de un vehículo y no se puede saber quién es el autor de la infracción. Esto suele ocurrir a menudo en las multas por exceso de velocidad. En estos caos, se puede solicitar la aportación de una prueba fehaciente de que hemos sido nosotros los que hemos cometido la infracción. De lo contrario, la multa no tendrá validez.

¿Cuándo prescriben las multas?

Las que son infracciones leves prescriben en un plazo de tres meses desde que se produce el hecho, y en seis meses en los casos de infracciones graves. Por esta razón es aconsejable revisar cuánto tiempo ha pasado desde que nos han notificado la multa, porque si se superan estos plazos podremos negarnos al pago.

¿Cómo puede ayudarme mi compañía de seguros?

La forma más sencilla de recurrir una multa es hacerlo a través de nuestra compañía de seguros. Un asesor jurídico de la entidad hará un estudio de viabilidad para comprobar si es recomendable recurrir o no la multa. En caso de que sí lo sea, redactará el escrito y lo presentará a la administración correspondiente. Eso, si, para poder acudir a este servicio, debemos tener incluido en el seguro la cobertura de recurso en multas, que se puede contratar en casi todas las compañías y con cualquier modalidad de póliza, ya sea a terceros o a todo riesgo.

¿En qué consiste la cobertura de recurso en multas?

El objetivo de esta cobertura es intentar que el conductor se despreocupe de todo el papeleo que conlleva la reclamación de una multa. La única vía de la que dispone un conductor para recurrir una multa es presentar un escrito, que recoja objeciones, alegaciones o atenuantes relacionados con la sanción recibida. La cobertura de gestión de multas te aligera el trabajo, ya que es tu aseguradora la que elabora todo este papeleo. Hay aseguradoras que recurren cualquier tipo de multas, aunque, en general, suelen estar excluidas las sanciones por estacionamiento o aquellas sanciones inferiores a 90 euros.

¿Qué debo hacer para recurrir una multa por mi cuenta?

  • Si la multa ha sido impuesta por la Policía Local debes acudir al Ayuntamiento de la localidad donde hayas sido sancionado y solicitar un escrito de alegaciones. En él tendrás que redactar los motivos por los que no estás de acuerdo con la multa y, si es necesario, aportar pruebas visuales que certifiquen tu versión.
  • El escrito deberás presentarlo en la oficina de registros del Ayuntamiento para que lo envíen a la comisaría y allí tomen la decisión de aceptar el recurso o, por el contrario, de rechazarlo, obligándote a pagar la sanción.
  • Cuando se trata de multas impuesta por la Dirección General de Tráfico, se puede redactar un escrito de alegación y enviarlo directamente la DGT, a través de su página web. En la Organización de Consumidores y Usuarios, se puede conseguir un modelo de reclamación.

Fuente: Dirección general de Tráfico

¿Qué pasa si no consigo evitar la multa?

En el caso de que el recurso que presentes no logre evitar la multa, puedes recurrirla ante los tribunales por la vía contencioso-administrativa, pero la aseguradora no te prestará ninguna ayuda y necesitarás de un abogado. Si quieres evitar un posible recargo del 20%, deberás pagar el importe de la sanción.

Te interesa
¿Cuáles son las infracciones que quitan puntos?

Las multas leves se castigan con una sanción económica de hasta 100 euros y no implican pérdida de puntos. Las multas graves suponen una sanción de 200 euros y pueden hacernos perder entre 2 y 6 puntos. Las multas muy graves suponen una sanción de 500 euros y una pérdida de 6 puntos. Los tipos de infracciones más comunes son la falta de señalización de maniobras, el exceso de velocidad, no respetar la prioridad de paso (4 puntos), usar el móvil (3 puntos), saltarse un semáforo o un stop (4 puntos), no llevar el cinturón (3 puntos), circular sin luces, conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas (6/4 puntos), circular sin el permiso de conducir o teniéndolo caducado (4 puntos), circular sin la ITV, con modificaciones no homologadas o sin el seguro obligatorio al día. El periodo de recuperación necesario queda unificado y será de dos años.

¿Sabías que…?

Las denuncias pueden hacerlas agentes de la autoridad –Guardia Civil, o Policía Local y os Mossos de Escuadra en Cataluña, y la Ertzaintza en el País Vasco. Tambien pueden hacerlo Agentes de Movilidad solo pueden dirigir el tráfico, pero en muchos ayuntamientos también tienen la potestad de denunciar–, los agentes de la ORA –de vigilancia de estacionamiento, aunque lo hacen como denunciantes voluntarios y, por lo tanto, no están en posesión de la presunción de veracidad de un agente de policía. También puede denunciar un ciudadano particular que observe una infracción, comunicándosela a los agentes de vigilancia o por escrito a la Jefatura de Tráfico o a la Ayuntamiento. En este caso, es el particular el que tiene que probar los hechos. Al denunciado le basta con negar la acusación.

Resumen

  • No es fácil recurrir una multa, pero en algunos casos es posible. Por ejemplo, si falta información en la denuncia o hay algún error o inexactitud. También es posible si hay razones de peso para la infracción, como la falta de visibilidad o una mala señalización.
  • Si recibimos una multa por una infracción que hemos cometido, como puede ocurrir en un caso de exceso de velocidad porque en la foto aparecen varios coches, se puede solicitar a la autoridad una prueba fehaciente de esa infracción, si no la denuncia no tendrá validez.
  • Las multas prescriben al cabo de tres meses y de seis para las infracciones graves.
  • La compañía de seguros puede ayudarnos con un asesor jurídico que recurrirá la multa si lo considera pertinente, pero para ello hay que tener una cobertura de recurso en multas.
  • Si recurrimos la multa por nuestra cuenta, debemos reunir todas las pruebas que sean posibles, y redactar un escrito con los motivos por los que no estamos de acuerdo con la multa. Y presentarlo ante la Policía Local o la Dirección General de Tráfico.

Comparar seguros de coche

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Es posible recurrir todas las multas que consideramos injustas?
En la mayoría de los casos es difícil. Pero es posible en aquellas denuncias que están incompletas o presentan errores en los datos y en la transcripción o las circunstancias en las que se produjo la infracción no se podían evitar, como falta de visibilidad.
¿Qué ocurre si recibo una multa por una infracción que no me cometido?
Si recibimos una multa por una infracción que no hemos cometido, se puede solicitar a la autoridad denunciante una prueba fehaciente de que hemos sido nosotros los autores de la infracción.
¿Prescriben las multas?
Sí, a los tres meses, las leves, a los seis meses, las graves.
¿Puede ayudarnos nuestra compañía de seguros a reclamar una multa?
Sí, es la forma más sencilla de hacerlo. Pero, en ese caso debemos tener una póliza con la cobertura de recurso en multas. , que se puede contratar con casi todas las compañías y en cualquier modalidad, ya sea a todo riego o a terceros.
¿Qué debo hacer si reclamo por mi cuenta?
Deberás obtener un escrito de alegaciones y presentarlo en el Ayuntamiento o la Dirección General de Tráfico.

Fuentes

  • https://sede.dgt.gob.es/es/multas/