Ilustración: Arpem.com

  • Los coches más sustraídos superan los 10 años de antigüedad

El robo de vehículos está descendiendo. Así lo afirma el estudio “Los percances de robo en los automóviles españoles en 2019”, publicado por la patronal de las aseguradoras Unespa a través de su plataforma divulgativa “Estamos seguros”. Este informe señala que en 2019 -último año contabilizado- se produjeron en España 128 000 siniestros por robo de vehículos asegurados, lo que supone la cifra más baja de toda la década.

Los datos del estudio no contabilizan el total de siniestros por robo (tanto del vehículo como en el vehículo), sino únicamente los de aquellos vehículos que están asegurados frente a él. Una cobertura que es voluntaria dentro del seguro y que en 2019 tenían el 66% de los vehículos de parque móvil. En cualquier caso, los datos son suficientes para extraer qué modelos sufren más robos (en volumen) y cuáles tienen mayor probabilidad de ser robados. En ambos casos, son los que tienen una mayor antigüedad.

El motivo es que estos modelos carecen de las medidas de seguridad de las que gozan los coches actuales y, además, en el caso de los modelos más populares, existe una gran demanda en el mercado de piezas de repuesto. “Es importante fijarse en el peso que tienen los coches de más de 10 años en el ranking de vehículos más robados. El factor determinante, más que la marca o el modelo, es la existencia de demanda de piezas”, afirman desde Unespa.

Los modelos con más volumen de robo

Los modelos más frecuentes, los más vendidos, son objeto de un mayor volumen de robos. No quiere decir que se trate de los más vendidos actualmente, dado que 6 de cada 10 coches que componen el parque automovilístico español superan los 10 años de antigüedad. Los resultados del informe muestran que los coches que más se roban tienden a ser antiguos. Así lo evidencia el hecho de que el modelo con más siniestros por robo fue un superventas en los primeros años del siglo XXI: el SEAT Ibiza.

Al parecer, el 4,22% de los robos contabilizados por las aseguradoras en España corresponden a este modelo de SEAT. A continuación, con un porcentaje de robo del 3,61%, se sitúa otro modelo de la misma marca: el León, un modelo de éxito durante muchos años. Le siguen el Volkswagen Golf (3,47%), Ford Focus (3,36%), BMW Serie 3 (2,72%) y Citroën Xsara (2,5%). Uno de cada cinco robos registrados tiene que ver con alguno de estos modelos.

Según los datos de la Estadística de Seguros del Automóvil facilitados por Unespa, los turismos con más de diez años de antigüedad se ven implicados en una proporción de los robos superior a la que tienen sobre el parque, mientras que los robos de vehículos de menos de cinco años suponen el 18% del total. Es decir, los coches que más robos sufren actualmente no son los que se compran hoy, sino los que se comercializaron hace más de una década.

Los modelos con más probabilidad de robo

Es lógico que haya más siniestros entre aquellos turismos con mayor presencia en las carreteras, pero si atendemos a la relación entre número de robos y vehículos expuestos, ¿cuáles son los que tienen una mayor probabilidad?

El ranking tampoco está dominado por vehículos de lujo, sino que aparecen modelos dedicados principalmente a la carga y al reparto, como el Citroën Jumper, FIAT Doblo Cargo y FIAT Fiorino, seguidos, esta vez sí por un SUV de gama alta como el BMW X5 y un utilitario de gran aceptación a comienzos de siglo como el Ford Focus. Todos estos vehículos tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de sufrir un robo en España que otro vehículo cualquiera.

¿Dónde los roban?

La probabilidad de sufrir un siniestro por robo es muy diferente según la provincia, es decir, los robos tienen un importante componente geográfico. Así, las dos ciudades autónomas de Sevilla, Madrid, Huelva y Barcelona tienen una probabilidad alta de robo. Al margen de estos lugares, en el sur del país la probabilidad es mucho más alta que en la mitad norte, según el citado informe.