Ilustración: Víctor López

En España está permitida la instalación de una cámara de vídeo o ‘dashcam’ en el salpicadero para grabar todo lo que sucede delante de tu coche durante la conducción, pero no puedes usar las imágenes que permitan la identificación de una persona o vehículo como prueba en un juicio sin el consentimiento de las personas grabadas.

La Ley Orgánica de Protección de Datos prohíbe la difusión de datos de carácter personal, salvo que sean utilizados exclusivamente para uso doméstico o privado, lo que impide entregar el material a tu aseguradora para demostrar la culpa de un tercero.

En otros países como Rusia se ha demostrado que su uso reduce significativamente el fraude a las aseguradoras, puesto que dificulta la simulación de accidentes y ayuda a aclarar responsabilidades en siniestros donde existen discrepancias entre los conductores, tal y como afirma la DGT.

Más información de seguros aquí