Ilustración: Arpem.com

La franquicia es la cantidad de dinero que debes abonar en caso de provocar un siniestro. Lo habitual es que la franquicia esté ligada a los daños que ocasiones a tu propio vehículo, de tal manera que haces frente al pago de la primera parte de las reparaciones sin superar el límite de esa franquicia contratada. Sin embargo, hay una modalidad muy poco común de franquicia que sirve para aquellos conductores que quieren asumir un mayor riesgo a cambio de pagar menos por su seguro de coche o moto: el seguro a terceros con franquicia.

En este artículo encontrarás:

¿Qué es una póliza a terceros con franquicia?

Los seguros con franquicia son una modalidad de seguro de coche en la que el conductor debe asumir el pago de una determinada cantidad preestablecida en caso de que tenga lugar un siniestro. La franquicia del seguro es esa cantidad fija que correrá a cargo del asegurado. El valor de esta franquicia se pacta entre la compañía de seguros y el asegurado en el momento de contratar el seguro. Un seguro a terceros con franquicia cubre los daños que pueda sufrir un tercero, es decir, la responsabilidad civil del conductor, pero, a diferencia de los seguros a todo riesgo, en este caso la franquicia no se aplica con la cobertura de daños propios, si no con los daños que causes a terceros.

¿Reduce de forma significativa la prima?

Cuanto más alta sea la franquicia, mayor será el descuento sobre la prima inicial del seguro que aplica la compañía. Este tipo de póliza a terceros con franquicia te obliga a responsabilizarte de una parte de los daños que puedas causar a terceros, tanto a personas como a sus bienes. La posibilidad de tener que hacer frente al abono de esa franquicia quizá puede tener un efecto disuasorio y haga que tomes mayores precauciones a la hora de circular. El resto de la indemnización corre a cargo de la compañía de seguros hasta los límites establecidos en la cobertura de responsabilidad civil obligatoria.

¿Cuándo conviene contratar este tipo de póliza?

Ninguna aseguradora oferta esta modalidad de seguro. Para contratarlo debes contactar directamente con tu compañía. El contrato dependerá de las directrices de la entidad: podrán o no, pero de hacerlo, puedes conseguir un presupuesto más económico que cubra todas tus necesidades. En caso de que la reparación sea superior a la franquicia, la compañía se encarga del importe. Deberás desembolsar una cantidad en forma de franquicia para cualquier accidente en el que resultes responsable. Además, ten en cuenta que ya de por sí los seguros a terceros son los más económicos que existen, por lo que la mayoría de las veces este tipo de póliza no es muy recomendable, salvo que la franquicia sea muy reducida. Puede ser útil en caso de que quieras asegurar un vehículo de poco valor que apenas vas a usar o con el que haces pequeños desplazamientos por zonas rurales y con poco riesgo de accidente, o bien si eres un conductor problemático que suele ocasionar accidentes de manera más o menos habitual.

¿A qué coberturas se puede aplicar la franquicia?

La franquicia, además de en caso de siniestro con responsabilidad civil y daños propios, esta última la más conocida, también se puede encontrar en la cobertura de robo del vehículo. Se cubre con franquicia la sustracción ilegítima de piezas del automóvil, así como los daños producidos en y durante el robo. En caso de pérdida total del coche, el asegurado podrá optar por una indemnización o reposición del coche. Las mejores pólizas de este tipo cubren, además de la Responsabilidad Civil Obligatoria, remolques, caravanas y objetos transportados en el vehículo. Este tipo de seguros cubre la defensa en multas de tráfico, lo que incluye la preparación y presentación de recursos, pliegos de descargo y alegaciones.

¿A cuánto suelen ascender las franquicias?

En el apartado de las cantidades franquiciadas, se abren un montón de posibilidades, que dependen principalmente de la compañía de seguros que elijas. Lo normal es que se te ofrezca una cantidad que oscile entre los 100 y los 1.000 euros –lo habitual es que la gente opte por 200 o 300–. Sin embargo, existen algunas compañías que no dan la opción de elegir la cantidad de la franquicia, de manera que ésta depende del valor del vehículo asegurado.

Te interesa
¿Una cantidad fija o un porcentaje?

La cantidad que asume el asegurado a la hora de contratar la póliza se pacta previamente con la compañía. Hay que tener en cuenta, como hemos visto más arriba, que cuanta más alta sea la franquicia, menor será el precio que habrá que pagar en la prima. En función de las condiciones que establezca la aseguradora, la cantidad puede ser fija o porcentual, aunque lo más común en los seguros de automóviles es que se dé el primer caso.

¿Sabías que…?

La franquicia se aplica una vez por accidente. Esto quiere decir que, si nos damos un golpe en el que resultan dañadas dos partes del coche, el frontal y el lateral, por ejemplo, la aseguradora solamente deberá aplicar una franquicia, ya que el daño de dos zonas del vehículo es producto de un solo siniestro. Por otro lado, no es posible unir varios sucesos bajo una sola franquicia. Si quieres arreglar un golpe, por ejemplo, en el paragolpes trasero y otro en la puerta delantera izquierda, productos ambos de distintos siniestros, deberás hacer dos partes de accidente y, por tanto, pagar dos veces la cantidad acordada como franquicia.

Resumen

  • Un seguro a terceros con franquicia es una modalidad de seguro en la cual el conductor debe asumir el pago de una determinada cantidad si tiene un siniestro. Esa cantidad se pacta con la compañía de seguros.
  • Cuanto más alta sea la franquicia, mayor será el descuento sobre la prima inicial que aplica la compañía.
  • Este tipo de póliza a terceros con franquicia te obliga a responsabilizarte de una parte de los daños que puedas causar a terceros.
  • Cuanto más alta sea la franquicia, mayor será el descuento sobre la prima inicial que aplica la compañía. Este tipo de póliza a terceros con franquicia te obliga a responsabilizarte de una parte de los daños que puedas causar a terceros.
  • La franquicia, además de en caso de siniestro, se puede encontrar en la cobertura de robo del vehículo.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Cómo es una póliza a terceros con franquicia?

Los seguros con franquicia son una modalidad de seguro de coche en la que el conductor debe asumir el pago de una determinada cantidad preestablecida en caso de que tenga lugar un siniestro.

¿Qué daños cubre un seguro con franquicia?

Un seguro con franquicia cubre los daños que pueda sufrir un tercero, es decir, la responsabilidad civil del conductor, pero, a la hora de aplicar la cobertura de daños propios es cuando se aplica la franquicia. Cuanto más alta sea la franquicia, mayor será el descuento sobre la prima inicial que aplica la compañía.

¿Cuándo es bueno contratar esta modalidad?

Ninguna aseguradora oferta esta modalidad de seguro. Para contratarlo debes contactar directamente con tu compañía y dependerá de las propias directrices de la entidad. Entonces te ofrecerán un presupuesto que se ajuste a tus necesidades.

¿En qué coberturas funciona?

La franquicia, además de en caso de siniestro, se puede encontrar en la cobertura de robo del vehículo. Se cubre con franquicia la sustracción ilegítima de piezas del automóvil, así como los daños producidos en y durante el robo.