comparador seguros coche

El cambio climático podría incrementar las primas de los seguros de automóviles

Última actualización: 05/12/2019

El cambio climático podría incrementar las primas de los seguros de automóviles

Ilustración: Víctor López

Madrid acoge desde el pasado 2 de diciembre y hasta el próximo día 13 la XXV Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), un encuentro que busca la forma de reducir las concentraciones de gases de efecto invernadero existentes en la atmósfera, cuyas consecuencias afectan a toda la población y a todos los sectores de actividad a nivel global, incluidas las compañías de seguros.

Las aseguradoras deben adoptar medidas para adaptarse a los cambios de tendencia de riesgos extraordinarios como los huracanes, los terremotos, las inundaciones, los incendios provocados por el aumento de las temperaturas, etc., y buscar soluciones que les permitan seguir asumiéndolos sin descuadrar sus cuentas de resultados.

¿Cómo es la situación en España?

España cuenta con el Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad aseguradora pública estatal y adscrita al Ministerio de Economía que no tiene réplica en todo el mundo y que es la encargada de indemnizar a los damnificados por una catástrofe natural, siempre que tuvieran contratada una póliza sobre sus bienes (coches, motos, hogares, comercios, etc.) o sobre la vida de las personas.

El Consorcio se financia, entre otros, gracias a un recargo en las pólizas que los clientes pagan a las aseguradoras privadas, de tal forma que blinda a estas últimas de su exposición ante los riesgos extraordinarios, lo que les permite no tener que hacer grandes ajustes de primas para salvaguardar su patrimonio.

El importe del recargo que aplica el Consorcio varía en función del bien y del capital asegurado  y es de carácter obligatorio. Su cobertura se extendía en 2016 a más de 95 millones de pólizas según se indica en la revista digital de la entidad, lo cual permite disponer de una garantía muy amplia a un coste muy asequible para el cliente.

En cualquier caso, si el cambio climático incrementara el número de eventos extraordinarios, el Consorcio está "preparado y capacitado" para hacer las modificaciones necesarias en las coberturas y ajustar, en consecuencia, el recargo de las primas.

Los seguros de automóviles

En lo que respecta al ramo de automóviles (coches y motos), no todos los siniestros que se producen por fenómenos meteorológicos están amparados por el Consorcio, sino que el sector prevé un incremento de las tormentas y de la inestabilidad climatológica en ciertos periodos del año, lo cual provocará un mayor número de accidentes en carretera, tal y como afirma el estudio "El sector asegurador ante el cambio climático: riesgos y oportunidades" elaborado por la Fundación MAPFRE.

A diferencia de lo que ocurre con los accidentes provocados directamente por los fenómenos extraordinarios, los accidentes en carretera ocasionados por la climatología adversa, así como los daños directos por granizo o tempestades ciclónicas con rachas de viento inferiores a 120 km/h, no están cubiertos por el Consorcio y son las propias aseguradoras quienes deben hacerse cargo de los daños de acuerdo con lo establecido en la póliza.

En este sentido, si el cambio climático incrementa la siniestralidad de coches y motocicletas, es algo que a la larga repercutirá en el cliente, puesto que para hacer frente a todos los daños las aseguradoras tendrán que subir el coste de las primas.

Comprometidas con el medio ambiente

Algunas compañías de seguros ya sirven como punto de inflexión para muchos usuarios que se lanzan a la compra de un coche o una moto, puesto que ofrecen importantes descuentos para aquellos clientes que adquieran un vehículo híbrido o eléctrico.

Por otra parte, las aseguradoras se están adaptando cada vez más a las necesidades de estos usuarios con nuevas pólizas específicas para vehículos ecológicos, las cuales incorporan coberturas como el robo del cable de recarga o el servicio de asistencia en carretera sin límites en el kilometraje ni el número de asistencias, lo cual supone un elemento imprescindible para los coches eléctricos, que aún no disponen de una red de puntos de recarga muy extensa.

Más información de seguros aquí

05 de Diciembre de 2019
Daniel Bañares