Prueba TRIUMPH STREET TWIN

UNA PUERTA NUEVA

Hoy damos la bienvenida a la Triumph Steet Twin, nuevo escalón de acceso a la familia Bonneville y la primera de una generación que comienza una nueva etapa

 

La Euro 4 es una nueva normativa impuesta por el consejo europeo para los vehículos de dos y de tres ruedas (los coches van más avanzados y tienen todavía normativas más estrictas) sobre emisiones contaminantes. La nueva reglamentación, que entrará en vigor en el 2017, está afectando mucho a nuestro mundo motociclista porque obliga a las marcas a realizar grandes esfuerzos, tanto tecnológicos como económicos, que muchas no pueden superar. Esto ha supuesto la desaparición de algunas de ellas y también la desaparición casi total de mis queridos motores de dos tiempos (2T) y la mayoría de motores de alta cilindrada de cuatro tiempos, refrigerados por aire. Por supuesto, todo esto conlleva un aumento de costes de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que repercuten directamente en el consumidor, o sea nosotros que tenemos que pagar más dinero por nuestra moto. El consuelo que nos queda es que la salud de nuestro maltratado planeta es un asunto importante para todos y sobre todo para las generaciones venideras. Si no tienes hijos como es mi caso, pues... ¡también hay que colaborar y ser solidarios!

La Street Twin 900 de 2016 es una moto completamente nueva porque con la futura normativa no podían seguir con la refrigeración por aire y ha pasado a ser por agua. Esta cuestión condiciona de forma decisiva todo el conjunto, ya que implica instalar radiador de refrigeración del agua, bomba, conductos internos, manguitos... que irremediablemente rompen la línea clásica de las motos de antes. Pero los hombres de Triumph han conseguido casi el milagro, con un trabajo excelente y minucioso, han logrado esconder y disimular casi completamente cada uno de estos elementos. Sobre todo el radiador que es lo más difícil de tapar, es estrecho y delgado y lo han instalado en la cuna del bastidor por delante del motor que a su vez mantiene las típicas aletas de refrigeración en los cilindros y la culata para lograr un efecto visual más completo y ayudar al radiador a evacuar temperatura.

Triumph Street Twin

Lo he dicho en varias ocasiones y lo repito ahora, dentro de nuestro querido mundo de las motos, lo retro, lo vintage, lo clásico, lo heritage o como quieras llamarlo, está de moda. Y lo que antes representaba unas ventas casi anecdóticas dirigidas a entusiastas nostálgicos, ahora se ha convertido en un trozo de pastel muy atractivo para las marcas. Esta clientela cada vez más numerosa, busca distinguirse con algo que no pase de moda y que el mismo usuario pueda personalizar a su gusto usando su propia imaginación y una ingente cantidad de accesorios que la marca y la industria auxiliar pone a su disposición.

 

¿COMO ES LA NUEVA STREET TWIN?

Es una moto absolutamente nueva y sin duda el gran protagonista es su motor. Como no puede ser de otra manera se trata de un bicilíndrico Twin paralelo frente a la marcha, que cubica 900 cc, va refrigerado por agua, tiene 8 válvulas en cabeza y ofrece 55 CV a solo 5.900 rpm, con un par que tira desde muy bajas revoluciones con 80 Nm 3200 rpm, un incremento del 18% sobre el modelo anterior. Su principal virtud radica en su exquisito funcionamiento y la agradable curva de potencia, pero de eso te hablaré más adelante.

Se aprovecha de una tecnología muy actual con las posibilidades que ofrece el acelerador electrónico, los sistemas de gestión del motor y de inyección de combustible. Siguiendo las tendencias actuales, las bielas van caladas a 270º en el cigüeñal, para conseguir una entrega de potencia lineal y consistente. Lleva un embrague con deslizamiento anti-rebote y va asociado a una caja de cambios de cinco velocidades.

Triumph Street Twin

Como buena clásica moderna, se ha cuidado muchísimo su aspecto exterior con un gran nivel de atención a los detalles. Vemos las ttapas de motor negras con las líneas características del legendario motor Bonneville que favorece la silueta auténtica de la Street Twin. Al igual que el falso filtro de aire y los carburadores, un decorado bien hecho tras los cuales encontramos una moderna caja de admisión y el sistema de inyección electrónica. El sistema de escape es de acero inoxidable, de líneas rectas, se ha desarrollado y afinado para proporcionar el inconfundible sonido de una genuina bicilíndrica británica, con notas ricas e intensas a juego con su carácter alegre, que se puede oír y sentir. El resultado es una gran eficiencia, minimizando las emisiones y logrando un ahorro de combustible de un 36% con respecto al propulsor de la generación anterior, así que sin duda han realizado un gran trabajo.

El bastidor y parte ciclo, renos y suspensiones también son nuevos, no en su concepto pues el chasis sigue siendo un doble cuna fabricado en tubo de acero, pero sus cotas son absolutamente diferentes. Es más corta, más estrecha, con menos distancia entre ejes, tiene menos avance, el ángulo de dirección es más cerrado y el reparto de pesos distinto, carga más kilos en el eje delantero. Todo estudiado y probado para proporcionar una conducción mas dinámica, mayor agilidad y manejabilidad pero con un alto grado de aplomo y seguridad cuando se necesita. Su conducción es la de una moto actual, fácil e intuitiva de pilotar con un tacto muy refinado. Tiene una imagen clásica de innegable atractivo, pero al mismo tiempo ofrece fiabilidad y seguridad gracias a su técnica y materiales actuales.



MÁS INFORMACIÓN

Para completar su descripción voy a darte un resumen de sus principales elementos y componentes:

ABS: Sistema antibloqueo de frenos

Control de tracciónAprovechando el sistema de acelerador electrónico, el sistema de control de tracción desconectable optimiza la entrega del par motor.

Triumph Street Twin

Embrague antirreboteAporta sensaciones más suaves al embrague para facilitar la conducción entre el tráfico y para viajar durante más tiempo sin fatiga. Evita rebotes en reducciones bruscas.

Acelerador electrónicoMejora la respuesta, la seguridad y el tacto del acelerador.

Faro trasero de LEDLa incorporación del LED en la trasera de inspiración clásica combina eficiencia de consumo eléctrico con un toque de estilo característico.

Toma de corriente USBSe ha incluido una toma USB montada en la zona frontal para poder recargar dispositivos electrónicos.

Inmovilizador de motorUn transpondedor integrado en la llave la protege de los amigos de lo ajeno.

Panel de una esferaEl panel de instrumentos lo forma un reloj único que integra una pantalla digital multifunción con:

  • Indicador de marcha engranada
  • Cuentakilómetros
  • Dos cuentakilómetros parciales
  • Indicador de mantenimiento
  • Autonomía
  • Nivel de combustible, consumo medio e inmediato
  • Acceso para desactivar las funciones de control de tracción y ABS
  • Reloj

Además, se pueden añadir accesorios que también se controlan a través de la pantalla del panel, como el sistema de control de la presión de los neumáticos TPMS y los puños calefactables.

Triumph Street Twin

Piña de mandos: La nueva piña de interruptores presenta sencillos controles al alcance de la mano para facilitar el acceso a las funciones clave del panel.



DISFRUTEMOS DE LA STREET TWIN

Lo primero que me llama la atención nada más ponerme en marcha es que va suave como la seda, puede parecer una frase hecha, pero es la verdad. Las vibraciones llegan a las manos y un poco a los pies, pero solo en forma de un tenue latido para recordar que esta viva, nunca suben de intensidad. Salgo de los semáforos y el tacto del embrague, puño de gas, mandos y palancas parece que no pertenecen a una moto con la estética de los años '50. El asiento está a solo 750 mm del suelo, llego bien con los dos pies, y el depósito de gasolina, con su forma típica tradicional de las “Bonni” ahora es más corto y pequeño por lo que me sitúa más adelantado, su capacidad se ha reducido a 12 litros, pero como ahora gasta mucho menos no pierde autonomía.

Miro la instrumentación y la verdad es que me gustaba más antes, echo de menos los dos relojes, sobre todo el cuentarrevoluciones, ya sé que en esta moto no es muy importante porque no sube mucho de vueltas, pero me gusta ver en que régimen me muevo. Esta concesión a al actualidad la cambiaría.

Al poner el contacto hace un completo chequeo, que en mi opinión también se toma demasiado tiempo hasta que nos permite arrancarla, pero ya sabemos que con estas neo-clásicas no hay que llevar prisa. El motor cobra vida y te comentaré que la unidad de pruebas que nos han cedido, viene con el kit de personalización “Brat Tracker” que monta silenciosos Vance&Hines, el sonido es evocador y embriagador. Al final te daré más detalles sobre los kit de personalización de fábrica.

A pesar de su carácter tranquilo y ciudadano, es capaz de alcanzar sin problemas los 190 km/h reales y ofrece unas prestaciones más que dignas, con un consumo medio que se queda en 4,5 litros a los 100 km. El motor está muy lleno en bajos y medios lo que invita a utilizar marchas largas, da gusto ir a medio régimen, se mueve fenomenal y al mismo tiempo nos queda una buena reserva de potencia en el acelerador. Las relaciones del cambio también son largas lo que favorecen su temperamento “desahogado”.

Su conducción es neutra de reacciones, la dirección gira mucho y se mueve con soltura a baja velocidad, es siete kilos más ligera que la anterior Bonneville, con todos los llenos hechos, que no son pocos. Es una moto de casi un litro de cilindrada pero tiene el tacto y tamaño de una siete y medio. Dentro de la ciudad se encuentra como pez en el agua, la suavidad del motor y el tacto del embrague ayudan mucho, da mucha confianza poder asentar con firmeza los dos pies en el suelo. No hay semáforo o acera donde la aparquemos que la gente no se quede mirándola.

Salimos a carretera y para hacer turismo la protección, como esperaba, es prácticamente nula, no hay elementos que nos proteja del entorno, como es lógico el aire nos llega de lleno, eso nos hace ser pacientes e invita a circular a velocidades moderadas dentro de la legalidad. Hay que destacar su buen confort de rodadura, el ajustado consumo y ese placer que proporciona viajar en una moto tan clásica y bonita con el comportamiento dinámico y fiabilidad de una moto moderna.

Si apretamos el ritmo en carreteras viradas a medio/animado, resulta divertida y bien equilibrada, es ágil entre curva y fácil de llevar, pero no debemos pasar de ahí, ir a fondo no es lo suyo. Si te excedes forzando demasiado, apurando y llegando demasiado deprisa a frenadas y virajes, ni suspensiones ni frenos ni el propio motor lo pasaran bien, y tú tampoco. Esta moto pide una conducción sosegada y fluida, sin estridencias, de esa forma ofrece lo mejor de si misma y entonces te lo pasarás en grande.

Triumph Street Twin

Hay que hacer mención al lugar del pasajero, es ideal para dar gratificantes paseos en buena compañía. El asiento que nosotros llevamos es el del kit, más plano que el de serie, tapizado en marrón oscuro con el logotipo de la marca impecablemente bordado en la parte trasera. Las estriberas están recubiertas de goma, muy bien situadas, lo único es que no lleva son asideros donde agarrarse -seria un sacrilegio estético- así que no queda más remedio que sujetarse al conductor con un firme y cálido abrazo (yo lo prefiero).



LOS TRES KIT DE PREPARACIÓN

Los tres Kit de preparación que propone Triumph son la Scrambler, Brat Tracker y Urban, con caracteres bien diferenciados que detallamos:

El kit de inspiración "Scrambler" (2.150 euros)

Para lograr un inconfundible estilo off-road, el kit "Scrambler" presenta multitud de nuevos accesorios para la Street Twin:

  • Sistema de escape Vance&Hines alto con un elegante acabado cepillado (solo para uso fuera de la vía pública)
  • Kit de desmontaje del guardabarros trasero con faro compacto
  • Asiento acanalado marrón
  • Puños “barrel style” marrones
  • Intermitentes LED compactos
  • Cubre-cárter de aluminio cepillado

Triumph Street Twin "Scrambler"

El kit de inspiración "Brat Tracker" (1.600 euros)

Para lograr un estilo urbanita más agresivo, el kit "Brat Tracker" presenta multitud de nuevos accesorios para la Street Twin:

  • Silenciosos desmontables Vance&Hines de acabado cepillado
  • Kit de desmontaje del guardabarros trasero con faro compacto
  • Asiento acanalado negro
  • Intermitentes LED compactos
  • Puños “barrel style” negros 
  • Cubre-cárter de aluminio cepillado

Triumph Street Twin "Brat Tracker"

El kit de inspiración "Urban" (1.350 euros)

Para lograr un estilo informal con una posición de pilotaje urbana más agresiva, el kit "Urban" presenta multitud de modernos accesorios para la Street Twin: 

  • Manillar de estilo "Ace"
  • Silenciosos desmontables Vance&Hines de acabado cepillado
  • Intermitentes LED compactos
  • Cúpula tintada corta 
  • Alforja lateral de cuero y algodón encerado

Triumph Street Twin "Urban"



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR LA TRIUMPH STREET TWIN?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que se ha realizado esta prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar la Triumph Street Twin, tomando como referencia un varón de 45 años casado, con 25 de antigüedad de carné, que vive en Guadalajara, guarda la moto en un garaje privado y recorre hasta 6.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece mejor relación calidad-precio para un seguro a todo riesgo, es Mutua Madrileña con un precio anual de 347 €. Mientras que la compañía que ofrece un precio más barato para un seguro a terceros ampliados, es Génesis con un precio anual de 280 €.



CONCLUSIONES

En otras motos modernas muchas veces te tienes que leer un tocho de libro de instrucciones que alucinas para saber y entender todos sus secretos, posibilidades, regulaciones... en esta no. En esta prácticamente solo debes mirarla antes de usarla, y mirarla mucho, porque es realmente bonita, está muy bien hecha, llena de buenos detalles. Teniendo en cuenta que no es una moto cara y su orientación es la de puerta de acceso a la marca, tiene cosas muy interesantes. ABS, acelerador electrónico, control de tracción, las piñas de los conmutadores, el faro delantero con el logo de la marca en su interior...

Triumph Street Twin

Hereda lo bueno de la familia Bonneville, pero se pone al día con las estrictas normativas futuras anticontaminación e incorpora todo lo que necesita una moto moderna. Además es ideal como base de partida para preparaciones y personalizaciones, cada usuario puede hacer su propia interpretación de la moto de sus sueños. En definitiva la Steet Twin me parece un acierto total, una moto ideal para los tiempos que corren, ya sabemos que lo vintage y lo retro están de moda, pero que demonios, también nos gusta pilotar una moto que sea fiable y que vaya de coña, y esta Triumph Street Twin, es así.

Equipamiento probador:
Casco: Shark
Botas: Dainese Walken
Guantes: Rainers
Chaqueta: Dainese Harrison
Pantalón: Dainese Strokeville



A favor

- Conjunto comportamiento/estética/precio.

En contra

- Nada grave, vemos mucho nuestros antebrazos por los retrovisores.

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Javier Ortega
Marzo 2016

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar