¿Quién es responsable si se produce una colisión contra la puerta abierta de un coche?

Este es, sin duda, uno de los accidentes más frecuentes: los impactos que se producen cuando la puerta abierta de un coche estacionado invade la vía por la que circula otro vehículo. Es un tipo de siniestro en el que suele pensarse que toda la culpa es del primer coche. Sin embargo, la realidad es que la responsabilidad depende del momento en el que la puerta se abriera. En un caso así conviene tener especial cuidado a la hora de rellenar el parte amistoso.

abrir la puerta del coche

¿Qué pasa cuando la puerta se abre justo en el momento en el que pasa otro vehículo?

Según el artículo 114 del Reglamento General de Circulación, está prohibido llevar abiertas las puertas del vehículo, abrirlas antes de la completa inmovilización del coche o abrirlas o apearse de éste sin haberse cerciorado previamente de que ello no supone peligro o entorpecimiento para otros usuarios. En el caso de que abras la puerta en el momento en que un coche o una moto se están aproximando por la vía y sin darles tiempo para evitar la colisión, tú serás considerado responsable, porque no te has asegurado lo suficiente de que tu acción no suponía un peligro para la circulación. Tu seguro se hará cargo de reparar el daño que causes al perjudicado a través de la cobertura de Responsabilidad Civil Obligatoria.
Fuente: Reglamento General de Circulación, artículo 114, Código de Tráfico y Seguridad Vial

¿Cómo hay que rellenar el parte amistoso en este caso?

Si el parte se rellena de forma incorrecta, puede acabar siendo culpable el conductor que no lo es. Si eres el conductor debes marcar la casilla 2–“salía de un estacionamiento / abriendo puerta”– y, que encontrarás en el apartado 12. Circunstancias”.

¿Qué ocurre si la puerta ya estaba abierta?

Si en el momento del choque, la puerta de tu vehículo llevaba abierta un rato, la culpa en principio será del conductor que circula por la vía, porque se supone que debió percatarse del obstáculo y adecuar su trayectoria y velocidad a esta situación. Pero dependiendo de las circunstancias y de cómo se refleje el incidente en el parte amistoso, la culpa recaerá sobre una u otra parte.

¿Cuál es la manera correcta de rellenar el parte amistoso en este segundo caso?

No debes marcar, a diferencia del caso anterior, la casilla “salía de un estacionamiento/ abriendo puerta”, porque no la estabas abriendo en el momento en que pasaba el vehículo. La puerta ya estaba abierta y, por lo tanto, el impacto fue producto de un descuido del otro conductor. En este caso, hay que reflejar en el apartado “14. Observaciones” que el vehículo impactó contra la puerta cuando llevaba tiempo abierta. El conductor será señalado como culpable del siniestro y su seguro deberá responder de los daños que haya podido ocasionarte, tanto los materiales, al vehículo, como los personales, en el supuesto de que algún ocupante se haya visto afectado.

¿Qué pasa si las partes no se ponen de acuerdo?

Es bastante común que en este tipo de accidentes surjan discrepancias entre las partes, hasta el punto de que resulte imposible hacer un parte amistoso. En este caso, será necesario llamar a las autoridades –la Policía o la Guardia Civil de Tráfico– para que realicen un atestado, reconstruyendo los hechos según la versión de ambas partes y la de los testigos que pudieran haber estado presentes. Según lo que recoja el informe policial, la aseguradora determinará quién es el culpable.

¿Y si tampoco aceptan la resolución de la aseguradora?

En este caso, se puede actuar por la vía judicial y esperar la sentencia de un juez, pero si las pruebas o los testigos no avalan nuestra reclamación, será complicado conseguir que nuestra aseguradora nos cubra la defensa y ganar el caso posteriormente.

¿Cómo funciona la protección jurídica en un seguro de coche?

La cobertura jurídica en las pólizas de seguros de coche es la que te ofrece protección en aquellos casos en los que un tercero te reclama algún tipo de daño que hayas ocasionado con tu vehículo o, por el contrario, la que te ayuda a reclamar algún daño que te han causado a ti durante la circulación. Las aseguradoras ponen a disposición del asegurado esta cobertura, comúnmente conocida como “Defensa jurídica”. Esta cobertura permite al usuario asegurar que su compañía pague todos los gastos que se puedan derivar en un juicio (abogado. procurador, fianzas, tasas judiciales, etc.) a consecuencia de un accidente de tráfico con vehículo asegurado involucrado.

Te interesa
Siempre es aconsejable contratar una cobertura de Defensa Jurídica, ya que su precio es económico con respecto a la relación calidad / precio que ofrece, ya que llegado el momento, puede ser muy efectiva. Eso sí, es muy importante asegurarse de que está incluido el apartado de reclamación de daños y que las cantidades que ofrecen por elegir un abogado de libre elección son interesantes.

Sabías que…

Cuando tienes contratada la cobertura de libre elección de abogado, el letrado y el procurador serán elegidos por ti y no actuarán de acuerdo a las instrucciones de la empresa aseguradora. Pero es posible que puedas hacer uso de este servicio solo si un tercero te lleva a juicio a ti y no al contrario. Además, algunas aseguradoras solo pagan daños materiales a un tercero, otras solo pagan los daños personales, mientras que otras van un poco más allá y pagan el daño de equipaje o del asegurado en calidad de peatón. También es habitual que pongan un límite para el pago del abogado.

RESUMEN
  • Cuando se produce un accidente por la colisión de un vehículo contra la puerta abierta de otro que está estacionado, la causa puede ser, o bien porque la puerta ya estaba abierta desde hacía un rato, o bien porque se abre en el mismo momento en el que pasa por la vía un vehículo.
  • Si la puerta del coche se abrió, sin dar tiempo al vehículo contrario a rectificar su trayectoria, tú serás el culpable. Si la puerta ya estaba abierta, se considera que es el coche que se ha chocado el que no ha comprobado apropiadamente las circunstancias.
  • Es esencial rellenar el parte amistoso de forma adecuada. A menudo acaba cargando con la culpa quien no debe por haberlo hecho mal.
  • Este tipo de accidentes tienen muchos matices y, a veces, es imposible que las partes se pongan de acuerdo. En este caso, hay que llamar a las autoridades para que hagan un atestado y la compañía decida o, si no, acudir a la vía judicial.
FAQ
¿Qué circunstancias se plantean cuando se produce un choque contra la puerta abierta de un coche?
¿Quién tiene la culpa en ambos casos?
¿Qué pasa si los implicados no se ponen de acuerdo?

Fuentes

  • https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2003-23514#a114
  • https://www.boe.es/legislacion/codigos/codigo.php?modo=1&id=020_Codigo_de_Trafico_y_Seguridad_Vial
Deja tu valoración

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!