¿Sabías que… no puedes conducir a un hijo que se está sacando el carné?

Hay muchos padres que, antes de apuntar a tu hijo a una autoescuela para que obtenga el carné de conducir o durante las sesiones prácticas, deciden darle unas clases particulares para que vaya con una base y, quizá así, consiga ahorrar el coste de varias clases. Sin embargo, esta acción es constitutiva de un delito contra la seguridad vial y las consecuencias pueden ser mucho peores de lo imaginas.

licencia de conducir

Son muchos los padres que consideran que pueden enseñar a conducir a su hijo solo porque son adultos y conductores con experiencia y les pueden ayudar a su ritmo y, de paso, ahorrarse un dinerito. Lo que no saben es que esta práctica es ilegal y puede tener consecuencias graves. No importa que la práctica se realice en zonas sin circulación ni peatones, en un polígono industrial o en un camino rural.

Un delito con penas de prisión

En primer lugar, tienes que saber que conducir un vehículo sin la debida licencia obligatoria está tipificado en el artículo 384 del Código Penal con un castigo de prisión de tres a seis meses, una multa diaria durante un tiempo que va de 12 a 24 meses o con la realización de trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, aparte de una multa económica que asciende a 3.000 €.

Con las manos de tu hijo en el volante

Imagina que no ha habido ningún incidente, pero la Policía o la Guardia Civil comprueba que estás enseñando a tu hijo a conducir. En este caso, se os acusará de ir al volante de un coche sin el permiso de conducir correspondiente y eso lleva aparejadas sanciones. La pena de cárcel no suele aplicarse, salvo que padre e hijo tengan un comportamiento agresivo con los agentes de la autoridad.

¿Quién es el que tiene que asumir la sanción?

Tanto el padre (o madre) como el hijo serán culpables. El hijo estará cometiendo una falta al conducir ilegalmente sin tener el permiso de circulación. Y el padre será considerado culpable por complicidad, al proporcionar el vehículo a su hijo. Si el conductor es menor de edad, la sanción económica se aplica a su tutor legal. Además, se tipifica que los progenitores están incentivando al hijo a que conduzca sin estar capacitado para ello de forma legal. Esta misma situación se reproduciría en caso de que el que está enseñando a conducir no sea el padre, sino otro familiar u otro adulto.

Qué ocurre si hay un accidente

Las consecuencias pueden ser aún más graves si durante la sesión práctica de conducción con tu hijo ocurre algún tipo de accidente que ocasione daños al propio vehículo, así como a sus ocupantes o a terceros involucrados en el siniestro, ya que en estos casos la aseguradora puede desentenderse al tratarse de un hecho que está excluido de las coberturas del seguro.

¿Y si se producen daños a terceros?

En lo que respecta a los daños a terceros, la aseguradora indemnizará a los perjudicados, pero posteriormente ejercerá su derecho de repetición ante el tomador del seguro o el asegurado, es decir, podría reclamarte el reintegro de las cantidades que haya aportado, lo cual, según la gravedad de los daños, podría dejarte en una situación muy complicada.

Otras razones para no enseñar a un hijo a conducir

Para enseñar a conducir a otra persona, es obligatorio tener una certificación especial y si n, basta con preguntar a un profesor de autoescuela. Además, el vehículo tiene que estar equipado con un doble pedal para que el profesor, en caso de necesidad, pueda evitar las consecuencias de un error del alumno. Y, por supuesto, el coche tiene que estar debidamente identificado para que el esto de conductores de la vía tomen las debidas precauciones al estar cerca de un aprendiz de conductor.

TE INTERESA

Tanto el padre (o madre) como el hijo serán culpables. El hijo será acusado de conducir ilegalmente sin permiso de circulación. Y el padre, por complicidad, al proporcionar el vehículo a su hijo. Si el conductor es menor de edad, la sanción económica se aplica a su tutor legal.

RESUMEN
  • Conducir un vehículo sin la debida licencia obligatoria está tipificado en el Código Penal con un castigo de prisión de tres a seis meses, una multa diaria durante 12 a 24 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, aparte de una multa económica de 3.000 €.
  • La pena de cárcel no suele aplicarse, salvo que padre e hijo tengan un comportamiento agresivo se enzarcen en una bronca con los agentes de la autoridad.
  • Si se produce un accidente, la aseguradora puede desentenderse al tratarse de un siniestro que está excluido de las coberturas del seguro.
  • En el caso de daños a terceros, la aseguradora indemnizará a los perjudicados, pero posteriormente podría reclamarte el reintegro.
FAQ
¿Puedo enseñar a mi hijo a conducir en un descampado?
¿En quién recae la sanción si nos descubre la Policía?
¿Qué riesgos asumo en caso de accidente?

FUENTES:

Deja tu valoración

Únete a la discusión

0 comentario

comentario autor avatar

No publicaremos comentarios que contengan insultos o información falsa, inapropiada o abusiva.

¡Sé el primero en comentar!