Prueba RENAULT SCÉNIC
Energy 110 dCi eco2. Limited

DIVINA MADUREZ

Los cambios generacionales, los restyling y las actualizaciones de equipamientos y mecánicas mantienen al pionero de los monovolúmenes medios como una opción de compra interesante. La adopción de un nuevo frontal y la nueva terminación Limited son un buen ejemplo de ello

  

CAMBIAR PARA QUE TODO SIGA IGUAL

Las muchas cualidades del Scénic y las acertadas renovaciones del mismo permiten a este popular automóvil seguir siendo todo un referente entre los monovolúmenes medios. De hecho el año 2013 solo el Citroën Picasso yRenault Scénic el Ford C-Max le superaron en el escalafón de ventas.

Los últimos ejemplos de su constante evolución los encontramos en el reciente reestiling estético y en la nueva definición de las terminaciones. Respecto a lo primero destaca sobremanera un frontal renovado y mucho más agraciado estéticamente, donde el rombo de Renault preside la parrilla delantera dotándole, no solo de mayor identidad de marca, si no también de una personalidad que antes se echaba en falta. En lo concerniente a los acabados se han “redefinido” las terminaciones y aparece una nueva situada entre la básica Selection y la más equipada Bose Edition denominada Limited (la que probamos) más rica de contenidos que la anterior Dynamique, a la que sustituye, pero más interesante económicamente.



CON TODAS LAS CUALIDADES DE UN MONOVOLUMEN

El Scénic permanece fiel a lo que deben ser las grandes cualidades de todo monovolumen que se precie: máximo aprovechamiento del espacio, modularidad interior y polivalencia de uso. Lógicamente no faltan muchas de las soluciones ingeniosas en las que también fue pionero: mesitas tras los respaldos delanteros, huecos amplios para guardar cosas bajo los pies de las cuatro plazas principales, cortinillas parasol en los laterales Renault Scénictraseros, espejo retrovisor suplementario “vigila-niños” y hasta una consola central entre asientos que se desplaza longitudinalmente donde se incluye un hueco muy grande para guardar cosas. También hay cajones bajo los asientos delanteros y huecos con tapa bajo los traseros. Algunas de estas soluciones son opcionales pero se incluyen en Pack muy económicos. Por ejemplo, el Family Plus de solo 150 € (montada en la unidad de pruebas) contiene las mencionadas cortinillas traseras y las mesas tipo avión, y también un asiento delantero de acompañante cuyo respaldo se pliega completamente hacia adelante para poder transportar objetos muy largos (plegando también el asiento trasero queda espacio libre desde el portón hasta el salpicadero).

Respecto a la modularidad, en el Scénic encontramos tres asientos traseros individuales e independientes que podremos extraer del coche para dejarlo como si fuera una furgoneta. Lástima que al hacerlo quede al descubierto un escalón que impide disfrutar de un suelo completamente plano. Pero si los asientos permanecen enclavados en su posición también podremos desplazarlos longitudinalmente para administrar el espacio de piernas/maletero según las necesidades, o plegar los respaldos (también se reclinan) o incluso todo el asiento.



HABITABILIDAD: CINCO CABEN BIEN

Al margen de cómo posicionar los asientos posteriores, lo cierto es que el Scénic es capaz de acoger a tres personas atrás con suficiente confort. El espacio para las piernas es correcto y aunque los asientos no son grandes y el del centro es ligeramente más estrecho, tres adultos viajan con más desahogo y comodidad que en cualquier berlina del mercado.

Las dos plazas delanteras son lógicamente más amplias y confortables y los asientos cuentan con suficiente sujeción lateral. Incomprensiblemente el del acompañante va situado algo más alto y con la banqueta más plana que el del conductor, que es regulable en altura, y eso le hace perder algo de comodidad.



HABITÁCULO, LO BUENO Y LO MALO

Modularidad y espacio al margen, en el habitáculo encontramos otras cosas reseñables. Como los acabados, que mantienen una tónica muy Renault: calidad de ajustes y bondad de los plásticos pero con un diseño soso y poco decorado.

Respecto al puesto de conducción hay que decir que es correcto, destacando la buena posición de la palanca de cambios, muy próxima al volante, pero en el que hay que asumir otras “luces y sombras”. Por ejemplo, tiene una estupenda visibilidad en la zona fronto-izquierda gracias a un marco del parabrisas muy bien resuelto que no entorpece en la visión en las curvas y Renault Scénicgiros hacia ese lado, como es desgraciada norma en muchos de los competidores (el Picasso también está muy bien resuelto al respecto). Y en contrapartida, hay una amplia zona del parabrisas en torno al retrovisor central, que no está protegida de los rayos del sol (los parasoles tampoco la cubren) y la entrada de los mismos acaba resultando muy incómoda. En tono menor también encontramos algunos botones/interruptores demasiado dispersos y otros ocultos de la vista. La escasa regulación en profundidad del volante también podría molestar a algunos conductores.

La instrumentación, situada a medio camino entre el centro del salpicadero y la zona habitual delante de los ojos del conductor, es toda digital y ofrece la posibilidad de elegir entre cinco diseños diferentes con colores e informaciones diversas. Y el navegador cuenta con infinidad de posibles configuraciones y con una base de datos que avisa incluso de los radares fijos. La pantalla de este, que engloba otras muchas funciones es táctil pero está alejadísima del conductor y en la mayoría de ocasiones tendremos que manejarla con el mando posicionado en la consola central entre los dos asientos.

Donde no hay pegas que poner es en el confort. La absorción de las suspensiones y la insonorización del habitáculo resultan óptimos. Y en particular en esta última hay que destacar que se dejan oír más los sutiles ruidos aerodinámicos provenientes de los espejos que los generados por la mecánica, que pasan prácticamente desapercibidos.



MALETERO MODULABLE

La capacidad de maletero del Scénic oscila entre los 437 litros cuando los asientos están en la posición más retrasada y los 522 litros cuando están completamente adelantados. Unas cifrasRenault Scénic muy buenas que, sumadas a las formas regulares del mismo y a la posibilidad de quitar la bandeja rígida y seguir “cargando hasta el techo”, le otorgan una gran capacidad de carga. Si además hacemos uso de las distintas posiciones de asientos que ya hemos comentado, entonces las posibilidades de ubicar bultos crecen aun más.

Debajo de la moqueta hay sitio para una rueda de repuesto de verdad (el coche de pruebas la llevaba con llanta de chapa en lugar de aleación como las cuatro restantes) pero es un extra por el que hay que abonar 100 €. En caso contrario hay que conformarse con un kit de reparación de pinchazos mucho menos práctico.



MECÁNICA PEQUEÑA PERO CONTUNDENTE

El pequeño turbodiesel de 1.5 litros dCi de 110 caballos que mueve este Scénic es una delicia. Y más tras la última puesta al día donde ha mejorado el rendimiento y bajado los consumos. Antes era bueno y ahora es excepcional. Y no tanto por la cifra de potencia como por el modo de entregarla. De hecho no tiene “tirón turbo” cuando a solo 1.700 revoluciones empieza a empujar, pero la respuesta es contundente y continuada hasta alcanzar los 4.500 vueltas. Además no se percibe ruido del mismo en el habitáculo y tiene una finura en la rotación digna de un motor de superior cilindrada.



SIN ALARDES PRESTACIONALES

Las bondades del motor chocan ligeramente con la tonelada y media de peso del Scénic, con una aerodinámica de “coche alto” y con una caja de cambios con desarrollos de marchas que privilegian los consumos en trazados despejados. En consecuencia estamos ante un coche que se mueve correctamente pero sin alardes prestacionales. Para acelerar de 0 a 100 km/h emplea 12,5 segundos, lejos de la barrera de los 10 segundos donde los coches comienzan a sentirse “rápidos”. Lógicamente tampoco brilla en recuperaciones debido a los largos desarrollos de las marchas. En cualquier caso haciendo un uso correcto del cambio es posible moverlo con cierta agilidad, aunque sean los trazados despejados y las velocidades sostenidas donde más cómodo se encuentra.



CONSUMOS AJUSTADOS

Un motor pequeño y de buen rendimiento suele consumir poco. Y pese a los handicaps del peso la aerodinámica inherentes a su condición de monovolumen lo cierto es que el gasto de combustible es moderado. En conducción por autovía/autopista es posible bajar de los 7 litros y sube un litro más en condiciones menos favorable como puertos de montaña o ciudad donde cuenta con un eficaz sistema Stop/Start que para y arranca el motor en las detenciones y que aporta mucho más que un grano de arena a la hora de contener los consumos.



COMPORTAMIENTO SEGURO Y "FÁCIL"

El comportamiento dinámico del Scénic es ante todo confortable, seguro y “fácil”. Las suspensiones tienen unas regulaciones suaves con las que absorbe correctamente las irregularidades. Pero están bien amortiguadas y en consecuencia, aunque la carrocería se mueve, no cambia de trayectoria y da confianza al conductor. Como en todos los monovolúmenes, el eje trasero es inamovible, pero lo curioso y en contra de lo que podría parecer por la suavidad de las suspensiones, el eje delantero se inscribe Renault Scénicen las curvas con mucha obediencia incluso a ritmos muy altos. Un gran mérito porque los neumáticos de medida 205/60R16 no hacían presagiar tanto agarre. Es más, incluso pretendiéndolo, casi hemos sido incapaces de hacerlo subvirar. Esta cualidad hay que atribuirla a partes iguales entre la adecuada geometría de las suspensiones y las bondades de un control electrónico de estabilidad (ESP) que no acepta la desconexión y que funciona sin que prácticamente notemos su entrada en funcionamiento. Todo esto se traduce en seguridad y en facilidad de manejo, quizás las dos facetas primordiales en este tipo de coche.

No obstante, le falta algo de “tacto de conductor”. Todo parece muy filtrado y la dirección con asistencia eléctrica ayuda poco. En curvas es solo correcta pero sin alcanzar el nivel de progresividad de una servoasistida convencional y en recta no alcanza el nivel de precisión y autocentrado de sus antecesoras

Respecto a los frenos, no destacan por un gran poder de retención, pero tiene un tacto de pedal satisfactorio, una frenada bien aplomada y una resistencia a la fatiga correctas.



RIVALES

Pocos pero muy aguerridos rivales tiene el Scénic. El más barato, 20.000 €, es el Ford C-Max 1.6 TDCI de 115 cv que es más dinámico por prestaciones y comportamiento pero mucho menos práctico y modulable de habitáculo que el Renault.

Con un precio casi Renault Scéniccalcado al del Ford el Peugeot 3008 monta el mismo motor del C-Max pero declara 114 cv y ha homologado consumos más altos. Por mil euros más que el Ford, ya podemos acceder a un Scénic con el acabado básico Selection. Y sumando otros 800 € encontramos a nuestro protagonista con acabado Limited.

Por el mismo precio también se puede optar por un Citroën Picasso e-HDI de 114 cv con el mismo motor del Ford y del Peugeot. Es el actual superventas de la categoría y aunque es menos dinámico que el Scénic su configuración interior rivaliza a la perfección con él y le gana en capacidad de maletero. Aunque el maletero récord lo tiene el Volkswagen Touran que presume de 695 litros de capacidad pero su motor 1.6 litros TDI solo rinde 105 cv.

El Toyota Verso 115D de 111 cv también está en este orden de precios inferior a los 22.000 € y homologa consumos por encima de los del Renault.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL RENAULT SCÉNIC?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Renault Scénic Energy 110 dCi eco2. Limited, hemos tomado como referencia una mujer de 32 años casada, con 12 de antigüedad de carné, que vive en Zuera (Zaragoza), deja el coche en la calle y recorre hasta 14.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece una tarifa más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Verti con un precio de 465 € y con una calidad en la póliza de 7.83.



CONCLUSIÓN

El Scénic mantiene inalterados los valores esenciales que se buscan en un monovolumen y que le han llevado a ser un referente en laRenault Scénic categoría. En particular las relacionadas con un  habitáculo muy bien resuelto desde el punto de vista de la practicidad, de la modularidad y del aprovechamiento del espacio. En cambio se echa en falta algo de decoración y un diseño más emocional del mismo. Un valor que también le falta a la conducción pero que suple con un comportamiento muy seguro, eficaz y al alcance de “todos los públicos”.

La motorización 1.5 litros dCi de 110 caballos es muy buena y aunque no le asegura unas prestaciones brillantes los consumos son contenidos y el silencio de marcha y el agrado de uso resultan notables. El confort también brilla a buen nivel.



A favor

- Modularidad del habitáculo (tiene cinco asientos individuales con una segunda fila con regulación longitudinal, plegable y extraíble)

- Motor y consumos (el motor es brillante, tiene buena respuesta, agrado de uso y sobre todo unos consumos ajustados)

- Comodidad (exquisita insonorización, suspensiones de buena absorción y asientos confortables)

- Comportamiento dinámico (buena seguridad, eficacia a la hora de abordar curvas y un ESP muy efectivo que apenas delata su presencia)

En contra

- Asiento del acompañante (más alto y plano de banqueta que el del conductor y en consecuencia más incomodo)

- Detalles mal resueltos (la dispersión y posicionamiento de algunos mandos, o la falta de protección al sol de la zona central del parabrisas merecían una revisión)

- Escalón en el suelo al retirar los asientos de la segunda fila (un suelo plano facilita la colocación de la carga y está más en el “espíritu” de un monovolumen)

Prueba y Redacción: Luís Villamil
Fotos: Alex Blanco
Julio 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar