Prueba YAMAHA WR 250 X

DIGNA HEREDERA

Las siglas WR son sinónimo de motos de “raza” en Yamaha desde hace muchos años. Nacieron a finales de los 80 y significaban “Wide Ratio”: relación abierta y hacia referencia al tipo de caja de cambios que montaba esta versión especial de las YZ para enduro. Después pasó a ser el nombre de las prestigiosas 4T enduro de la marca y ahora lo heredan unas motos diseñadas para el uso diario en la calle.

  

DIGNA HEREDERA

Con las 250cc Yamaha ha querido aprovechar toda su experiencia en motocross y enduro con las YZ-F y WR-F y derivar de ellas unas motos prácticas, divertidas y técnicamente avanzadas. Hay dos versiones, una “R” con neumáticos mixtos, suspensiones largas y destinada a un uso trail o más bien “soft enduro” (o no tan “soft”, por que la moto lo permite) y nuestra protagonista, la “X”, una supermoto que con llantas de 17 pulgadas y buenos frenos permite tanto su uso diario como hacer tus escapadas deportivas por tus carreteras de curvas favoritas.

yamaha wr 250 xSon motos caras, pasan ambos modelos (R y X) de los 6.000€, algo que ha penalizado, hasta ahora, su difusión. Pero yo creo que gran parte del problema es el desconocimiento del público sobre lo que estas motos significan. Si sólo pasas la vista por el catálogo y ves una monocilíndrica de 250, parecida a la 125 y mucho más cara que otras 250cc del mercado seguro que de un plumazo la descartas. Sólo si la conoces la verás “con otros ojos”. Efectivamente es una mono de 250cc y 4T. Pero técnicamente está más cerca de las motos de cross y enduro (mucho más caras) que de las pequeñas 125cc. El motor, derivado del YZ 250F de cross, entrega 30Cv a 10.000rpm, el más potente de la categoría y muy cerca, en potencia de los bicilíndricos de Kawa Ninja u Honda VTR; lleva un chasis con todo el cuerpo central en aluminio y suspensiones y componentes de nivel. El resultado: una moto que pesa menos que las WR 125, potente y de prestaciones más similares a las de una XT 660 que a las de una 250 “normal”.

Como te decía, mecánicamente derivan de las YZ 250F y WR 250F. Con la misma estructura, con el chasis perimetral en aluminio, el subchasis y la parte inferior se hacen en acero: no es tan crítica la necesidad de ahorrar peso en esta moto como en las de carreras y fabricar estas piezas en aluminio es caro. Con el motor se ha trabajado más: en este había que conseguir caballos, fiabilidad y un mantenimiento más asequible que en la versión “racing”, y al tiempo una respuesta más “fácil” y menos violenta. Se mantiene su estructura general, cotas de diámetro y carrera y las válvulas en titanio de gran diámetro. Se ha bajado la compresión, lógicamente, se ha adaptado un cambio de 6 velocidades y se ha variado el sistema de lubricación de cárter seco por uno más normal, con el aceite dentro del motor. Para alimentar el motor se ha sustituido el carburador por un más sofisticado equipo de inyección electrónica.

El equipamiento también se ha “civilizado” algo. La pata de cabra que en las cross es inexistente y en la enduro de las que se recogen solas, deja su sitio a una pata con desconexión del encendido. Detrás, el colín inspirado en el de las R6, con una estructura de metal, monta un piloto de leds. Y en el puesto del piloto, unas piñas de calidad y con todos los mandos completos en su posición, como cualquier moto de calle. Si que llama la atención, que sigue siendo la “minimalista” pantalla digital similar a la de la enduro, en este caso con un cuentakilómetros y los testigos más esenciales para comprobar el buen funcionamiento del motor. El asiento es cómodo, bien mullido y el manillar y yamaha wr 250 xreposapiés están en una posición muy natural, algo deportivos, pero no radicales. Y por supuesto, lleva reposapiés para el pasajero.

En la parte ciclo se emplean suspensiones regulables en ambos trenes. Para la versión X que nosotros hemos probado se emplean unos muelles distintos tanto en la horquilla como en el amortiguador trasero, así como unos reglajes distintos, como es normal. También cambia, con respecto a la versión “R” el disco de freno delantero, en este caso con un enorme “LP” lobulado de 298mm. Y por supuesto, al montar llantas de 17” se ha revisado el desarrollo de transmisión final, buscando algo más de velocidad punta y capacidad de rodar en 6ª a buena velocidad con el motor desahogado.



¿CÓMO VA?

Reconozco que yo soy un firme “creyente” de la religión del peso mínimo en las motos. Para las mismas prestaciones, con menor peso mejor, aunque sea con menos caballos. Y me explico: Esta WR 250 es capaz de correr más o menos lo mismo que una XT 660. La grande pesará unos 180Kgs y entrega cerca de 50 Cv. La WR pesa unos 130 Kgs y se conforma con 30 Cv. Echando unas cuentas te sale que cada CV de la XT mueve 3,6Kgs mientras que en la WR esa relación es de 4,3 Kgs por cada CV. Pierde la WR, con la calculadora en la mano. Sin embargo, cuando te montas en ellas, la sensación de ligereza, la forma en que se mueven, en que puedes cambiarla de dirección, frenar, en suma, lo ágil que resulta la “pequeña” WR es inigualable con los muchos kgs de una moto mayor. Y eso es lo que importa en una moto, las sensaciones que transmite. 

Y eso que no es una moto bajita, precisamente. En Yamaha gustan las motos grandotas y esta WR, para ser una SM, es alta. Cómoda cuando te sientas en su sillín, todos los mandos están a mano y la posición de conducción off-road, con un manillar ancho, da confianza y facilita mucho maniobrar con ella a baja velocidad. Ponerla en marcha es fácil, al ser de inyección no hay estárter ni ningún paso previo a darle al contacto y pulsar el arranque. El embrague, suave, la caja de cambios, precisa y silenciosa: metes la primera (bastante corta) y sales. No hay vibraciones. El sonido que sale por el escape es de bajo nivel sonoro pero se reconoce el sonido de un moderno 4T, grave y redondo. La moto es ágil y así se percibe desde el primer yamaha wr 250 xmomento. Acelera bien, frena bien y con buen tacto y se “traga” los baches con facilidad: no sólo deriva de una enduro y vas sentado como tal, si no que además las suspensiones vienen de fábrica taradas bastante blandas, lo que ayuda mucho con mal asfalto o en zonas bacheadas.

Con esta descripción y como puedes entender, la WR 250X es una buena moto de ciudad. Ágil, suave, rápida y cómoda, si le pones un top case o tienes una buena mochila se convierte en una ciudadana espléndida. De hecho, cuidado, por que con esas capacidades es fácil emocionarse y entrar en las esquinas o en las frenadas o salir de los semáforos en plan excesivamente supermotard, algo que quizás a los policías de tu ciudad no les haga mucha gracia.

Es alta y el manillar, como en muchas trail, pasa por encima de los espejos de los coches. Las suspensiones son más duras (no mucho) que en las trail y algo más cortas. Aun así, tienes suficiente altura libre al suelo como para subir o bajar sin problemas bordillos y demás “obstáculos” que te puedas encontrar por la ciudad. Es, en resumidas cuentas, una buena moto de diario.

Si vas a salir a carretera, elige la que más curvas tengas y no te importe si el asfalto no es perfecto. Como buena moto derivada de una enduro, puedes llevarla muy deprisa por asfalto que no este en condiciones, hasta donde te dé el agarre de los neumáticos. Esto no quiere decir que tengas que evitar autovías y autopistas, desde luego; no es la moto más divertida del mundo en la autopista, pero mantiene buen crucero de forma razonable y si le yamaha wr 250 xaprietas sorprende ver hasta donde llega, aunque enseguida te das cuenta de que no hay carenado ni pantalla que te quite el aire. Eso si, el cambio de 6 velocidades está bien escalonado y la 6ª se estira bien. Si puedes elegir, desde luego, curvas de radio cerrado y buen asfalto: se agarra bien, tumba de locura y se deja llevar como una verdadera SM, tirándola al suelo, abriendo gas con la moto tumbada, frenando fuerte en el último momento dejando que deslice de atrás...es muy divertida y ligera.

En la pista de karts es una buena iniciación. Se agarra bien y es muy noble. Sin embargo, para este uso sería recomendable revisar el tarado de las suspensiones: si es blando y cómodo, aunque suficiente para sus prestaciones en la carretera, la mayor exigencia en un sitio tan revirado como la pista de karts las deja un poco justas. Rebota de atrás al frenar fuerte, clava la horquilla demasiado y al abrir gas fuerte la transferencia de peso de un tren al otro te llega a mover la moto. Pero para eso tienes suspensiones regulables, de suficiente calidad como para eliminar esos efectos negativos con un ratito que dediques a regularla bien.



EN CONCLUSIÓN

Las WR en versión “R” y “X” llevan ya un par de años en el mercado. No han tenido la aceptación que merecen, bien por su precio, bien por desconocimiento del público, ya que no han sido motos muy promocionadas. De hecho, su semejanza en cuanto al look o denominación con las WR 125 las ha perjudicado y el gran público, en gran medida piensa que son motos iguales pero con más motor. Nada más lejos de la realidad: estas 250cc se parecen más en sus prestaciones y capacidades a una trail media de 600cc que a las pequeñas 125cc y técnicamente son motos casi tan sofisticadas como las enduro o cross 4T de última generación. Aún así, más de 6.000€ de precio final han limitado mucho su difusión y el que va a por una trail de 600cc no acaba de ver claro que pueda hacer lo mismo con estas 250cc. Y es cierto, no puedes hacer lo mismo: puedes hacer más. Son más ligeras, andan casi igual pero su parte ciclo es mucho mejor, más sofisticada para menos peso. Y eso es una ventaja indudable.

Equipamiento probador:

- Casco: Hebo

- Mono: A-Pro

- Guantes: Halvarssons Newman (Cedidos por 2TMoto)

- Botas: Alpinestar SMX Plus



A favor

- Una moto rápida, ágil y muy divertida, técnicamente muy “currada”. Más moto de lo que parece.

En contra

- El precio es también de una moto más grande que el de cualquier 250cc.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Paloma Soria
Mayo 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar