Prueba SUZUKI VAN VAN 125

LA PLAYA EN LA CIUDAD

En los años 80, si recuerdas, hubo un grupo madrileño, “The Refrescos” que cantaba “Aquí no hay playa”. Un tema veraniego que hablaba de las ventajas e inconvenientes de que en Madrid no haya playa. Bien, pues en los últimos tiempos, en Madrid, se ha puesto de moda la mas playera de las Suzuki: La Van Van.

  

LA PLAYA EN LA CIUDAD

No creo que a los chicos de “The Refrescos” se les hubiese ocurrido, allá por 1984, hablar de esta Suzuki en su canción, pero desde luego, podrían haberlo hecho. La Suzuki más playera de la gama, a pesar de lo que muchos piensan no es ninguna novedad, si no más bien uno de los casos de mayor longevidad de la historia de la moto, sólo superada por la Vespa y pocos casos más. 

suzuki van van 125No creo que a los chicos de “The Refrescos” se les hubiese ocurrido, allá por 1984, hablar de esta Suzuki en su canción, pero desde luego, podrían haberlo hecho. La Suzuki más playera de la gama, a pesar de lo que muchos piensan no es ninguna novedad, si no más bien uno de los casos de mayor longevidad de la historia de la moto, sólo superada por la Vespa y pocos casos más. Presentada en 1972 como RV, la Van van actual es una evolución de aquella RV, nacida con motor de 2T, eran, aquellas primeras versiones, ,muy parecidas en sus formas a las populares (fuera de España) Honda Dax. Una moto bajita, con asiento grande y un depósito de gasolina pequeño. Con forma de tubo y el pequeño motor colgando y sin cerrar el chasis por debajo. Con los tiempos, la Suzuki fue evolucionando, haciéndose algo más grande, adoptando un motor de 4T, el cierre del chasis por debajo...modernizándose. Desapareció del catalogo Suzuki durante unos años para volver a nacer poco después debido a que seguía teniendo demanda y para la marca japonesa era, en el fondo, un buen negocio: una moto con poca inversión en evolución, amortizada ya y que se sigue vendiendo muy bien sin necesidad de demasiada publicidad ni historias.

Y no es de extrañar que la Van Van tenga este “éxito”. Una moto fiable, simpática, cómoda, polivalente, económica de mantener...¿lo tiene todo?. No, pero casi. No es una moto excesivamente rápida, aunque si muy ágil, más de lo que parece. Es cómoda, si no vas a llevar mucha carga. Y no tienes más que verla par darte cuenta que su aspecto playero y desenfadado es original y agradable, algo que ha enganchado a mucha gente. Con este bagaje, si lo piensas, puede ser la moto perfecta para solucionar a mucha gente el “marrón” de moverte por ciudad ágilmente.

Es una moto con mucha personalidad, de hecho está siendo objeto de “copia” por marcas chinas que, descaradamente, han tomado sus formas e intentan emular el éxito de Suzuki a más bajo precio (pero no con suzuki van van 125el mismo resultado). Además, en ciudades como Madrid se ha puesto de moda. No se sabe muy bien por qué motivo: no ha habido un gran campaña, ni es una novedad, pero de repente, mucha gente “in” de la capital ha salido corriendo a comprarse su Van Van y cada día se ven más por Madrid.

Técnicamente es una moto muy básica: un chasis de tubo de acero formando una cuna abierta y empleando el motor como parte resistente inferior, un motor monocilíndrico, refrigerado por aire y con culata de dos válvulas SOHC, muy parecido al de la Marauder (que hemos probado también hace poco) sólo que con cambio de 6 marchas. Eso si, las versiones actuales son de inyección electrónica. Horquilla normal, con las barras muy separadas, para dar cabida al balón que lleva por rueda y un disco delante. Detrás, un basculante de sección rectangular, con un sólo amortiguador central anclado directamente al basculante y un tambor de freno. Pero son las ruedas, una 180/80-14 detrás y 130/80-18 delante, los dos “pedazo de donuts” que consiguen darle ese toque personal a la Van Van, tanto en su imagen como en su comportamiento.

El asiento, -ancho y muy cómodo- el faro redondo con cerquillo cromado, el piloto trasero con el portamatrículas y la rejilla portabultos dan la pincelada “retro” a la imagen de la Suzuki. Lleva un sólo reloj, el cuentakilómetros, ayudado por algunos testigos para informar al piloto. Y cuando te bajas, se aparca perfectamente sobre la pata de cabra lateral. Es bastante espartana en su equipamiento, pero tampoco echarás nada importante en falta en su uso cotidiano.



EN MARCHA

La Van Van pretende ser una moto utilitaria, aparte de sus “originalidades” estéticas. Y eso se nota desde el primer momento que te subes a ella. Es una moto bajita y todos sus mandos están en la posición correcta, a mano y conformando un puesto de conducción levantado y cómodo.

Ponerla en marcha requiere tener el embrague cogido: es una Suzuki y estas siempre llevan este sistema de seguridad. Pulsas el botón del arranque y el pequeño 125cc se pone en marcha, sin ruidos ni vibraciones. El embrague tiene un tacto perfecto y las marchas entran con suavidad. La primera es bastante corta, por lo que la moto sale bien incluso en rampas. De hecho, todas las marchas son cortas, lo que le da gran agilidad en ciudad, aunque esto limita su velocidad en carretera. Puede parecer, desde fuera, que con el pedazo de rueda delantera que llevas la moto girara poco pero es un error: no sólo gira bien, si no más de lo habitual. Es divertido, con ese radio de giro, la precisión de sus mandos y la primera corta “jugar” a trialear girando a baja velocidad sin quitar los pies de los estribos.

suzuki van van 125Es estrecha, gira bastante y se llega muy bien al suelo. Es, por tanto, una buena moto ciudadana. No hay guanteras ni sitio para “echar” ningún equipaje, lo que te obliga, o bien a montar un top case o similar (y arruinar la imagen de la Van Van) o a llevar mochila (bastante mejor, con ese look playero) si tienes que llevar cosas. Aún así, su gran agilidad y facilidad de uso hacen de ella una buena opción en el uso diario. La carretera no es su paisaje favorito. No corre mucho, ronda los 100Km/h, pero además forzando tanto el motor si aparecen algunas vibraciones en las estriberas. No llegan a molestar, pero son suficientes como para notarlas. Eso si, su conducción relajada y fácil hace que una carretera revirada pueda ser ideal para un paseo tranquilo. Y gracias a sus ruedas y buen chasis le dará igual el estado del asfalto. Hay que ser consciente, de todas formas, que la moto está diseñada para esos paseos tranquilos y para moverte por ciudad. Si buscas curvas para hacer conducción deportiva estarás “sacando los pies del tiesto”. Es noble, y tienes que forzar para buscarle los límites. Pero los tiene y lo notarás por que la rueda trasera pierde adherencia. De forma muy suave y progresiva, y de hecho se nota poco...hasta que es muy evidente, por lo que es mejor no buscarle las cosquillas. Es parte del carácter que le otorgan sus grandes ruedas.

Aunque no este muy claro, esta Suzuki es una trail. Y como tal, tiene cierta capacidad de salirse del asfalto. Desde luego, su éxito ha venido de su polivalencia como moto ciudadana pero nosotros también la hemos probado en caminos. Y sorprende. Los neumáticos Dunlop que monta traccionan bien y sujetan lateralmente la moto lo suficiente como para atreverte a pasear por caminos e incluso a buen ritmo, sólo o acompañado. Amortigua lo suficiente y el cambio corto ayuda a “trialear” en zonas un poquito más complicadas que un simple sendero. No es una moto de enduro, eso está claro, y no es para ir “disparado” por caminos o saltos, pero desde luego, para darte un paseo por la montaña es una de las trail 125cc de 4T más conseguidas: pasará por sitios que no te esperas y te resultará fácil manejarla por caminos de tierra.



EN CONCLUSIÓN

La Suzuki Van Van es una moto que sorprende. Es más suave, más ágil y más polivalente de lo que a primera vista parece, lo que no es poco, ya que se la ve una moto pequeña y fácil. Es una moto de líneas muy particulares, que no por conocidas han perdido atractivo y sigue “enamorando” a mucha gente. Su estilo, entre retro y playero, con colores vivos hace que siga siendo una moto en la que la gente se fija y con la que no pasas desapercibido. Y en cuanto a su polivalencia, una vez comprobadas sus facultades en la ciudad, llama la atención que además, en campo, sea tan agradable.

suzuki van van 125Por la parte negativa, sea deseable un poco más de velocidad punta para poder ampliar su radio de acción en carretera. Sin embargo esto requeriría o bien, un motor más grande que impediría que se accediese a ella con carnet B o bien alargar los desarrollos, perdiendo así parte de su agilidad y carácter. También tendrían la posibilidad de montar un motor mas sofisticado, que llegase a los 15Cv, sin embargo esto la haría perder parte de su sencillez y fiabilidad, parte importante de la personalidad de la Van Van.

Aún así, en mi opinión, el mayor inconveniente que tiene esta Suzuki no son sus prestaciones, ni sus 12 Cv, suficientes para el uso para el que fue pensada. Es su precio. Pasa muy mucho de los 3000€, la encontrarás desde algo más de 3.200, pero su precio oficial es de 3.599€. Mucho dinero para una moto básica de 125cc, aunque este construida en las fábricas de Suzuki en Japón y no encargada a una factoría exterior.

Equipamiento Probador:

Casco: Hebo Indy

Chaqueta: Hebo O´Rey

Guantes: Hebo

Botas: Axo



A favor

- La Van Van no pasa de moda, súper fiable, polivalente y divertida.

En contra

- El precio la pone al nivel de motos mucho más sofisticadas y completas.

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Noviembre 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar