Prueba KYMCO SUPER DINK 125i

TAIWÁN ATTACKS

Hace ya 12 años que la primera Dink salió al mercado. Se trataba de un scooter GT que, a pesar de su diseño típicamente oriental y bastante extraño para el mercado europeo, sobre todo en aquellos tiempos, a lo largo de los años se ido convirtiendo en un éxito de ventas para la marca. Con distintas versiones y revisiones a lo largo de estos años, lo cierto es que ha afianzado la imagen de la marca en nuestro país gracias a su buen rendimiento, fiabilidad y relación calidad precio casi imbatible.

 

No obstante, como los tiempos evolucionan es una barbaridad, estaba claro que Kymco tenía que evolucionar tanto en diseño como en imagen. Mucha parte del público aún la sigue englobando en ese grupo de “marcas chinas” de poco reconocimiento, y poco hay más lejos de la realidad tanto por la calidad general de sus modelos como su por su implantación en el mercado. No obstante, lo cierto es que hasta hace relativamente poco los diseños de los modelos taiwaneses no gustaban en nuestro mercado y, entre otras cosas, sus medidas eran demasiado “compactas” para el usuario europeo. Pero desde la aparición de las primeras Xciting 500 y 250 allá por el 2005, ya se inició un cambio de rumbo a este respecto que sigue confirmando al cabo de dos años y ha culminado con la presentación de la que, y no exageramos, sea la mejor 125 GT del mercado actual. Estamos hablando de la Super Dink.

TECNOLOGÍA Y ESTILO

Y esa afirmación es muy arriesgada teniendo en cuenta la gran competencia que en el mercado con gigantes europeos como todas las marcas del grupo Piaggio o las excelentes japonesas, pero es cierto.

 

Para comenzar, el motor es totalmente nuevo y proporciona 15 CV a 9000 revoluciones, lo que la sitúa en el límite para los usuarios homologados de carnet de coche. Es decir, que apura la potencia disponible legalmente, y lo hace con una suavidad y progresividad simplemente perfectas. No es de extrañar que lleven varios años de desarrollo antes de presentarlo al mercado.

 

Su respuesta es relativamente consistente gracias a un par de 1,16 kgf a 7.000 rpm, y eso que los primeros metros le cuesta porque estamos ante todo un modelo GT que pesa bastante porque es grande, lo que permite una buena habitabilidad incluso para los adultos, pero sobre esto hablaremos más tarde.

kymco super dink 125i

Parte de la agradable suavidad general del propulsor se debe a la utilización de materiales “nobles”, el aluminio y el magnesio e incorporación de un doble eje de balance para equilibrar las vibraciones. En una época que incluso vehículos eminentemente urbanos y “proletarios” como los scooters equipan mucha tecnología al tener que pasar severos controles anti emisiones, Kymco ha equipado la Super Dink con una inyección 3MA desarrollada por Synerject. Nacida de la unión entre Siemens VDO Automotive y Orbital (empresa que desarrolló la inyección de modelos como el Ford Ka) en 1997. Como es habitual en estos sistemas, el combustible suministrado se determina gracias a la información generada por distintos sensores de acelerador, cigüeñal, temperatura, presión, etc. procesada por una ECU de 32 puertos en vez de 22.

 

Tanta electrónica bien empleada no consigue solamente la potencia de seguridad de las que hemos hablado, sino también unos consumos que rondan los 3 l a los 100 con una velocidad punta de hasta 120 km/h.

 

Y sigamos con los “gadgets”. Incorpora un sistema de seguridad en el cierre centralizado- desde donde se controla el bloqueo de dirección, la apertura del asiento, el arranque, etc.- por el que, con una pieza solidaria con la cabeza de la llave, se desliza una pequeña trampilla que tapa totalmente el acceso a la cerradura. Muy similar al equipado en las Suzuki Burgman, es un detalle que proporciona comodidad y seguridad con la máxima facilidad. Todo un puntazo.



ECONOMÍA BIEN ENTENDIDA

No sólo en tecnología, sino también en diseño, se nota que esta Super Dink es un paso evolutivo importante en la marca. Los diseños angulosos y el tamaño grande de la moto demuestran que ya está hecha para otro público más exigente que modelos anteriores. Por ejemplo, el asiento es largo porque proporciona una habitabilidad plenamente conseguida.

kymco super dink 125i

Aunque sin duda el gran paso adelante y una de las asignaturas pendientes que tenía Kymco en anteriores modelos era la capacidad del hueco bajo el asiento, un elemento importantísimo actualmente en la elección de compra de un escúter. Bajo el de la Super Dink caben por fin holgadamente dos cascos integrales a pesar de que en un principio puedas dudar de ello. Cierto es que el acolchamiento de la parte del piloto se ve algo “abombada” porque se ha ganado espacio aumentando la bóveda bajo la estructura del propio asiento, pero lo cierto es que tiene una excelente capacidad y siguen manteniendo esos detalles tan de agradecer como son la toma de corriente y soporte regulable para el teléfono móvil.

La cúpula elevada ligeramente curvada desvía bien el aire sin apenas afectar a la estabilidad del tren delantero, algo bastante habitual en este tipo de modelos. Esto se consigue entre otras cosas gracias al estudiado flujo de aire mediante unas tomas dinámicas situadas en su base que evitan turbulencias.

kymco super dink 125i En el frontal nos encontramos dos de los elementos más determinantes y característicos de esta nueva 125. Se trata de un par de espectaculares ópticas delanteras con un diseño bautizado por la marca como Eagle´s eye-like”, lo que en cristiano se traduciría como tipo ojo de águila. Lo cierto es que, a pesar de sus líneas algo “cibernéticas” e impactantes, gustan a todo el mundo y resultan atractivas. Aparte, hacen bien su trabajo que es iluminar por la noche gracias a sus cuatro luces por cada óptica, una de ellas elipsoidal. Por cierto, este respecto recuerda que todos los modelos provenientes del Lejano Oriente aún tienen interruptor de luces porque allí la ley no se obliga llevar la luz siempre encendida. Por lo tanto, recuerda conectarlas cuando circules con ella.

En cuanto a los frenos, adelante un impactante disco lobulado y detrás uno convencional. Cumplen bien su trabajo sin grandes alardes, pero con un rendimiento suficiente.



CONCLUSIÓN

Muchos eran los que ya confiaban en la calidad de las Kymco, como lo demuestra su permanencia entre las marcas de mayor venta desde hace ya varios años, pero lo cierto es que con esta nueva 125 los que aún no pertenecen a este grupo, no les quedará más remedio que reconocer que los taiwaneses lo han hecho realmente bien y que, si los modelos que traerán próximamente siguen esta tónica (que lo harán), Kymco puede dar aún más sorpresas. Sin ir más lejos, dentro de relativamente poco podremos ver el impactante Megascooter Myroad 700.

De momento, disfrutemos de este ataque taiwanés tan bien hecho, y a un precio que, como siempre, convierte a la SuperDink en una oferta que no puedes rechazar…



A favor

- Diseño atractivo

- Motor

- Tecnología

- Hueco bajo el asiento muy conseguido

- Habitabilidad

En contra

- Peso en parado

- No tiene freno de mano

- Amortiguaciones muy simples

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Miguel Méndez
Septiembre 2009

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar