Prueba MERCEDES CLASE E
250 CDi Avantgarde 204 CV

CLASE E: AMOR CONSOLIDADO

Con numerosos años a su espalda, la nueva Clase E mantiene su estatus de coche elegante y cómodo, bien fabricado y con una marcada capacidad dinámica, algo que se consolida en esta quinta generación. Vale que su diseño es discutido, sobre todo comparado con el modelo al que precede, handicap que lastra al tener que aunar modernidad con clasicismo. Esta versión biturbo diésel de 204 caballos brilla por su excelente motor: dinámico, silencioso y de muy bajo consumo. Cuesta 51.000 euros.

  

ESTÉTICA DISCUTIBLE PERO EFICIENTE

El despliegue tecnológico de la nueva Clase E resulta apabullante, aunque también destaca el espectacular cambio imprimido en la estética de la carrocería, de diseño moderno, dinámico y muy efectivo en el túnel del viento gracias a un coeficiente aerodinámico de 0,25, prácticamente de récord en un coche de casi cinco metros de longitud. Claro que a cambio de tanta perfección, el aspecto en general del vehículo ha perdido algo de personalidad con respecto a la anterior generación, modelo muy aplaudido por todo el mundo. Sus característicos faros redondos dobles se han sustituido por el mismo número pero en forma de rombo, igualmente reunidos de dos en dos pero alargados hasta el lateral del vehículo. La líneas rectas y picudas son ahora más evidentes que en el modelo anterior, donde primaban las curvas. Detrás cambian totalmente los faros, ahora alargados y de formas suaves y horizontales, algo anodinas, pero animadas con luces de led. Las formas del portón del maletero se han suavizado y estilizado. Pero donde se percibe la mayor personalidad y belleza de esta berlina es en los laterales, muy equilibrados y modernos, donde se han tallado con gran acierto los pasos de rueda traseros, la parte más bella del vehículo, sin duda alguna.

En definitiva, una carrocería algo desequilibrada en lo estético ya que poco tiene que ver la parte delantera con la trasera, mientras que los lados van a su aire marcando, eso sí, un buen estilo. Obviamente, en cuanto a la calidad no hay nada que reprochar, estamos ante un Mercedes cien por cien. Lo mismo ocurre en el interior, sin duda espléndido, tanto en la presentación como en la apariencia. Sin embargo, el diseño no acaba de convencer ya que peca de antiguo, parece como si no hubiese evolucionado tanto como el exterior, manteniendo las líneas rectas ya vistas en Mercedes desde hace mucho tiempo. En cuanto al espacio interior, hay suficiente acomodo, en cualquier cota, para cinco personas, aunque como en la mayoría de las berlinas de este tamaño, detrás viajan mejor dos que tres. Limitación que, en este Clase E, se explica porque la plaza central resulta estrecha y algo dura, además de contar con poco suelo para reposar los pies debido al tamaño del túnel de la transmisión. Para resolver este inconveniente, Mercedes vende en opción dos asientos separados, paquete que incluye calefacción en cada una de las plazas, persiana eléctrica trasera y persianas laterales manuales, todo ello por 4.495 euros. En cuanto al maletero, el hueco es amplio y sus formas son muy regulares y ofrece un acceso muy cómodo gracias a la distancia reducida que dista entre la boca y el suelo. Ofrece una capacidad bastante holgada de nada menos que 540 litros, volumen que puede ampliarse notablemente al abatir de manera simétrica el respaldo del asiento trasero en un volumen que no especifica la firma. Para rematar el hueco de las maletas, existe una original bolsa, pegada a la pared superior, que se abate y se cierra al pulsar un botón y cuya profundidad varía en función de la presión que se ejerza sobre su base.



COMODIDAD MÁXIMA AL VOLANTE

Otro detalle muy cuidado y típico de la firma es la comodidad que ofrece una vez sentado frente al volante. Además del buen espacio que existe, los asientos resultan excelentes por forma y variedad de regulaciones, aunque los de serie carecen de una suficiente sujeción lateral. Es fácil encontrar una postura perfecta y conducir sin limitaciones de visibilidad hacia ningún ángulo ya que los huecos acristalados son amplios y carecen de obstáculos en medio. Curiosamente el volante está ligeramente torcido hacia la izquierda, circunstancia que al principio resulta un tanto chocante pero que se olvida rápidamente. Otra curiosidad es el sistema que tensa el cinturón de seguridad, un automatismo que elimina holguras cada vez que el conductor o su acompañante se lo abrochan. Asimismo llama la atención la colocación de los espejos de cortesía, en un ángulo que permite ver reflejado a los ocupantes de la plaza trasera ubicada en diagonal, detalle útil para mantener vigilado en todo momento al niño que viaje atrás. También difiere de otros vehículos la posición algo retrasada de los asideros del techo, ubicación que sirve para obligar al acompañante a retrasar su asiento para que viaje sin forzar la postura de su brazo.

El acceso delante es bueno, no tanto atrás donde la alargada forma de las puertas y el vano irregular que deja practicable al abrirlas puede ser un impedimento para que accedan personas de cierto volumen. Una vez sentado atrás se nota que la espalda va más inclinada de lo habitual, algo que agradecerán aquellas personas que les guste viajar algo recostadas. Por lo demás, en estas plazas existe el mismo nivel de refinamiento y comodidad que en las delanteras, algo poco usual en muchas berlinas de este tamaño.

La calidad de los acabados rayan un nivel alto, aunque sin sobresalir mucho por encima de sus competidores de Audi y BMW. Eso sí, hay algunos detalles que deberían corregirse. Por ejemplo el freno de estacionamiento por pedal, sistema obsoleto que debería sustituirse por un mecanismo eléctrico mediante un pulsador. Otro aspecto fácilmente subsanable son los aros cromados del cuadro de instrumentos, que ocasionan unos molestos reflejos cuando incide el sol en ellos, e incluso la mala visión de los instrumentos ante la presencia de mucha luz sobre ellos. Y, menos importante pero fundamental para atraer a un público más joven, un diseño, sobre todo de la instrumentación, más moderno y emocionante.



TECNOLOGÍA AMPLIA Y MUY ÚTIL

La ergonomía es buena gracias a una inteligente ubicación de los mandos y al eficaz funcionamiento del Command, el sistema que controla las diferentes funciones de navegación, sonido, teléfono y configuraciones varias. El equivalente del iDrive de BMW y el excelente MMI de Audi. Su manejo por medio de las teclas del volante son de gran ayuda al conductor, que no ve mermada su seguridad al no tener que apartar la vista de la calzada. Este sistema es la punta de lanza de una serie de dispositivos tecnológicos de última generación para incidir en una conducción distendida y relajada, donde la ergonomía es una prioridad, tanto de día como de noche. Entre otros, cuenta con el Adaptative Highbeam Assist, un regulador automático de la luz de carretera, capaz de encender inmediatamente las luces largas y cortas –en incluso modificar automáticamente la longitud del haz entre 65 y 300 metros– en función de la existencia de un vehículo delante o en sentido contrario, cuyo funcionamiento y eficacia es digno de aplauso. Otro ingenio es el Attention Assist, que controla la falta de concentración del conductor actuando como un detector del sueño. Si a lo largo de un tiempo, el modo de conducción difiere del registrado como habitual por el vehículo, un chivato en el cuadro de instrumentos avisa al conductor de su cansancio con la palabra brake (frenar) y una serie de avisos acústicos. La idea me parece buena siempre que el conductor sea consciente de su estado y actúe en consecuencia. El programador de velocidad activo (Distronic Plus) es una mejora del anterior, gracias a un alcance del radar ampliado a 200 metros, capaz de realizar una frenada de emergencia por sí solo, además de mantener un espacio fijo, previamente seleccionado por el conductor, entre el vehículo y el que circule delante. En cuanto al Speed Limit Assist (indicador de velocidad límite), además de mostrar y avisar de la velocidad máxima elegida, la cámara del parabrisas detecta objetos redondos que tienen similitud con una señal de tráfico y las contrasta con la cartografía del sistema de navegación. Es un sistema que sirve de ayuda, sobre todo de día pues de noche su eficacia disminuye notablemente.

Menos espectacular pero muy efectivo es el estudiado diseño del capó, ya que en caso de atropello, se levanta unos centímetros para disminuir las posibles lesiones. Un excelente detalle que, junto a otros puntos de seguridad, han servido al Clase E para llevarse las cinco estrellas de seguridad en el test Euroncap. Esto, junto a los ocho airbags que monta de serie y las tecnologías ya mencionadas, le encumbran como uno de los coches más fiables tanto en el apartado de la seguridad activa como pasiva.



PRESTACIONES Y CONSUMOS DE PRIMERA

En el apartado dinámico, la estrella de Mercedes brilla al máximo, sobre todo por el elevado nivel de comodidad y efectividad que ofrece tanto en ciudad como en largos recorridos por vías de alta velocidad. Brillante comportamiento que es consecuencia de la excelente combinación de dos elementos de primer nivel: motor y chasis. La nueva mecánica biturbo diésel de 2.143 centímetros cúbicos y cuatro cilindros ofrece 204 caballos de potencia y un par motor máximo de 500 Nm entre 1.600 y 1.800 revoluciones. Ofrece unas prestaciones de primera, ya que es capaz de alcanzar los 242 kilómetros por hora y acelerar hasta los 100 kilómetros por hora desde parado en tan sólo 7,9 segundos, con una respuesta muy lineal y una excelente elasticidad. Pero lo mejor son los consumos, ya que es posible que sean inferiores a los seis litros cada 100 kilómetros, en conjunción con la caja de cambios automática de cinco velocidades. Aunque hubiera sido mejor una transmisión de seis velocidades –disponible sólo con la caja manual–, sobre todo para estar a la altura de la competencia, la gran fuerza mecánica disponible en un amplio rango de revoluciones junto con un corto desarrollo de la quinta marcha, permite un funcionamiento bueno. Peca de cierta lentitud al acelerar a fondo en primera y de efectividad en conducción deportiva ya que, por ejemplo, en modo manual no permite subir dos o más marchas de manera consecutiva, sólo lo hace de una en una, situación que se repite en reducciones. Una pena dado el motorazo que dispone, que se resolverá con la próxima incorporación de una transmisión secuencial de siete velocidades.

Además del excelente motor, otros responsables de los excelentes consumos son los sistemas de eficiencia de la energía denominados BlueEfficiency. Estos implican la incorporación de un alternador que genera electricidad principalmente en las fases de retención, para no restar fuerza al motor. Una bomba de combustible que optimiza su trabajo en función de la demanda de aceleración. Un compresor del aire acondicionado que se desconecta cuando no es necesaria su intervención. Unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura y un indicador en el salpicadero que recomienda la marcha óptima de conducción.

La insonoridad en marcha es excelente, ventaja añadida a un trabajo de la suspensión efectiva sobre todo en trazados con buen asfalto, donde el coche parece que flote ya que apenas se filtran las irregularidades del terreno al habitáculo. En este sentido, se nota el óptimo trabajo que realiza la suspensión, equipada de serie con amortiguadores de dureza variable y, sólo en opción, con muelles neumáticos de control electrónico. Dado que la comodidad es su objetivo, en zona de curvas se aprecia unos apoyos menos firmes, rápidos y precisos que en los coches de la competencia, más enfocados a la deportividad. Handicap que no es un impedimento para conducir en estas zonas con alegría ya que su tracción es muy efectiva a la salida de giros cerrados gracias a un control de estabilidad que corrige inmediatamente su carácter subvirador pero que no llega a molestar demasiado. En apoyos fuertes se nota la tendencia a irse el vehículo de delante, dadas las inercias que debe soportar el coche, aunque se corrige fácilmente cerrando rápidamente el giro del volante. Los frenos ofrecen un funcionamiento muy estable y efectivo en cualquier situación, tanto que en frenadas fuertes obliga a la carrocería a hundirse demasiado debido a la suavidad de la suspensión.



CONCLUSIÓN

Adquirir un Mercedes es siempre un acierto ya que nos aseguramos un producto bien terminado, muy cómodo y lo suficientemente equipado como para evitar encargar un montón de opcionales. Esta comodidad en marcha puede constituir un freno para los más intrépidos a la hora de conducir, que tendrán que decantarse por los más deportivos Serie 5 de BMW e incluso A6 de Audi, sus más directos rivales junto con los también lujosos Jaguar XF y Lexus GS. El motor biturbo del 250 CDi es una auténtica maravilla que pone en entredicho el cambio automático de sólo cinco relaciones, con unas prestaciones muy buenas y unos consumos excelentes. Y en cuanto al diseño, factor importante pero no determinante, es de esperar, leído esto, que sea determinante sólo para unos pocos.



A favor

- Espacio interior.

- Sistema de información Command.

- Climatización.

- Mecánica suave, de buena respuesta y bajo consumo.

- Excelente aerodinámica.

- Sistema de iluminación automática cortas/largas.

- Insonoridad interior.

En contra

- Acceso a las plazas traseras.

- Plaza central incómoda.

- Suspensiones algo blandas.

- Diseño menos personal que en la anterior generación.

- Calidad ligeramente inferior que en la anterior generación.

- Diseño interior poco novedoso.

- Cambio automático de sólo cinco marcha.

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Jesús María Izquierdo
Abril 2010

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar