Prueba CITROËN DS5
2.0 HDi 160 CV Sport

ALTA COSTURA

La historia de los vehículos de lujo y gran tamaño franceses no está plagada de grandes éxitos. A pesar de lo buenos o malos que hayan sido los modelos fabricados, nunca cosecharon resultados abrumadores de ventas. Citroën está dando otra oportunidad a este segmento con la nueva y cada vez más amplia línea DS. El DS5 es el principal exponente de esta nueva era.

   

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE... PERO

La lista es larga: Citroën XM, Renault Vel Satis, Peugeot 607 sin olvidar el extraño Renault Avantime. Todos los fabricantes quieren enfrentarse con éxito a las grandes y consagradas berlinas de lujo alemanas, pero pocos lo consiguen. Esta vez es pretende ser diferente, el nuevo DS5 tiene un aspecto impresionante, acabados de primer nivel y detalles cuidados hasta el extremo de sus posibilidades. La carrocería tiene una mezcla de estilos entre deportivo, coche familiar, monovolumen y prototipo que resulta impactante. En la parte delantera se identifica inmediatamente con la línea DS por las grandes tomas de aire laterales y por las luces día de led. En la parte trasera nos encontramos unos escapes con forma poliédrica y una caída del techo muy pronunciada que termina en una franja muy estrecha de luneta trasera. Detalles todos ellos únicos que hacen que no se parezca a ningún otro coche.



GAMA MECÁNICA Y ACABADOS

La gama está formada por dos motores diesel 1.6 y 2.0 (HDI 110 y 160) y en gasolina los excelentes 1.6 THP (Turbo) de 155 y 200 caballos de origen BMW. Existe también una cuarta variante híbrida con motor de dos litros de gasóleo y dos motores eléctricos que cuenta con 200 caballos y tracción integral. Es el más “ecológico” de todos pero también es el más caro para comprar. Las emisiones de la variante híbrida se quedan en 99 gr/km y un consumo de 3,8 litros/100 kilómetros, cifras que aumentan ligeramente si elegimos llantas superiores a 17 pulgadas.

Las cajas de cambio pueden ser manuales, automáticas o con cambio manual pilotado (CMP) y los acabados son tres: Design, Style y Sport.

El más básico ya cuenta con 10 airbags, ESP, climatizador bizona, cuatro elevalunas eléctricos, freno de estacionamiento automático, lunas traseras oscurecidas, llantas de aleación de 16 pulgadas y radio Cd con MP3 y toma auxiliar. El resto de opciones se encuentran agrupadas en packs de equipamiento como por ejemplo el pack eMyway (1.250 euros) que incluye: reloj analógico, cámara trasera, navegador, ayuda al estacionamiento, Bluetooth y retrovisores abatibles. La tapicería de cuero (2.115 euros) incluye también los asientos con reglaje eléctrico y calefacción. Todos llevan de serie el botón eTouch, este sistema incluye un módulo GPS, una tarjeta SIM (exenta de abono y sin límite de duración). Si pulsamos este botón, un operador se pondrá en contacto con nosotros en caso de necesidad: accidente, avería o cualquier otra eventualidad.



INTERIORES

La importancia que tiene para el DS5 el diseño se nota nada más observar el exterior, pero en el interior continúa e incluso se incrementa la importancia por el detalle. La mezcla de estilos es también una característica de su interior. Nos encontramos con rasgos de diseño tomados directamente de la aviación con otros acabados más propios de coches de lujo y gama alta. El conductor se sienta en una cabina envolvente (tal vez demasiado para algunos) y queda encajado en el coche como una pieza más. Los interruptores montados en el techo dividido, son de inspiración aeronáutica, no es el mejor sitio para colocarlos (por la dificultad que implica su manejo además de por el espacio que restan en altura) pero visualmente resultan muy llamativos.

La tapicería estrena un nuevo estilo muy atractivo y de acabado fantástico, en Citroën han tratado de hacer que el DS5 destaque de tantas formas como sea posible y los asientos son un buen ejemplo.

En el interior no encontramos muchos huecos para dejar objetos, de hecho salvo la guantera central entre los asientos no hay ninguno. Por suerte esta guantera recorre el interior de la consola y cuenta con un volumen muy generoso. Por lo demás solo quedan las bandejas de las puertas y la guantera normal del salpicadero, aunque esta última es muy pequeña y queda algo alejada del conductor. En la consola central del techo se pueden encontrar otras dos pequeñas guanteras con tapa.

La instrumentación es de lectura clara para el velocímetro, que además combina dos nomenclaturas (analógica y digital) pero resulta complicado de leer en otras funciones como el cuentavueltas que solo utiliza el formato digital.

Pulsando un botón en el techo activamos el Head-up display (opcional), pantalla de plástico transparente que se eleva frente al conductor para ofrecerle datos sobre la conducción.

El volante es excelente por tamaño, forma y grosor y lleva insertados los controles de audio y velocidad de crucero de forma simétrica por lo que resulta muy intuitivo de manejar.

La zona de la consola central es de las que mayor cantidad de controles agrupa y aunque quedan apartados de la vista, con el uso frecuente se encuentran instintivamente.

Para manejar el navegador y otras funciones como audio o teléfono, disponemos de un mando central circular (al estilo BMW) entre los dos asientos delanteros.

Los mandos de climatización son muy intuitivos y fáciles de manejar desde el primer momento, además su acabado es muy bueno por materiales tacto y aspecto.

Salta a la vista que Citroën no ha escatimado medios para seleccionar los mejores materiales y acabados que el dinero pueda comprar. Por ello todas las inserciones en aluminio que se aprecian en el interior se han encargado a la firma NAS. Esta compañía galesa las fabrica también para otras firmas de automóviles de lujo como Aston Martin, Bentley o Jaguar. Todos los materiales del cuadro de mandos están bien terminados y son de calidad, no hay un detalle que se perciba como barato o de calidad baja.

El Citroën DS3 está realizado sobre la base del C3, el Citroën DS4 está realizado sobre la base de un C4 y la lógica apuntaba a que el Citroën DS5 estuviera desarrollado a través del C5 con su cómoda suspensión Hidroactiva, pero no es así. El DS5 está realizado sobre la plataforma alargada de un Citroën C4. A pesar de este alargamiento el espacio no es uno de sus principales virtudes. Delante es correcto pero limitados por las formas envolventes de la consola central, en la parte trasera se acomodan dos adultos pero con matices. Las banquetas de los asientos delanteros no dejan un espacio decente para colocar los pies bajo ellas y si los pasajeros delanteros son altos, restaran espacio proporcionalmente a unas plazas traseras que no andan sobradas. El DS5 no es tan amplio como cabría esperar por su aspecto exterior. El maletero con 465 litros de capacidad le coloca en la zona baja entre sus rivales, cifra que se reduce en el caso de optar por la mecánica híbrida a solo 325 litros.



EN CARRETERA

Citroën es especialista en la fabricación de coches que parecen “flotar” sobre la carretera, sin embargo el DS5 no es uno de ellos. Nuestra unidad de pruebas tiene acabado Sport y unas enormes llantas de 19 pulgadas (235/40 19). No llega a resultar incómodo pero desde luego no es a lo que Citroën nos tiene acostumbrados. Los baches se sienten en el interior, a mi particularmente no me ha resultado incómodo y me ha gustado la firmeza de la suspensión y el aplomo en curva, pero a algunos pasajeros les ha parecido demasiado firme (no incómoda). Da la sensación de poder pasar por curvas increíblemente rápido y que el límite es solo cuestión de física. En conducción deportiva por puertos de montaña resulta divertido y su enorme tamaño parece disminuir a medida que aumentamos más todavía el ritmo. Tal vez el camino a seguir para los que busquen algo más de comodidad sea la elección de neumáticos no tan grandes por diámetro y con perfiles más generosos.

La respuesta del motor HDI de 160 caballos es contundente desde pocas vueltas, lo que resulta muy agradable para desenvolverse por la ciudad a baja velocidad. Las recuperaciones en marchas largas también son brillantes por lo que las maniobras de adelantamiento se pueden realizar en muchas ocasiones sin necesidad de reducir a una marcha inferior. La sonoridad está muy controlada y en el interior apenas se percibe el sonido del motor o del viento, a ello contribuye también que el HDI de 160 caballos es muy refinado y poco ruidoso. La visibilidad hacia atrás es buena a pesar de estar el cristal trasero dividido en dos partes. se ve razonablemente lejos a través del cristal trasero y en las maniobras de aparcamiento se ve incluso mejor que en un vehículo con maletero separado o portón trasero. Además, el DS5 incorpora una cámara de visión trasera que facilita aún las maniobras de marcha atrás.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL CITROËN DS5?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba de este coche, tomado como referencia un hombre de 50 años, con mas 10 de antigüedad de carné, que vive en Barcelona, guarda el coche en garaje privado y recorre hasta 15.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece el mejor precio es Direct Seguros con un precio de 619.97 euros en un seguro a todo riesgo, la mejor calidad/precio en un seguro a todo riesgo es GENESIS con un precio de 809.09 euros.



RIVALES

La línea DS busca el enfrentamiento con las berlinas alemanas más representativas como el Audi A4 TDI 170, Volkswagen Passat TDI 170, BMW 320d 163 cv o el Opel Insignia 2.0 CDTi 160 cv, todos ellos con carrocería familiar para equiparar conceptos. La mayor capacidad para ocupantes y pasajeros la consiguen el Volkswagen Passat y el Opel Insignia. El interior más original y atractivo lo tiene el DS5 pero el resto de contendientes sin ser tan originales cuentan con elevada calidad. Los mejores por prestaciones y consumos serían el Audi A4 y el BMW Serie 3 pero todos están muy parejos. El que mejor precio tiene es el Opel Insignia (27.664 euros) seguido muy de cerca por el Citroën DS5 HDi 160 Design (28.500), el resto de modelos superan por bastantes miles de euros esta cifra. El DS5 en acabado Sport se une al grupo de los más caros con 35.200 euros. Teniendo en cuenta a su competencia, el Citroën tendrá que echar mano (entre otras cosas) de su buen aspecto para tratar de vencer a sus rivales ya que como todos sabemos no es lo más importante en la decisión de compra, pero ayuda bastante.



A favor

- Estilo (tiene un estilo muy particular, es muy futurista pero no tanto como para pasar de moda en poco tiempo. Resulta chocante su aspecto a caballo entre monovolumen bajo y lujoso y coche familiar)

- Calidad (está muy bien acabado y con materiales de primera, es todo lo que uno espera en un coche de lujo)

- Comportamiento (a pesar del peso y del volumen, se maneja muy bien en curva. Es muy noble y nunca da sorpresas a pesar de rodar al límite)

- Puesto de conducción (sobresaliente por posición y ergonomía de los mandos, excepto los botones del techo)

En contra

- Espacio interior (aunque es muy efectivo visualmente, la consola del techo resta espacio en altura y las plazas traseras tampoco sobresalen por amplitud)

- Comodidad (resulta chocante que el paradigma del lujo en Citroën tenga una suspensión tan firme. No es incómoda pero no es lo que uno espera de una gran berlina de lujo)

Prueba y Redacción: Arpem.com
Fotos: Álex Blanco
Junio 2012

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar