Presentación Honda CB500F 2019

PUESTA AL DÍA

Esta CB500F sigue siendo ese modelo sencillo, económico, fácil de conducir y especialmente enfocado a los usuarios del A-2 del que te hablaba hace 3 años, pero con una puesta al día acertada para ser una moto mejor.

 

Nació a principios del 2013, con unas dimensiones compactas y se presentaba como una moto ágil, versátil y con costes de adquisición, consumo y mantenimiento contenidos. Esto la convierte en una moto ideal para utilizarla cada día, pero además está pensada para proporcionar un elevado nivel de satisfacción a su conductor en escapadas de fin de semana, sea cual sea el nivel y experiencia del motorista.

La CB500F 2019 combina estas cualidades con un atractivo estilo naked streetfighter y una serie de mejoras enfocadas a proporcionar más calidad, diversión y satisfacción. Básicamente sigue siendo la misma moto pero ha evolucionado aportando una carrocería con líneas más musculosas y agresivas y una equipación más completa. El manillar ahora es de diámetro variable, que contribuye a mejorar su estética, reducir su peso y mejorar las sensaciones en marcha. Toda la instrumentación es nueva, con una vistosa pantalla LCD y una iluminación de ledes, incluidos los intermitentes.

Honda CB500F 2019

El bastidor es el mismo construido en acero de estructura tipo diamante, ligero y resistente. Está dotado de cierto grado de flexibilidad controlada, calculada de forma precisa para proporcionar al conductor diversa información sobre los cambios en la superficie de la carretera. Sus cotas no han variado nada, con una distancia entre ejes de 1410 milímetros, un ángulo de lanzamiento de 25,5º y 102 milímetros de avance. Son medidas clásicas teniendo en cuenta el liviano peso de esta moto (189 kg), que proporcionan suficiente rapidez en los cambios de dirección al abordar secuencias de curvas enlazadas y mantienen el aplomo necesario en tramos rápidos.

En la suspensión delantera permanece la horquilla telescópica con barras de 41 milímetros de diámetro, pero han ganado 12 milímetros de recorrido y ahora llega a los 120 milímetros. El amortiguador trasero es de mejor calidad con un pistón de mayor diámetro y tacto mejorado, permite regular la precarga del muelle en nueve posiciones. Las llantas tienen 17 pulgadas de fundición de aluminio y son muy ligeras, pues utilizan palos en forma de Y de sección hueca. Lleva un disco de freno delantero de 320 milímetros de diámetro de diseño lobulado para favorecer su refrigeración y pinza de dos pistones, que se complementan con un disco trasero de 240 milímetros y pinza de simple pistón. La curiosidad es que los dos discos están sacados de la misma plancha de acero (para el trasero utilizan el circulo interno del delantero) con el fin de optimizar costes. Tienen sistema ABS de doble canal como equipo de serie, tal y como exige la normativa Euro 4.

Honda CB500F 2019

El motor sigue siendo el mismo pero con ligeros retoques que optimizan su rendimiento. Sus bazas son la sencillez, robustez y eficiencia mecánica, con un mantenimiento austero y muchos kilómetros entre revisiones (cada 15 000 km solo se cambian aceite y filtros). Rinde 47 caballos a 8600 rpm y un par de 43 Nm a 6500 rpm buscando el mejor aprovechamiento de cada gota de gasolina para obtener la mejor relación prestaciones/consumo. En estas especificaciones 2019 han conseguido un incremento de un 4% en potencia y par entre 3000 y 7000 revoluciones, para ello han tocado los grados en la distribución e incrementado la alzada de válvulas 0,3 milímetros.

El consumo homologado es de 29,4 kilómetros con 1 litro de gasolina, o lo que es lo mismo: 3,4 litros a los 100, por lo que en teoría puedes hacer 500 kilómetros sin repostar.

Impresiones de conducción

Las carreteras del sur de la Isla de Tenerife y las del Parque Nacional del Teide han sido las elegidas para realizar una ruta de unos 200 kilómetros para comprobar las aptitudes de esta nueva entrega de la CB500F. Te diré casi lo mismo que hace tres años: al no tener allí mismo el modelo precedente (me gustó mucho en su momento) no he notado grandes diferencias, pero sí es verdad que he apreciado una enorme suavidad general, con un golpe de gas consistente a partir de 3000 rpm y un cambio de marchas con un tacto y precisión excelentes. En algunos tramos de montaña me he empleado a fondo por las reviradas carreteras de la montaña del Teide y para subir de marcha siempre cambiaba sin embrague (solo cortando y abriendo el gas lo más rápido posible justo en el momento de insertar la marcha superior), pero incluso en las reducciones apenas tocaba el embrague y entraba perfectamente la relación inferior, dando un preciso golpe de gas a la hora de pisar la palanca.

Honda CB500F 2019

Luego en frenadas y al tirar la moto en los virajes lentos lo hacía con decisión pues me transmitía seguridad y buenas sensaciones, sintiendo el tren delantero firme y pudiendo abrir pronto el gas a fondo sin que sus 47 caballos pusieran en apuros el neumático trasero ni la parte ciclo.

Vuelvo a reafirmarme con este modelo como una excelente moto para los conductores del A2; moderna, bien equilibrada, divertida, muy fácil de conducir y capaz de satisfacer a una gran cantidad de usuarios sea cual sea el nivel de conducción que tengan. Por otro lado, como utilitaria, argumenta grandes virtudes: es asequible, de mantenimiento austero, consumo aquilatado y fiabilidad a toda prueba. Grandes méritos para una utilización diaria e intensiva.

Honda CB500F 2019

Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Honda
Marzo 2019

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos