Prueba FORD GALAXY
2.0 TDCi 163 CV Titanium X Powershift

FLEXIBILIDAD Y DINAMISMO A PRECIO RAZONABLE

El Ford Galaxy es un monovolumen de siete plazas que está íntimamente relacionado con el Ford S-Max. Tiene unas cualidades de conducción fuera de lo común para su tamaño lo que le coloca entre las opciones más interesantes de entre todos sus rivales. Con la renovación del modelo a corto plazo los descuentos promocionales que ofrece la marca pueden llegar a lograr una relación precio/calidad muy interesante

  

UN VEHÍCULO REDONDO

El Galaxy actual corresponde a la primera generación y se ha mantenido en el mercado sin apenas cambios profundos a excepción de los relativos al equipamiento y a los motores durante 2010 además de algún retoque estético leve en el capó, paragolpes y la parrilla delantera. Los pilotos traseros incorporaron leds y con los años, ha ido añadiendo a su equipamiento elementos de seguridad de última generación como el detector de ángulo muerto o el programador de velocidad activo. 

Pero a grandes rasgos todo sigue siendo igual de práctico y flexible en el interior con sus siete plazas. El diseño exterior es más cuadriculado que en el S-Max, modelo con el que comparte plataforma y motores pero este es el precio que hay que pagar por tener algo más de espacio extra a bordo. Cuenta con algunos detalles que le aportan un toque diferenciador de elegancia y que mejora algo su aspecto como los acabados cromados de esta versión Titanium X.



MODELOS Y VERSIONES

Aunque hasta hace poco el Galaxy contaba con motores de gasolina, en la actualidad todas las mecánicas que están a la venta son de combustible diesel. La próxima renovación del modelo, previsiblemente durante 2015, ha obligado a la marca a comenzar a deshacerse de stock. Prueba FORD GALAXY2.0 TDCi 163 CV Titanium X PowershiftActualmente el motor de acceso es un 2.0 TDCi de 140 caballos, anteriormente la gama comenzaba por un 2.0 TDCi de 115 caballos. La gama se completa con un 2.0 TDCi 163 y un 2.2 TDCi de 200 caballos. No existe versión de tracción integral pero todos ellos se pueden solicitar con la caja de cambios automática de doble embrague que en Ford se denomina Powershift. Está disponible con tres acabados: Trend, Titanium y Titanium X. El modelo utilizado para esta prueba corresponde al acabado superior Titanium X que tiene un precio de partida de 42.310 euros. Al precio inicial, tenemos que sumar la pintura metalizada, parabrisas térmico, llantas de 18 pulgadas, cristales privacidad y techo panorámico. El precio final es de 44.710 euros pero con los descuentos vigentes en el momento de escribir esta prueba, el precio final se reduce hasta 36.560 euros. Existe un Ford Galaxy desde 28.090 euros.



INTERIORES

La cabina es francamente espaciosa y con siete plazas, cinco de las cuales se deslizan y pliegan de forma individual y sin mucho esfuerzo, con semejante versatilidad, se dispone de un sinfín de posibilidades para trasladar pasajeros y carga.

Siendo perfecto para transportar a siete pasajeros cómodamente el hecho de contar con butacas individuales favorece la distribución minuciosa del espacio de carga y para pasajeros. Es muy fácil subir a los asientos traseros y al disponer de bastante espacio, los pasajeros adultos pueden sentarse en la parte trasera y gozar de espacio más que razonable para las piernas. El espacio “hacia arriba” para la cabeza también es generoso por lo que los ocupantes de mayor altura no se encontrarán nunca agobiados incluso con techo panorámico. Esta altura poco común es de hecho, la principal diferencia con el S-Max, a la hora de acomodar al sexto y séptimo pasajero. Puestos a sacar algún defecto solo podría decirse que carece de puertas correderas. Estas son más cómodas en la mayoría de situaciones a la hora de subir o bajar desde la parte trasera.

Prueba FORD GALAXY2.0 TDCi 163 CV Titanium X PowershiftLa ergonomía de la posición del conductor es difícilmente criticable. Sentados frente al volante disfrutamos de una visibilidad panorámica en todas direcciones. Aunque te sientas alto, sigue siendo lo suficientemente bajo para sentirnos dentro del coche y no “encima”. Los pilares A son de tamaño contenido por lo que la visibilidad hacia delante y girando en las esquinas es bastante buena. El puesto de conducción se puede ajustar de múltiples maneras y el salpicadero está muy bien construido con materiales de buena calidad y acabados agradables al tacto y a la vista. Los controles están colocados de forma lógica, sin exceso de botones e información.

La parte central del techo está repleta de guanteras de diversos tamaños, hasta cinco, en los que se pueden guardar más cosas de las que realmente se suelen llevar dentro de un automóvil. Por si este espacio fuera poco, las guanteras de las puertas también permiten almacenar objetos de gran tamaño como botellas grandes de agua. Por último la guantera central ubicada entre los asientos delanteros es también de gran tamaño y profundidad. En total son más de 30 espacios para cargar objetos abordo. Con todos los asientos, siete, en su posición el maletero dispone de unos nada despreciables 308 litros de capacidad. El Galaxy también puede utilizarse si fuera necesario como una furgoneta. La capacidad de carga mínima con siete pasajeros puede aumentar hasta los 2.325 litros con los cinco asientos de la segunda y tercera fila abatidos y el área de carga puede llegar a ser de hasta 2,1 metros de longitud. 



EN CARRETERA

El motor que aquí probamos nos parece la opción más sensata. El 2.0 TDCI de 163 caballos ofrece un buen compromiso entre potencia y economía de uso. La unidad menos potente, TDCi de 140 caballos resulta más adecuada si el uso que se va a realizar es eminentemente ciudadano ya que en carretera se quedaría claramente escaso. 

La dirección es muy precisa y el comportamiento en apoyos fuertes en curva te hace olvidar que estás conduciendo un enorme monovolumen ya que la carrocería se resiste al balanceo en las inclinaciones. Prueba FORD GALAXY2.0 TDCi 163 CV Titanium X PowershiftComparado dinámicamente con la mayoría de rivales de su tamaño es, con diferencia, el mejor de todos ellos. La suspensión proporciona un confort razonable si la carretera empeora y no por ello deja de responder si decidimos practicar una conducción más agresiva. La dirección asistida informa bastante bien de la carretera y su tacto favorece el control absoluto en cualquier situación. En viaje es toda una delicia y los pasajeros no dejan de sorprenderse del enorme espacio disponible a su alrededor. La sonoridad es bastante baja y las conversaciones se suceden en un tono normal incluso con los pasajeros más alejados de la tercera fila. La respuesta de esta mecánica de 163 caballos es razonable para mover con cierta agilidad los 1.730 kilos de peso del Galaxy. No se le puede calificar de deportivo pero si permite una utilización alegre del modelo y deja patente cual es la mínima potencia necesaria para no quedarse cortos en un uso múltiple de ciudad y carretera. El cambio de marchas automático de doble embrague Powershift cumple su cometido que no es otro que añadir confort a la marcha y facilitar la vida al conductor. Los cambios entre marchas no se perciben y no penaliza el consumo en exceso.



CONSUMOS REALES DURANTE LA PRUEBA

En autovía y circulando a 120 kilómetros/hora con cinco pasajeros, maletero a plena carga y aire acondicionado en funcionamiento, el consumo obtenido ha sido de 6,1 litros/100 kilómetros. Con solo el conductor y aire acondicionado en funcionamiento, el consumo ciudadano ha sido de 7,2 litros/100 kilómetros.



¿CUANTO CUESTA ASEGURAR EL FORD GALAXY?

En nuestro comparador de seguros, en la fecha que hemos realizado la prueba, hemos calculado el precio que costaría asegurar el Ford Galaxy 2.0 TDCi 163 CV Titanium X Powershift, hemos tomado como referencia un hombre de 45 años casado, con 17 de antigüedad de carné, que vive en Madrid, deja el coche en un parking privado y recorre hasta 20.000 kilómetros al año. Con estos datos, la compañía que ofrece un precio más competitivo para un seguro a todo riesgo, es Verti con un precio de 698 € y con una calidad en la póliza de 7.88.



RIVALES Y CONCLUSIONES

El motor que hemos conducido en esta prueba nos ha parecido algo justo para mover el peso y volumen del Galaxy, no escaso pero si justo. Por ello cabe deducir que el inmediatamente inferior TDCI 140 caballos se quedaría realmente escaso para una utilización en carretera. Prueba FORD GALAXY2.0 TDCi 163 CV Titanium X PowershiftEn cuanto al comportamiento Ford se ha convertido en un experto afinando suspensiones y el Galaxy es un buen ejemplo de ello. El Galaxy es ideal para realizar viajes largos con la máxima comodidad para los pasajeros y sin dejar a un lado algo de diversión para el conductor. Por otra parte la seguridad a la hora de conducirlo que aporta su elevada estabilidad es considerable por lo que el hecho de ser tan voluminoso no logra convertirlo en un monovolumen torpe. Otros rivales que hemos podido probar como el SsangYong Rodius de última generación, Fiat Freemont o los nuevos SEAT Alhambra y Volkswagen Sharan son más torpes respecto al Galaxy. El Rodius es el más económico, también es el más amplio y no se defiende mal en carretera aunque no llega a los niveles del Galaxy o de los del Grupo Volkswagen

El Freemont tiene más bien un comportamiento de todoterreno con todo lo bueno y malo que eso conlleva, en carretera se siente francamente torpe comparado con el resto y en espacio general no tampoco destaca especialmente. El más equilibrado en casi todos los aspectos de todos ellos es el Ford Galaxy. Incluso teniendo un precio elevado sigue siendo más económico que los modelos del Grupo Volkswagen, pero cuenta con un rival dentro de su propia casa que le pisa los talones por espacio y es algo más barato, el Ford S-Max. Aunque la renovación de este modelo esté al caer, su compra sigue resultando todo un acierto, además este hecho ayudará a que los precios sean más favorables justo antes de su retirada definitiva del mercado.



A favor

- Dinámica (es el mejor de su categoría con diferencia, las sensaciones de conducción no se corresponden con su voluminoso tamaño. En carretera parece encoger)

- Consumos (para tratarse de un vehículo de sus características capaz de transportar a siete pasajeros y equipaje no son nada elevados)

- Espacio (tiene un tamaño magnifico para familias numerosas y es capaz de transportar a siete adultos cómodamente)

- Calidad (todos los materiales y los ajustes son de primera calidad, se nota hasta en las zonas más ocultas a la vista)

- Suspensión (siendo divertido de conducir no resulta incómodo cuando la carretera empeora)

- Precio (aunque de partida es elevado, con los descuentos promocionales será posible lograr una sustanciosa rebaja)

En contra

- Precio (el S-Max es casi tan grande pero cuesta menos)

- Atractivo (la mayor altura hace que su diseño sea algo extraño en la trasera por ser muy alto y estrecho)

- Motor 2.2 TDCi (pleno de potencia pero con un consumo muy elevado, la mejor opción es el 2.0 TDCi 163 caballos)

Prueba y Redacción: Miguel A. Corcuera
Fotos: Alex Blanco
Octubre 2014

Busca tu coche

Marcas Modelos
Buscar coche
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar