«He tenido un accidente de tráfico en el que me salí de la vía en una carretera de doble sentido y choqué contra un árbol.

Yo he sufrido daños leves, aunque tengo mucho dolor en las cervicales, pero una amiga que viajaba conmigo ha sufrido daños en la columna y en el brazo que precisan de una operación. El coche ha quedado destrozado.

Mi preocupación es que el coche es de mis padres y yo tengo 22 años, por lo que tengo miedo de que el seguro no cubra nada y tenga que hacerme cargo de todos los daños. ¿Podría negarse la aseguradora a pagar el coste de la operación y de los daños en el coche?»

Respuesta de Arpem:

Cada compañía establece unas condiciones diferentes en sus pólizas de seguros, si bien es cierto que la mayoría aplica exclusiones a conductores menores de 25/26 años no declarados en las condiciones particulares.

Si este es tu caso, probablemente tengas muchas dificultades para que la aseguradora te indemnice por los daños materiales producidos en el vehículo y para que cubra los gastos en el caso de que seas tú quien precises asistencia sanitaria por las lesiones cervicales que comentas, ya que estas exclusiones suelen afectar principalmente a estas garantías voluntarias.

Sin embargo, en ningún caso la compañía puede oponerse a indemnizar a los terceros perjudicados, en este caso tu acompañante. La compañía deberá pagar los gastos necesarios para la operación, así como los días de hospitalización y rehabilitación que precise hasta la total recuperación de las lesiones. Además, en el caso de que a tu amiga le quede alguna secuela, le deben indemnizar con lo previsto en el baremo de automóviles en función de la gravedad del daño y del grado de invalidez que le pudiera quedar.

En ningún caso la compañía podrá reclamarte por los daños ocasionados a tu acompañante, ya que no es una causa prevista en el artículo 10 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, que trata sobre el derecho de repetición de la aseguradora contra el causante de los daños.