Prueba DUCATI MONSTER 696

CAMBIO GENERACIONAL

Ni siquiera a aquellos poco conocedores del mundo de la moto se les escapa el símbolo que representa las Ducati Monster. Pocos modelos en la industria de la automoción han llegado al nivel de importancia y de simbolismo de este modelo. Podríamos hablar del Wolkswagen Golf, de la Vespa, del famoso Escarabajo, la Harley Sporster y otros contadísimos coches y motos que pudieran compararse, pero mantenerse desde el año 92 hasta la actualidad (¡16 años más tarde!) con un modelo plenamente actual y en activo, es una tarea reservada sólo a los grandes. Sin duda, la fábrica italiana de motos por excelencia logró su éxito más grande a nivel comercial e industrial con este modelo nacido de la mente del mítico diseñador Miguel Angel Galuzzi.

  

CAMBIO GENERACIONAL

De hecho, este modelo creó por sí solo un segmento de motos que antes no existía: las naked deportivas. Miguel Angel la ideó reparando su propia moto, la superbike de Ducati de aquella época, una preciosa 851 con lo que se había accidentado días antes. En su estudio, viendo las líneas puras de la moto sin carenado con el entramado del chasis, el famoso motor V2 y su silueta recortadas contra la luz de la ventana. Allí nació un modelo que revolucionaría el mundo de las motos y de la industria de la automoción en general.

ducati monster 696 En aquella época, finales de los 80 y principios de los 90, el mercado había recuperado el espíritu de las motos sin carenado, más útiles y polivalentes que las híperdeportivas que habían dominado el mercado el último lustro. La Monster logró él perfecto cóctel entre las motos desnudas, la mayoría niponas,-que no dejaban de ser actualizaciones más o menos acertadas de viejas deportivas pero adaptadas abuso urbano o muy tranquilo- con un toque "sport" que a nadie dejaba indiferente. Rápidamente se reveló como un modelo que combinaba facilidad y polivalencia de uso con una endemoniada eficacia en el terreno deportivo, capaz de doblegar sin remisión a modelos con el triple de potencia en cuanto el trazado dejase de ser una estricta línea recta. De ese modo se logró un éxito de ventas sin precedentes que llenó las arcas de la marca e hizo las delicias de los aficionados a Ducati en general. Sin duda, éste ha sido uno de los modelos más "tuneados" de la historia del motociclismo, arrastrando con ellos a miles de aficionados que veían cómo podían personalizar su ya de por sí especial moto, adaptándola perfectamente a su gusto y logrando un modelo absolutamente especial. Miles de preparadores y diseñadores de piezas especiales pueblan sus catálogos con piezas para las Monster.



HABÍA LLEGADO EL MOMENTO

Precisamente a raíz de su éxito, los japoneses se lanzaron en bandada a desarrollar motos que aprovechasen el jugoso mercado hambriento de este tipo de modelos fáciles de conducir, divertidos de pilotar y polivalentes para el día a día. La Honda Hornet, las Kawasaki Z, las Suzuki GSR, las Yamaha FZ… todas ellas son herederas de la filosofía Monster, y habían elevado el listón del mercado hasta los niveles insospechados hace pocos años. Ducati siguió refinando el funcionamiento de su “joya de la corona”, pero el diseño se mantenía prácticamente igual (con excepción de modelos más especiales como las S2 o las muy deportivas y caras S4) que la primera M900 presentada en el salón de Colonia del año 92. La presión del mercado y de los propios ducatistas apretaban a la marca de Borgo Panigale para presentar un modelo nuevo, una Monster del siglo XXI capaz de seguir apasionando a las nuevas generaciones. Lo que ocurre es que hay que ponerse en la piel de los directivos de la marca, porque de todos es conocido que cuando algo funciona y se sigue vendiendo, lo mejor es no tocarlo, pero si te obligan a ello…

Lograr diseñar la digna heredera de una leyenda como la Monster no es una tarea nada fácil, pero el momento había llegado y este año se ha presentado la nueva 696, que ya os podemos adelantar que es otro gran éxito para el diseño italiano en general y de Ducati en especial.



FORMAS NUEVAS, MISMO ESPIRITU

La base más sólida del éxito de este modelo ha sido, históricamente, combinar un endiablada facilidad de pilotaje con un motor razonablemente (pero desde luego no explosivamente) potente. El gran reto era seguir manteniendo estas premisas, con un nuevo diseño y un comportamiento aún mejor desde el punto de vista deportivo ¿cómo lograrlo? Aquí está la respuesta. 

Para comenzar, el chasís sigue siendo-, no puede ser de otra manera hablando de una Ducati-un multitubular, pero respecto al de la anterior 695 se han engrosado los tubos de acero al cromomolibdeno, se han ovalizado ( no son totalmente redondos) y su estructura se basa en la la Desmosedici, la MotoGP de la marca roja: Además, ahora el subchasis pasa a ser atornillado, con una estructura de aleación superligera y estructura lateral maciza, mucho más rígido que antes pero también menos pesado. A este respecto conviene citar que el peso general de la moto se ha reducido aproximadamente siete kilos, lo que lógicamente redunda directamente en su mejor comportamiento deportivo y mayor manejabilidad, detalle este en que las Monster ya eran una de las referencias del mercado… pero ahora más, claro.

ducati monster 696

Pasemos al motor. La nueva denominación 696 hace referencia más a la necesidad de nombrar el nuevo modelo que a una diferencia real de cilindrada. Eso sí, en cuanto a su funcionamiento y a potencia real, la ganancia es, si no espectacular, si desde luego notable. Manteniendo la misma estructura y afinando elementos interiores (aligeramiento general, optimización de inyección, etc.) se han ganado unos espectaculares 8 caballos, llegando a los 80, lo que es más que loable teniendo en cuenta que la base del motor sigue siendo el ya veterano y archiconocido V2 a 90° con transmisión por correas, cuatro válvulas por cilindro y sistema desmodrónico. Además, el consumo también mejora, lo cual no es menos admirable puesto que ya en el anterior modelo era muy difícil pasar de los 6 l incluso en conducción deportiva.

Sigamos con la estética, algo fundamental en un modelo que se ha convertido en todo un icono como es este caso. Si los diseñadores italianos marcan pautas en todo el mundo desde hace siglos, será por algo, y aquí tenemos una nueva muestra. Esta nueva 696 es simplemente preciosa. No deja a nadie indiferente y combina la novedad absoluta que necesitaba Ducati con la preservación del espíritu puramente Monster. Nada más verla sabes perfectamente de dónde vienen sus genes, pero el nuevo faro que abandona la tradicional forma puramente redonda por un perfil semioval dividido en dos, los espectaculares escapes que parecen dignos de un cómic y salen elevados en los laterales del asiento le dan un aire totalmente renovado y atractivo. Por otro lado, está claro que el nuevo y masivo basculante más rígido (aunque también más ligero) que el anterior, así como un nuevo tarado de las suspensiones, mejora su comportamiento deportivo y su estabilidad. Por cierto, ahora el amortiguador trasero está colocado en un lateral con lo que la accesibilidad para los posibles reglajes (precarga de muelle e hidráulico en compresión) es más sencilla y directa.

ducati monster 696 En cuanto a la ergonomía general, esto requiere un comentario aparte. Desde que se incorporó la inyección electrónica en este modelo, en el año 2002 con las 620, la Monster tenía una posición de conducción bastante particular y extraña: manillar muy corto y adelantado, depósito relativamente largo y asiento estrecho con las estriberas muy adelantadas. Esto en una combinación que necesitaba claramente una adaptación y que, francamente, era tan mejorable que muchas de ellas pasaban por talleres especializados para cambiar algunos elementos y lograr una posición más cómoda y natural. En el desarrollo de este nuevo modelo esto se ha tenido en cuenta y desde luego la posición ha cambiado, pero de esto hablaremos más tarde.

Teniendo en cuenta que la Monster se ha convertido en el modelo referencial a la hora de buscar la primera moto grande para todos aquellos que entran en este mundo de las dos ruedas, no venía mal reforzar su manejabilidad. Por ello, se ha rebajado la altura del asiento hasta los 770 mm, para que de este modo los más noveles (entre ellos, miles de mujeres motoristas eligen la Monster cada año) lo tengan más fácil.



EL NUEVO MONSTRUO

La anterior 695 se notaba estrecha y manejable, pero realmente las 696 lo es aún más. No solamente es que pese siete kilos menos, sino que es más estrecha y la notas más compacta. El motor cobra vida con ese característico e inconfundible suave bramar de los motores Ducati con una suavidad mejorada cada año, y que ahora ha subido otro peldaño.

ducati monster 696

Montas en ella y presionas la maneta de embrague para meter primera “¿Algo se ha roto?”, piensas, “porque esto no presiona nada”. Te equivocas, si que presiona. Lo que ocurre es que parte de la evolución de este nuevo modelo, como hemos dicho, ha sido hacerlo más suave y fácil de llevar, y uno de los elementos optimizados ha sido el funcionamiento del embrague hidráulico. Es tan suave que al principio apenas tienes tacto, claro que a lo bueno te acostumbras pronto, y a los pocos kilómetros compruebas que su suave funcionamiento, complementado por un tacto de motor absolutamente ejemplar, logra maravillas.

Empiezas a rodar. Rápidamente te fijas que el cuadro de relojes es totalmente nuevo, de líneas totalmente futuristas y similar al de la 1098. Todo detalle más o menos retro, que antes era una de sus características más remarcables, ha desaparecido. Los clásicos relojes redondos de fondo blanco han dejado paso a una pantalla rectangular totalmente digital que al dar el contacto te saluda con el nombre del modelo y un chequeo general de la electrónica. Un diagrama de barras indica las revoluciones y también puedes ver todo tipo de datos según vas presionando un botón situado en la piña izquierda: tensión de la batería, reserva, consumo, etc.

ducati monster 696 Desde luego, esto rompe con el espíritu retro característico de las Monster, pero no podemos dejar de congratularnos de cómo Ducati ha sabido integrar tanta electrónica y tecnología en una moto tan bonita y que, a su modo, sigue teniendo un toque clásico. Por cierto, ahora el depósito que puedes ver son en realidad dos tapas plásticas de atractivo y moderno diseño, pero que pueden ser cambiadas independientemente en caso de caída, desperfecto o, simplemente, porque te apetezca cambiar el color de tu moto. ¡Nada se les escape a estos chicos de Ducati!

La ergonomía ya no es aquella extrañísima que sorprendió a todos los periodistas (y a los usuarios, claro) que la probaban en la 620 y que se ha mantenido estos años con la 695, pero desde luego tampoco es muy convencional. El manillar sigue siendo tan corto que obliga a una posición de tronco inclinado hacia delante (también así se mejora el control sobre el tren delantero) y sigue resultando algo particular, pero ha mejorado.

El desmodrónico en L ya había alcanzado unas cotas de suavidad y motricidad admirables en el anterior modelo, pero puedo asegurarte que ahora es mejor. Proporcionando ya 80 caballos a 9000 revoluciones la potencia pura ya es respetable, pero la suave contundencia de su entrega es simplemente perfecta para cualquier tipo de conducción, desde la más turística y tranquila hasta una realmente deportiva en que puedes “ducatear” aprovechando sus tremendamente efectivos medios y combinando la dosificación del embrague con el puño del acelerador para hacerte tramos enteros de curvas casi sin cambiar. Algo difícil para una moto de su cilindrada, pero que la Monster logra pasar con nota.

ducati monster 696 Teniendo en cuenta que en cualquier naked pasar de los 140-160 km hora es una lucha sin cuartel contra la presión del viento, es cierto que ahora al ser más potente y ligera, también es más rápida, aunque esto es algo que podrás comprobar en pocas ocasiones si no quieres perder el cuello en el intento. Lograrás ver hasta 220 km/h si te atreves a ello.

Pero no olvidemos que también las Monster se han convertido en todo un símbolo de la rebeldía urbana. No tiene más que darse una vuelta por alguna ciudad italiana como Roma para darte cuenta del impacto social que este modelo. Por tanto, su comportamiento urbano también es importante y aquí también la Ducati ha mejorado. Su posición sigue sin ser nada cómoda para manejarte entre los atascos, pero el ángulo de giro y el excelente tacto del motor la permite ser una alternativa elegante y mucho más “señorial” que un simple scooter o cualquier moto urbana.



LA LEYENDA CONTINUA

Como te podrás imaginar, Ducati no se va a parar aquí. Una vez puesto en marcha la nueva generación de “monstruos” con un éxito arrasador (ya en estas fechas, a poco de su aparición, ha sido récord de ventas en varios mercados, entre ellos Italia) puedes apostar todos tus ahorros a que la marca roja seguirá desarrollando este modelo y presentando otros de superior cilindrada. Si la fabulosa S4RS extasiaba con una parte ciclo de lujo y motor de 916 cc, pone los pelos de punta pensar lo preciosa que sería y a que niveles de efectividad deportiva llegaría con esta nueva base. Mientras llega este momento, que podemos apostar que será en los próximos salones otoñales, disfruta de esta nueva leyenda que acaba de nacer. Forza Ducati... otra vez.



A favor

- Diseño arrasador

- Comportamiento del motor

- Embrague suave (quizá demasiado )

- Manejabilidad

- Facilidad de pilotaje

- Amortiguación

- Frenos

- Más ligera que antes

- Nuevos relojes con más información.

En contra

- Tacto del embrague

- Ergonomía renovada, pero aún muy personal.

- Protección aerodinámica

- Espacio para el pasajero

Prueba y Redacción: David García de Navarrete
Fotos: Arpem.com
Junio 2008

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar