Prueba DAELIM B-BONE 125

TÚ ERES SÓLO HUESOS...

...unidos por muy poca piel. Al menos eso cantaba Manolo García cuando su grupo todavía se llamaba “Los Burros”. ¿Estaría pensando en la nueva B-Bone de Daelim? No creo, por que la canción debe tener 30 años más que este scooter, pero desde luego esta canción le viene “al pelo”.

  

TÚ ERES SOLO HUESOS

daelim b-bone 125Y no sólo la canción le viene bien, si no que su nombre está muy bien elegido. “Bone”, en inglés, como sabes es “hueso” y desde luego si algo caracteriza a este Daelim es por ir enseñando sus huesos y presumiendo de ellos. De hecho, enseña más de lo que lo haría si coges un Daelim Besbi, con la misma mecánica y un chasis similar y le “desnudas”, ya que parte de los herrajes que ves en el B-Bone, en el centro o bajo el asiento tienen más la función de “quedar bonito” que de sujetar algo o ser parte resistente del chasis “real”.

La verdad es que es un scooter original...a la vista, por que realmente, y aunque suponga quitarle algo de mérito a los diseñadores de Daelim, este “look” huesudo no es idea de ellos si no que se basa en un diseño de Honda de finales de los 90, el Zoomer y el PS 250 (o Big Ruckus, en los USA), de los cuales sólo el primero llegó al mercado español. No te extrañe si no lo has conocido. Por desgracia (sobre todo para Honda) no fue un scooter de éxito. Era un 50cc de 4T que inauguró esta línea de “scooters naked”, y del que se dijo que a pesar de tener hueco bajo el asiento (entre los tubos) y cierre del asiento con llave, lo que dejases debajo quedaba, lógicamente, a la vista. Además, el motor de 4T y 50cc no corría lo que sus contrincantes con motor de 2T, que además eran más fáciles de “preparar”, dos cosas importantes entre el público objetivo de los scooters de 50cc: los jóvenes. Y otro detalle que también tuvo su peso: no era especialmente barato, a pesar de ese aspecto, del que alguien dijo que le faltan piezas.



LOCO POR LOS HUESOS

Ahora Daelim trae de nuevo este concepto de scooter a nuestro mercado y “corrige” alguno de los errores que Honda pudo tener con su Zoomer hace 10 años. Un motor de 125 cc y 4T, el mismo que se monta en el Besbi, como te decía antesdaelim b-bone 125, lleva al B-Bone a un público distinto, el que tiene el carnet A1 o el carnet de coche y quiere un scooter de aspecto simpático para sus desplazamientos en corto radio. Con ello entra en competencia en un segmento en donde, a priori, no se queda “empequeñecido” en prestaciones, tal y como le pasó al Honda y su mecánica de 50cc y 4T.
Partiendo de ese look naked, y con el motor de refrigeración por aire y aceite del Besbi, el B-Bone es un scooter muy manejable y ágil. En cuanto al equipamiento, echas en falta, desde el principio alguna guantera o algún sitio donde dejar cosas. Es imposible. En el B-Bone se repite el problema del Zoomer y si necesitas llevar cosas de “tamaño medio” tendrás que recurrir a una mochila o bolsa. Puedes levantar el asiento, desde luego, y de hecho, en la parte baja del mismo hay un hueco donde llevar, sujeto con gomas, unas herramientas y la documentación, pero ojo con que se enteren de ello los “chorizos” de tu barrio, ya que además de poder meter la mano por debajo y sacarlo, para cerrar el asientodaelim b-bone 125 sólo se ha previsto un alambre que hace de cierre: no hay llave ni sistema de seguridad alguno que permita dejar algo bajo el asiento, aunque sea a la vista pero que no “salga” entre las barras. Tampoco cabe un casco, que sería lo más deseable, así que...

Si que puedes llevar objetos voluminosos entre tus pies, aprovechando “la cesta” que forma el falso chasis multitubular central con fondo en el depósito de gasolina. Ahí hay mucho espacio, por que como llevas los pies “estilo custom” en los reposapiés que quedan por fuera y hacia delante, queda sitio de sobra. La lástima es que no hayan previsto un gancho en algún sitio (en el mini-escudo frontal o en la parte delantera del asiento, por ejemplo )para poder colgar una bolsa que apoye abajo.

Por lo demás, el “simpático” B-Bone juega su mejor baza en esa línea original y divertida. El cuadro sigue esa filosofía minimalista pero a pesar de ello hay más información de lo que parece. Un aforador de gasolina, el cuentakilómetros y cuatro testigos lo conforman. Sólo un reloj horario y un cuentakilómetros parcial se echan verdaderamente en falta. Eso si, a la hora de aparcar si es “amable” y te ofrece la posibilidad de apoyarlo en la pata de cabra lateral, con sistema de desconexión del motor o en el caballete central, de fácil accionamiento. Pero a pesar de sus fallos, no te extrañe que acabes “loco por sus huesos”, por que resulta un scooter muy agradable, en todos los sentidos.



EN LOS HUESOS

Aunque más bien debería decir “sobre los huesos”, por que lo que te voy a contar es cómo va esta B-Bone. Como ves en las fotos tiene pinta de ser undaelim b-bone 125 scooter muy ligero. Es normal, con esa carrocería mínima, que al contrario de lo que mandan los cánones de la sensualidad, enseña todo. Y efectivamente, no pesa mucho, pero no es precisamente ligero. Se declaran 130 Kgs en seco para el B-Bone, comparado con los 141 Kg. de un Daelim S2 o los más de 150 Kg. de casi cualquier scooter GT de 125cc no está mal, pero ten en cuenta que el Besbi, por ejemplo, pesa 96Kgs (es uno de los scooters más ligeros del mercado) o un Daelim S1, un ágil scooter urbano, pesa 123 Kg.. Y es que no hay carrocería, o más bien “parece” que no hay carrocería, pero de hecho los plásticos que no tiene “tapando” se compensan con el peso de las estructuras metálicas que lo visten.

Pero a pesar de eso, tiene los kilos bien repartidos. El asiento está bastante bajo y cualquiera llega bien al suelo. Los reposapiés avanzados, en plan “custom”, están bien posicionados y vas cómodo, con un asiento mullido y un manillar bien diseñado en posición y dimensiones. Es muy fácil moverlo en parado, arrancar y salir. En marcha se siente suave y dócil. Es muy fácil meterse por cualquier sitio, gira bien y es estrecho. El motor tiene buenos bajos y en ciudad o en atascos es muy fácil “escaparse” por los lados.

Llanea bien, pasa de 100km/h con facilidad y llegas a los 110km/h en el marcador con un poco de paciencia. Y si además de paciencia tienes una cuesta abajo, la aguja llega hasta los 120 Km/h, aunque en cuanto llegues a la subida vuelves a la realidad de los poco más de 11Cv y 130 Kg. Además, daelim b-bone 125a esa velocidad el Daelim ya no va cómodo, el tren delantero vibra y se nota forzado. No asusta ni pasa nada, pero precisamente como no hay plásticos, se puede ver con claridad las oscilaciones del tren delantero hacia delante y detrás. En las curvas es toda una tentación intentar arrastrar los reposapiés por el asfalto. Pasan cerca en cuanto inclinas un poco fuerte y el B-Bone, en estas tumbadas, a velocidad media se muestra noble, pero tampoco es lo suyo. Eso si, tiene que ser en buen asfalto, por que con baches, el único amortiguador trasero (montado en un lado) es un poco “escaso”: cuando te has montas puede parecer blando, pero cuando pisas un bache es un poco rebotón.

Para los frenos, una nota alta, desde luego. Lleva un sistema de frenos combinado y cuando frenas de atrás manda algo de presión de freno a la pinza (enorme pinza) de freno delantero, ayudando así a detener al B-Bone a los conductores más noveles, los que pueden tener más miedo de frenar “como Dios manda”, con el freno delantero. Sin embargo no resulta intrusivo y si eres un conductor con experiencia y sí frenas con el freno delantero, el sistema no estorba, no te engaña al tacto y llegas incluso a bloquear la rueda trasera sin hacerlo deslizar de delante tirando de las dos manetas. Y en general, buenos frenos y con buen tacto.



EN CONCLUSIÓN

daelim b-bone 125

La verdad es que el B-Bone es un scooter que me ha gustado. Original y atractivo de líneas, muy ágil en ciudad, agradable de conducir y sólo un par de “tachones” en su reputación, en cuanto al amortiguador trasero y la carencia absoluta de huecos para dejar cosas (que poco me gusta quedarme con el casco en la mano cuando voy con un scooter), pueden estropear un poco el buen sabor de boca que deja. Dos mil y pocos euros es lo que cuesta este divertido Daelim, en mitad de la tabla de precios de los scooters de 125cc. Quizás algo caro, si lo comparas con, por ejemplo, el Besbi, que con la misma mecánica, aunque más básico cuesta menos de 1.400€. Aunque quizás barato, si lo comparas son otro scooter “divertido”, de similares prestaciones y también recién presentado, el Yamaha BW´s, de casi 2.800 “pavos”



A favor

- Un scooter de líneas simpáticas, muy ágil y fácil de llevar

En contra

- Sería de agradecer alguna guantera o hueco donde llevar cosas

Prueba y Redacción: Daniel Navarro “DaniRacing”
Fotos: Miguel Méndez
Agosto 2010

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar