comparador seguros coche

Siniestros más frecuentes entre vehículos, ¿de quién es la culpa?

Última actualización: 10/04/2018

Siniestros más frecuentes entre vehículos, ¿de quién es la culpa?

Ilustración: Víctor López

En un accidente de tráfico entre dos vehículos sólo tienen derecho a indemnización quienes no hayan sido responsables del mismo, es decir, las víctimas. Algo aparentemente sencillo, pero que a la hora de la verdad genera muchos conflictos y, en ocasiones, necesita de un juez para determinar la culpabilidad.

Antes de llegar a ese punto, las aseguradoras implicadas realizan una investigación basándose en el parte de accidente o en el atestado policial y, si existen contradicciones, estudian el escenario, la forma en que se produjo el siniestro y dónde se localizan los daños en los vehículos implicados para, finalmente, tomar su decisión en relación a quién debe asumir la responsabilidad.

Cada accidente tiene sus propias particularidades y dificultades, pero hay algunas situaciones habituales donde es posible identificar rápidamente al culpable si atendemos a una serie de apreciaciones recogidas en el Reglamento General de Circulación, independientemente de que nos puedan parecer más o menos justas.

Estacionamiento

Aparcar es una situación que puede provocar pequeños daños materiales al vehículo y cuya responsabilidad es siempre para quien realiza la maniobra de aparcamiento o de incorporación a la circulación. Es decir, aunque el coche que reciba el golpe esté mal estacionado o sin dejar espacio para salir a los demás vehículos, la culpa será exclusivamente de quien está en movimiento.

Marcha atrás

Cuando un vehículo alcanza a otro mientras está realizando una maniobra de marcha atrás la culpa del siniestro es siempre suya, salvo que el contrario circule en dirección prohibida, le afecte una señal de STOP o de ceda el paso o cuando también esté realizando la misma maniobra, caso este último en el que la culpa es compartida.

Cruces o intersecciones

En un cruce de calles sin señalizar la preferencia de paso es para el vehículo que aparece por la derecha, por lo tanto, en un eventual golpe la responsabilidad recae en el vehículo que viene por la izquierda.

Si el cruce está señalizado y alguno de los conductores tiene una señal de ceda el paso, un semáforo o un STOP y no lo respeta, la culpa es quien no obedece las señales, salvo en el caso de que la parte contraria circule sin respetar el código de circulación, como, por ejemplo, superando los límites de velocidad, donde el perjudicado está contribuyendo a la agravación del daño y un juez debe determinar cómo se reparte la responsabilidad.

Alcance trasero

La colisión por alcance trasero es uno de los siniestros de tráfico más habituales. En este tipo de accidentes el coche que circula delante frena o reduce la velocidad y el que está detrás lo golpea. La responsabilidad es siempre del conductor que circula detrás, puesto que debe guardar la distancia de seguridad que le permita detener el coche con seguridad y sin llegar a colisionar.

Por más que el conductor alegue que el vehículo de delante frenó bruscamente, se considera que, respetando la velocidad de la vía y la distancia de seguridad, siempre se puede evitar la colisión.

Giro o cambio de dirección

Un turismo tiene que cambiar de dirección a otra vía y para ello debe realizar un giro e invadir el sentido contrario de la circulación. Si vehículo que circula en el carril contrario no le da tiempo a frenar y lo golpea, la ley considera que quien actúa de manera imprudente es el turismo que realiza el cambio de dirección, por no cerciorarse de que se acerca un vehículo por el otro carril.

Cambio de carril

En una vía de dos o más carriles del mismo sentido dos vehículos circulan en paralelo y uno de ellos cambia al carril contrario chocando lateralmente con el coche que circula a su altura. Aunque para efectuar el cambio de carril lo haya señalizado previamente con el intermitente, en estos casos la culpa es para quien cambia de un carril a otro, ya que debió advertir de la presencia de un vehículo en el carril al que quería acceder.

Glorietas

Una de las situaciones que provoca mayor conflicto entre los conductores es la circulación por el interior de glorietas o rotondas. Según un informe del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA, dos de cada tres conductores no saben cuándo tienen la prioridad en una glorieta. 

Ante tal desconocimiento, los accidentes en rotondas de varios carriles son frecuentes y en ellos el culpable es el conductor que intentaba invadir el carril contiguo tal como sucede en el ejemplo anterior sobre cambio de carril. Cuando no está clara la responsabilidad, esta será siempre de quien circule por el carril interior. Por este motivo, es muy importante saber cómo circular por una glorieta y poner la máxima atención al abandonarla si no quieres ser una víctima más del llamado “timo de la rotonda”.

Más información de seguros aquí

10 de Abril de 2018
Daniel Bañares

USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar