Presentación KAWASAKI J125

LA MISMA FORMULA

Tras el éxito logrado con el J300 como inicio del acuerdo industrial alcanzado por Kawasaki y Kymco, se amplia esta colaboración y la firma verde pone a la venta un scooter en la categoría mas grande y apetitosa del mercado, un 125 que se puede conducir con el carné de coche

 

Era un movimiento lógico y esperado, en el acumulado total de vehículos de dos ruedas del ejercicio anterior (año 2015), los scooter representan el 66% de las ventas totales y si lo miramos por cilindradas, la categoría de hasta 125 cc representan el 61%, de la totalidad. Así pues, queda claro que los scooters hasta 125 cc son los que tiran del carro de la economía e industria motociclista. Representa el segmento que tiene el trozo más grande del pastel y todos quieren su porción.

 

BUENA EXPERIENCIA

Ya sabemos que para asegurarse el resultado a la primera, con el J300Kawasaki llegó a un acuerdo de colaboración con KYMCO, fabricante especializado en la construcción de scooters. Con los magníficos resultados obtenidos que conocemos, han repetido la experiencia y ahora podemos disfrutar del nuevo J125. Este nuevo producto utiliza la base creada del J300 en toda su parte ciclo utilizando el motor de la KYMCO Super Dink 125, se fabrica y ensambla en Taiwán bajo la supervisión técnica de Kawasaki que continua dando 4 años de garantía total. Esta garantía no se pierde aunque se cambie de nombre el vehículo, algo muy valorado en el mercado de segunda mano.

El precio de venta es un asunto más que importante, diría que fundamental, en este competidísimo segmento, lo han fijado en 3.799 € en su versión estándar que se irá a los 4.199 € si la pedimos con ABS, 700 € más caro que el KYMCO Super Dink con ABS y 600 € más barato que su hermano mayor J300 con ABS (4.799 €).

Kawasaki J125



¿COMO ES EL J125?

Estéticamente es prácticamente igual que el J300, atractivo, con un perfil que denota cierta agresividad y le identifica perfectamente con los rasgos de la marca. El diseño del doble faro delantero, el parabrisas perfilado, las formas del cuadro de instrumentos y el tapizado del asiento en dos alturas diferenciadas. Sigue teniendo los mismos detalles de calidad en su pintura, luces traseras de LED con un diseño similar al de los modelos Z y los emblemas de la marca en 3D.

El motor proviene íntegramente de la KYMCO Super Dink y está muy cerca del límite superior permitido de potencia en la categoría, es decir 15 CV. Recordar que es un monocilíndrico 4T con refrigeración líquida y culata de cuatro válvulas que gira a 9.000 rpm. En el diseño del cilindro se emplean materiales ligeros como el magnesio con recubrimiento interior de Nikasil, además emplea la tecnología “Offset cylinder” que desplaza ligeramente su eje descentrándolo ligeramente con respecto al cigüeñal, para un mejor aprovechamiento de la energía, minimizando las fricciones entre cilindro y pistón. Es un propulsor moderno, limpio y eficiente, con un consumo en torno a 4,3 l/100 km.

El bastidor y parte ciclo es idéntico al del J300, es de doble estructura con dos tubos por cada lateral, convergiendo los cuatro en la pipa de la dirección, que le proporciona una rigidez estructural y torsional muy elevada, máxime para tratarse de un 125. Las ruedas son de 14 pulgadas de diámetro delante y 13 detrás con discos de freno lobulados de 260 mm y 240 mm respectivamente y el ABS opcional firmado por Bosch es de dos canales independientes. Para avalar su comportamiento deportivo tiene unos reglajes de suspensión bastante firmes y la postura de conducción ofrece un buen nivel de comodidad y sujeción de la motocicleta para los talones y las piernas, transmitiendo sensaciones más deportivas que otros 125 de su clase. Además esta rebajada la plataforma en la zona que coincide la pantorrilla para llegar con mayor comodidad al suelo.

Kawasaki J125

Tras una breve toma de contacto, he podido constatar que se trata de un scooter cuidado en sus detalles, bien hecho y con un comportamiento convincente. Que este tipo de vehículo tiene que ser cómodo y práctico es algo obvio, pero como ya he comentado en alguna ocasión, para llevar el anagrama de Kawasaki con orgullo, tiene que tener algo más que esas dos virtudes. Han de convivir con un componente pasional, que seduzca al conductor con el carácter y sello de la casa. Los señores de Kawasaki quieren que sus clientes, aunque sean meros usuarios ciudadanos, disfruten de una dosis diaria de diversión en todos sus desplazamientos.



Prueba y Redacción: Mariano Urdín
Fotos: Kawasaki
Febrero 2016

Busca tu moto

Marcas
Buscar motos
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Si continuas navegando entendemos que aceptas las condiciones Política de cookies USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Cerrar