Ilustración: Víctor López

En los seguros de coche y de moto, las franquicias ayudan a reducir la prima anual de la póliza a cambio de que el asegurado asuma una parte del riesgo, que será igual a la franquicia que elija al inicio del contrato. Estas cantidades pueden ser desde 90 € hasta 1.500 €, por lo que, cuanto más alta sea la cifra, mayor es el riesgo que asume el asegurado y menor el coste de su seguro.

En este artículo encontrarás:

¿Qué significa una franquicia?

En cada siniestro en el que resultes responsable y provoques daños parciales en tu vehículo deberás asumir la primera parte de la reparación, mientras que, si ocurre un accidente donde el vehículo es declarado como pérdida total, debes deducir de la indemnización la cantidad de la franquicia contratada.

¿Cómo funciona una franquicia?

Se aplicará la franquicia una vez por accidente. Por ejemplo, si nos damos un golpe en el en la parte delantera y lateral de nuestro coche, la aseguradora solamente aplicará una franquicia, ya que el daño de dos zonas ha sido la consecuencia de un solo accidente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se podrán unir dos o más accidentes con una sola franquicia. Es decir, si nos damos un golpe y se daña el frontal del coche y queremos arreglar un golpe que ya teníamos en la parte posterior del vehículo producido por accidente distinto, tenemos que hacer dos partes y pagar dos veces la franquicia acordada.

Cuando la culpa es nuestra, ¿qué ocurre si se produce un siniestro total?

Las aseguradoras utilizan las franquicias para mejorar la atención del conductor y evitar pequeños accidentes. Por eso, hay algunas compañías de seguros que no aplican franquicia cuando existe un siniestro total, lo que quiere decir que te indemnizan con el valor total de lo que venga estipulado en las condiciones generales de la póliza: valor a nuevo, valor venal o valor venal mejorado. Las aseguradoras que no aplican franquicia en sus productos en caso de siniestro total son Asegrup, Catalana Occidente, Génesis, Liberty, Mutua Levante, Reale y Regal. Ninguna compañía aplica franquicia en caso de que el siniestro sea responsabilidad de un tercero.

¿Resulta, de verdad, interesante una franquicia?

Aunque el tener que pagar la franquicia con cada parte pueda parecer una desventaja, en realidad resulta beneficioso desde el punto de vista económico. La prima de los seguros con franquicia es más asequible, y, siempre que no se produzcan demasiados partes, el importe total que abona el usuario a largo plazo es inferior al de un seguro sin franquicia.

¿Qué cubre un seguro con franquicia?

Las únicas coberturas para las que se ofrece franquicia son: robo, incendio, lunas y daños propios. Hay que tener en cuenta que la franquicia no afecta a las coberturas del seguro, sino al importe que debe pagar el asegurado en caso de tener que dar un parte. Por lo que respecta a la responsabilidad civil del asegurado, un seguro de coche con franquicia ofrece una cobertura total; únicamente si se trata de daños propios se aplicaría la franquicia. Los daños a terceros, sin embargo, estarían cubiertos. Si sufres un accidente y este ha sido responsabilidad tuya, se aplicará la franquicia correspondiente. Puede ocurrir que los daños de un accidente se valoren por debajo del importe de la franquicia: en este caso, tendrías que asumir el coste de su reparación. En definitiva, es importante destacar que, aunque pagar una franquicia en el seguro del coche suele reducir el importe de la prima, no implica que haya que renunciar a ninguna cobertura.

¿Existen franquicias especiales?

Existen franquicias con causas especiales en los siniestros. Por ejemplo, cuando se accidente es de un conductor joven o con poca antigüedad del carné de conducir y no está declarado como conductor del vehículo; o cuando resulta culpable un conductor joven o con poca experiencia que está declarado como conductor ocasional. Estas franquicias sólo se aplican en circunstancias especiales. Tienen que ver siempre con un conductor diferente al declarado y que sea joven (no todas las compañías consideran joven las mismas edades); y también en caso de conductores noveles sea cual sea su edad. No todas las compañías evalúan de la misma forma la condición de novel. En algunas son conductores de menos de 2 años de antigüedad de carné y en otras este intervalo llega hasta los 10 años.

Te interesa
¿Qué es un seguro a todo riesgo con franquicia?

Un seguro a todo riesgo es un seguro que cubre tanto los daños a terceros o de responsabilidad civil como los daños propios. Además incluye otro tipo de coberturas adicionales. En un seguro a todo riesgo con franquicia, disfrutaremos de estas mismas coberturas, pero, en caso de daños propios, el asegurado tendrá que asumir la cantidad pactada como franquicia. El resto de esa cantidad lo asumirá la compañía aseguradora. La cobertura es la misma que la de un seguro a todo riesgo convencional; la diferencia está en el precio y en los posibles gastos derivados de un accidente para el asegurado.

¿Sabías que…?
Los seguros con franquicia resultan una opción muy interesante para aquellas personas que nunca han dado un parte de accidente. Por el contrario, para los conductores que tienen siniestros con frecuencia, resultan una opción desaconsejada, pues deberán hacer frente con frecuencia a desembolsos por accidente.

Resumen

  • Si contratas una franquicia, deberás asumir la primera parte de la reparación en cada siniestro en el que resultes responsable y provoque daños parciales a tu vehículo.
  • La franquicia se aplica una vez por accidente. Nunca será posible unir dos o más accidentes con una sola franquicia.
  • Hay algunas compañías de seguros que no aplican franquicia cuando existe un siniestro total, lo que quiere decir que te indemnizan con el valor total de lo que venga estipulado en la póliza.
  • La franquicia no afecta a las coberturas de un seguro, sino al importe que paga el asegurado en caso de dar un parte.
  • La prima de los seguros con franquicia es más asequible, por lo que, siempre que no se produzcan demasiados partes, el importe total que abona el usuario a largo plazo es inferior que el de un seguro sin franquicia.

FAQ – Preguntas frecuentes

¿Qué es una franquicia y cómo funciona?
La franquicia es una modalidad de seguro en la que el conductor debe asumir el pago de una determinada cantidad preestablecida en el contrato caso de que tenga lugar un siniestro. Se aplicará la franquicia una vez por cada accidente. Por ejemplo, si nos damos un golpe en el que se ven afectados el frontal y lateral de nuestro coche, la aseguradora solamente aplicará una franquicia, ya que el daño de dos zonas es resultado de un solo accidente.
¿Qué ocurre si hay un siniestro total y somos culpables?
Hay algunas compañías de seguros que no aplican franquicia cuando existe un siniestro total, lo que quiere decir que te indemnizan con el valor total de lo que venga estipulado en las condiciones generales de la póliza, que suele ser valor a nuevo para los primeros años desde su matriculación, y el resto, comúnmente a valor venal o valor venal mejorado.
¿Son más baratos estos seguros?
La prima de los seguros con franquicia es más asequible, por lo que, siempre que no se declaren demasiados partes de accidente, el importe total que abona el usuario a largo plazo es inferior que el de un seguro sin franquicia.
¿De qué forma afecta una franquicia a las coberturas?
La franquicia no afecta a las coberturas de un seguro, sino al importe que paga el asegurado en caso de dar un parte. Por lo que respecta a la responsabilidad civil del asegurado, un seguro de coche con franquicia ofrece una cobertura total; únicamente si se trata de daños propios se aplicaría la franquicia. Los daños a terceros, sin embargo, estarían cubiertos sin necesidad de abonar una cantidad en concepto de franquicia.